Cabify y Wheels se lanzan a por el mercado de patinetes mediante agregadores de licencias

Movo, la firma de Cabify, ha pasado de controlar 125 patinetes a 1.425

Usuario de patinete eléctrico en el centro de Madrid
Usuario de patinete eléctrico en el centro de Madrid

El negocio de desplegar patinetes eléctricos en las ciudades se ha convertido en una carrera para las principales empresas por sumar la mayor flota de vehículos posible. Desde que el pasado mes de febrero el Ayuntamiento de Madrid concediera 9.859 licencias a 22 compañías para que ofrecieran su servicio de alquiler de patinetes, las multinacionales que aspiran a liderar el mercado de la micromovilidad han buscado la fórmula para tener mayor presencia en la capital y para ello se han lanzado a crear agregadores que permitan incorporar los vehículos de dos o más empresas.

Antes de que el Consistorio licitase las autorizaciones para operar, fuentes del sector ya señalaron que el reparto máximo de 10.000 vehículos para toda la ciudad (con un tope también para cada barrio y distrito) lastraba el negocio y afirmaban que sería “complicado llegar a números verdes”. Según explicaban, el objetivo de las empresas era empezar a operar en el centro y a partir de ahí expandirse por el resto de la ciudad. Sin embargo, la distribución del Ayuntamiento había asignado la menor cantidad de patinetes dentro de la almendra central de Madrid.

Las mismas fuentes alertaban de que esa tasa por distritos podría promover una especulación de licencias de manera que las empresas con menor número de autorizaciones podrían ofrecerse a una compañía con mayor músculo financiero para hacer negocio. Esta operación permitiría a las multinacionales engrosar su número de vehículos en circulación, ya que el ganador del negocio será quien más patinetes disponga en más puntos de la ciudad. y además se reduciría el número de competidores.

Sin embargo, las empresas han encontrado la forma de concentrar sus flotas sin necesidad de pasar por el Ayuntamiento. La creación de agregadores (herramientas que ofrecen patinetes de varias empresas a través de una misma aplicación) permite añadir el número de vehículos que no se han conseguido inicialmente a través del concurso.

“Hay muchas empresas que buscan este negocio. Es algo que estamos viendo en toda Europa. Nosotros estamos en contacto con todos los operadores pero no para hacer agregadores ahora. Preferimos hablar sobre formas de regular el negocio de forma informal. Pero sí, hay muchas empresas que nos contactan para hacer este tipo de plataformas”, señala a CincoDías Frederico Venancio, director general en España y Portugal de la firma escandinava Voi, una de las tres primeras compañías que comenzó a operar en España.

La semana pasada Movo, la empresa de patinetes eléctricos que controla Cabify, anunció que había llegado a un acuerdo para sumar, a través de su aplicación, los patinetes que ostenta SJV Consulting bajo la marca Wheels. Esta empresa, que había sido la ganadora del concurso del Ayuntamiento logrando autorización para diseminar 1.315 vehículos en Madrid (la mayor flota de todas), no había puesto ni un solo patinete en la calle antes de que expirara la fecha límite decretada por el Consistorio (el pasado 12 de abril) para desplegar al menos el 80% de los vehículos.

De esta forma, Movo, que tan solo poseía 125 autorizaciones (y en una primera ronda se había quedado fuera del reparto por incumplir algunos de los requisitos), ha creado un gigante de 1.425 patinetes.

Según fuentes del Ayuntamiento este movimiento es perfectamente legal. “Cada empresa tendrá que operar con sus propias condiciones de autorización y marca, pero no obsta para que varias compañías puedan agregar servicios en una única aplicación de intermediación. Se estudiará, pero parece que no hay inconveniente en este tipo de plataformas. Para el Ayuntamiento, en cualquier caso, el interlocutor será la empresa titular de cada autorización”, indican.

Así, se crearía una plataforma semejante a las que mantienen Uber o Cabify con los taxis y VTC, para alquilar patinetes que no necesariamente pertenecen a la firma que los oferta.
Actualmente Madrid es la principal ciudad en la que se está desarrollando el mercado de los patinetes, pero Valencia acaba de aprobar su normativa y también se está desarrollando en ciudades como Málaga y Zaragoza.

El negocio de los patinetes

Mayores concesionarias. Tras la alianza con Wheels (SJV Consulting) la mayor empresa de patinetes en Madrid es Movo (Cabify) con 1.425 vehículos. En segundo lugar se sitúa Flash (1.315), seguida de Koko (981), Bird (797), Taxify (750) y Lime (641).

Escalón medio. En un nivel inferior, pero con flotas considerables, se encuentran las empresas Jump Uber (566), Ufo (530), Tier (484), Ari (420), Rideconga (403).

Empresas con flota menor. Quienes se han llevado la menor parte del reparto han sido las compañías Scoot (309), Citybee (246), Acciona (179), Mobike (170), Voi (162), Alma (140), Wind (136), MyGo (90), Eskay (64) y Motit4u (36).

Costes operativos. Según señalan fuentes de un compañía el número de empresas interesadas en ofrecer el servicio ha crecido exponencialmente ya que “es muy barato poner patinetes en la calle”. Según especifican, su coste operativo es de 1,58 euros por cada patinete al día. No obstante señalan que en las compañías que contratan autónomos para recargar los vehículos estos costes ascienden a entre 5 y 7 euros por cada patinete al día.

Normas