‘South Park’ complica la vida a Viacom, pero le hace ganar prestigio

Las sarcásticas disculpas de la serie por atacar la censura de Pekín ponen en un brete a su empresa

Protagonistas de la serie 'South Park'.
Protagonistas de la serie 'South Park'.

Las marcas se suelen acabar convirtiendo en embajadores de facto de su país de origen. A veces se convierten en lo contrario. La serie de animación South Park parece haberse ganado que la prohíban en China después de que sus creadores, Trey Parker y Matt Stone, se burlaran de la voluntad de autocensura de su industria, y luego se disculparan sarcásticamente.

Toda la serie ha dejado de estar accesibles online en la República Popular. Eso puede volverse contra los patrones de Parker y Stone, el gigante estadounidense de los medios de comunicación Viacom, pero por ahora hace que la compañía se gane algunos elogios.

Parker y Stone tuitearon el lunes su mea culpa por el muy irreverente episodio Band in China [literalmente, banda de música en China, pero en inglés se pronuncia igual que banned in China, prohibido en China]. Para ello, invocaron al presidente Xi Jinping, alabando su control sobre el país con un “¡Viva el Gran Partido Comunista de China! Damos la bienvenida a los censores chinos en nuestras casas y en nuestros corazones.”

Es una cómica exageración de lo que algunas otras marcas han insinuado en serio, en medio de las crecientes tensiones por las manifestaciones violentas de Hong Kong. El director general del equipo Houston Rockets, de la NBA de baloncesto, la joyera Tiffany & Co y el fabricante de zapatillas de deporte Van se han retractado de comentarios y campañas de marketing bastante inocuas por temor a una reacción de China.

No es nada nuevo que las empresas protejan sus intereses comerciales en lugar de decir la verdad al poder. Viacom, propietaria de la productora de South Park, tiene motivos para estar preocupada. Como matriz de Paramount Pictures, ya está sujeta a los caprichos de los censores chinos. Solo se permiten 34 películas extranjeras al año en un mercado que encabezó la taquilla internacional con 9.000 millones de dólares en ventas de entradas en 2018, según la Motion Picture Association of America.

Además, el año pasado, Nickelodeon, filial de Viacom, firmó un contrato para abrir un parque temático dentro de un centro comercial gigante en la ciudad de Chongqing.

Por ahora, sin embargo, Viacom, que tiene un valor de mercado de 9.500 millones de dólares, puede al menos disfrutar de ser una de las pocas grandes empresas que ha traspasado los límites con tanta gracia.

Quitando lo de poner algunas empresas y organizaciones tecnológicas chinas en una lista negra el lunes, el Gobierno de Estados Unidos también ha estado demasiado callado sobre el tema de la censura china y los abusos contra los derechos humanos. Intencionadamente o no, Viacom acaba de conseguir un papel secundario en un drama global cada vez más intenso.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías