Operaciones

Cabify confía en salir a Bolsa en 2020

La empresa pretende que en los próximos años toda su flota de vehículos en España sean eléctricos

Un vehículo de Cabify en Málaga (España).
Un vehículo de Cabify en Málaga (España).

La plataforma española de movilidad Cabify asegura que su “objetivo principal es salir a Bolsa en 2020”, pero que “se tienen que dar muchas condiciones para que esto suceda”. Así lo ha explicado este miércoles el presidente de Cabify en España, Mariano Silveyra tras participar en una mesa redonda organizada por la empresa de venta de entradas StubHub. Silveyra ha asegurado que lo óptimo sería que la rentabilidad de la empresa y la salida a Bolsa sucedan al mismo tiempo, y confía en que se den esas condiciones durante el año que viene.

La banca de inversión ya tanteó a Cabify a inicios de 2019 para efectuar una eventual OPV este ejercicio, pero los problemas regulatorios dieron al traste con la operación, como publicó CincoDías el 13 de febrero.

Además, Silveyra ha mencionado la mala experiencia que han tenido en ese sentido sus competidores: “Se les está castigando mucho de parte del mercado, sobre todo por la falta de de previsibilidad de cuándo van a dar rentabilidad”. A principios de agosto, las acciones de la californiana Uber, su principal competidora, se derrumbaron en Wall Street después de que la empresa anunciara pérdidas por 5.240 millones de dólares, por lo que tuvo que despedir a más de 400 trabajadores.

En cuanto a Cabify, que cumplirá ocho años el mes que viene, Silveyra considera que cumple “muchas variables que el mercado hoy valora” favorablemente. Actualmente, la empresa cuenta con 1.500 empleados y unos 200.000 conductores repartidos en 130 ciudades de 12 países, y no planean expandirse en los próximos años, ya que prefieren “fidelizar” los mercados en los que ya operan.

Movilidad sostenible

El presidente de Cabify España ha insistido en que otra de sus grandes prioridades es conseguir una movilidad con cero emisiones. La compañía fue la primera plataforma de movilidad en compensar el 100% de la huella de carbono que genera mediante su colaboración con el proyecto “Madre de Dios”, que protege más de 5,3 millones de árboles en el Amazonas. “Hemos compensado más de 200.000 toneladas de carbono y estamos enfocados en proyectos no solo de compensación, sino de no generar”, sostiene.

La empresa pretende que toda su flota de vehículos en España sean eléctricos, pero reconocen que no parece viable en un futuro cercano porque no hay suficiente oferta de vehículos de estas características y tampoco infraestructuras en las calles para poder cargarlos. Según Silveyra, el mercado de los desplazamientos urbanos será entre cinco y ocho veces mayor en los próximos diez años, por lo que considera que “facilitar una movilidad mucho más abarcativa, más eficiente y más sostenible para la ciudadanía debería ser una cuestión de Estado".

De momento, la compañía tiene en marcha proyectos para incrementar la oferta de alternativas sostenibles a través de Movo, la startup española de micromovilidad que oferta motos y patinetes eléctricos.

Normas
Entra en El País para participar