Ribera del Duero empieza a vender vino blanco

La denominación de origen desea ensalzar la uva albillo, la que se toma en las campanadas de Nochevieja

Ribera del Duero
Bodegas Matarromera en Ribera del Duero.

Ribera del Duero va a permitir que bajo su denominación de origen se elaboren y se comercialicen vinos blancos. Quiere que esta variedad alcance el prestigio obtenido durante 37 años esta región vitivinícola con sus vinos tintos y rosados. Así lo han anunciado este lunes durante la 21 edición de San Sebastián Gastronomika, congreso gastronómico que se celebra hasta este miércoles en el Kursaal.

Se trata de un punto de inflexión, así lo detalló Enrique Pascual, presidente de Ribera del Duero, al incorporar vinos blancos con la contraetiqueta de la citada denominación. Esta producción tendrá una única protagonista, hasta ahora casi anónima, la uva albillo mayor, una variedad por la que muchos bodegueros de la zona sienten verdadera devoción. “Es una uva autóctona y tradicional que siempre ha estado entre nosotros y pronto será reconocida por todo el panorama nacional e internacional”, señaló el presidente de esta denominación.

La Ribera del Duero lleva trabajando varios años para modificar su normativa, “escuchando la demanda de nuestras bodegas y viticultores y su ruego de no solo proteger un valor histórico para la región como es la albillo mayor, sino realzarla y darle todo el reconocimiento que se merece a esta uva autóctona y centenaria”, alegó Pascual, quien detalló que el proceso ha llevado tiempo y ha exigido estudios, informes y auditorías externas. A partir de las próximas semanas se entregarán las contraetiquetas de Ribera del Duero a aquellos vinos elaborados con esta variedad, que no es una recién llegada al panorama vinícola.

Lo explicó Agustín Alonso, director técnico de la denominación: “Se conocen vestigios de que esta uva forma parte de la identidad de la denominación de origen desde hace siglos, aunque su papel durante su existencia ha sido complementaría, dando estructura a tintos y rosados”. Y advirtió que se trata de una de las variedades más utilizadas en los hogares, de hecho es la que se suele tomar durante las campanadas de Nochevieja. También es empleada para hacer vino blanco, pero no bajo la denominación de Ribera del Duero.

La medida es alabada por los bodegueros. “Es una uva con gran potencial, que llegará lejos sin cambiar, va a encandilar”, opina Belén Sanz, directora técnica de Dehesa de los Canónigos. “Haremos vinos especiales y diferentes, no de grandes producciones y será un gran complemento”, afirma Galo López, de Bodegas López Cristóbal. “Serán vinos longevos, de calidad, no de cantidad”, expresa Bequer Prieto, de Bodegas Zifar. “Vamos a poner esta uva al mismo nivel que la tinta Fina”, explica José Félix Callejo, de Bodegas Félix Callejo.

Normas