¿Dónde están los ingenieros del consejo de Boeing?

Hace dos décadas, casi la mitad de sus consejeros tenían experiencia técnica; ahora solo el CEO

737 MAX aparcados en la sede de Boeing en Seattle (Washington, EE UU).
737 MAX aparcados en la sede de Boeing en Seattle (Washington, EE UU).

Boeing debe rediseñar su sala de juntas. El CEO, Dennis Muilenburg, es la cara visible de los errores que llevaron a la caída de dos jets 737 MAX y la muerte de 346 personas, y de lo que pasó después. Los aviones siguen en tierra. Boeing ha perdido casi 40.000 millones de dólares en valor de mercado desde su máximo en febrero, justo antes del segundo accidente, y ha reservado más de 7.000 millones para cubrir los costes asociados. La verdadera grieta, sin embargo, reside en los consejeros. Boeing fabrica en masa objetos de asombrosa complejidad, así que reunir todas las habilidades relevantes en un consejo de 13 personas no es fácil.

Hace dos décadas, casi la mitad de sus consejeros tenían experiencia en ingeniería. Ahora solo la posee Muilenburg; el consejo está inclinado a las finanzas. Hay un exjefe de la biotecnológica Amgen y ex banquero de inversión, Robert Bradway; Edward Liddy, que dirigió la aseguradora Allstate; y otros cinco que trabajan para, o asesoran a, firmas de capital privado.

Vale, algunos consejeros han trabajado en industrias que están muy reguladas, son muy técnicas o donde la seguridad es crucial. El consejero principal, David Calhoun, alto ejecutivo de Blackstone, es un capacitado contable que dirigió los motores de General Electric. Otros han dirigido una farmacéutica y una utility, lo que puede ayudarles a comprender las limitaciones, los largos calendarios y la forma de tratar con los Gobiernos de Boeing. El nuevo comité permanente de seguridad aeroespacial del consejo, bajo el mando del exalmirante Edmund Giambastiani, debería ayudar a centrar la atención. Pero la ingeniería aeronáutica requiere experiencia en la materia.

Las acciones de Boeing están un 15% por debajo de su máximo y el 737 MAX, su producto más importante, sigue en tierra. Por tanto, reparar la reputación de la firma de poner la seguridad por delante es clave para minimizar los daños a largo plazo. Depende de los inversores desempeñar su papel e impulsar una mayor experiencia en ingeniería en el consejo. De lo contrario, solo se tendrán a sí mismos para echar las culpas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías