Brexit

El Supremo británico declara ilegal el cierre del Parlamento

Sostiene que la suspensión de la Cámara decretada por Johnson carece de "justificación razonable"

Manifestantes contrarios al Brexit a las puertas del Tribunal Supremo de Reino Unido, este martes en Londres.
Manifestantes contrarios al Brexit a las puertas del Tribunal Supremo de Reino Unido, este martes en Londres. AP

El Tribunal Supremo de Reino Unido, la mayor instancia judicial del país, sentenció este martes en un histórico fallo que la decisión del premier ministro, Boris Johnson, de suspender el Parlamento durante cinco semanas es ilegal. Un nuevo batacazo para el premier, que afirmó que respetará el veredicto, tras volver insistir en que el país saldrá de la UE el 31 de octubre “pase lo que pase”. Después de conocerse la sentencia, que dejaba en manos de Westminster la decisión sobre la reanudación de las sesiones, el presidente de los Comunes, John Bercow, anunció que la actividad se retomará mañana mismo, mientras que los principales líderes de la oposición pidieron la dimisión de Johnson.

“La decisión de recomendar a la Reina que prorrogase el Parlamento fue ilegal porque tuvo el efecto de frustrar o impedir que la Cámara llevase a cabo sus funciones constitucionales sin una justificación razonable”, sostuvo la presidenta del máximo tribunal del país, Brenda Hale, por lo que el cierre queda “nulo” y “sin efecto”. A finales de agosto, Johnson solicitó la suspensión del Parlamento a Isabel II, jefa del Estado y ente neutral en política, del 3 de septiembre al 14 de octubre –apenas dos semanas antes del Brexit– bajo el pretexto de tener tiempo de preparar la agenda del Gobierno para el próximo curso político. No obstante, la oposición y una parte importante de la bancada tory denunció la inconstitucionalidad de la maniobra, encaminada a impedir que los diputados pudieran bloquear un Brexit duro.

El premier, que se encuentra en Nueva York participando en la Asamblea anual de la ONU, anunció que acatará la decisión aunque criticó que ésta “no facilita” las negociaciones con Bruselas. “Lo importante es que continuemos y ejecutemos el Brexit”, reiteró.

La decisión del Supremo, tomada por unanimidad de sus once jueces, entraba a examinar dos recursos diferentes: el de la Corte de Apelación de Escocia, que consideró ilegal la medida del premier, y la del Tribunal Superior de Londres, que determinó que se trataba de una cuestión política y no jurídica. La presidenta del Alto Tribunal argumentó que la “suspensión prolongada de la democracia parlamentaria” se dio en un momento de “circunstancias bastante excepcionales: el cambio fundamental que iba a producirse en la Constitución del Reino Unido el 31 de octubre”.

Tras conocer el fallo, la activista británica contra el Brexit, Gina Miller, impulsora de la demanda ante los juzgados de la capital británica, destacó que la sentencia confirma que el país está “gobernado por el Estado de derecho” y que nadie está por encima de la ley “ni siquiera el primer ministro”. “La de hoy no es una victoria para una sola causa o un individuo, se trata de una victoria para la soberanía parlamentaria, la separación de poderes y la independencia de nuestros tribunales británicos”, celebró Miller ante los vítores de los manifestantes que esperaban a la salida del Supremo.

La oposición reaccionó pidiendo la dimisión de Johnson. Así lo hizo el laborista, Jeremy Corbyn, ante el congreso anual de su formación tras volver a criticar el cierre de Westminter. "Demuestra un desprecio por la democracia y un abuso de poder por su parte", remarcó. También la líder liberaldemócrata, Jo Swinson, quien dijo de Johnson que "no es apto" para ejercer como premier, mientras que la dirigente del Gobierno escocés y del SNP, Nicola Sturgeon, que calificó de "histórica" la decisión, sostuvo que ningún jefe del Ejecutivo "puede pensar que puede actuar con impunidad y continuar en el cargo tras haber actuado ilegalmente, como ha dicho hoy el Tribunal Supremo". 

Por su parte, el líder del eurófobo Partido del Brexit, Nigel Farage, volvió a calificar la posible prórroga del Brexit como "la peor decisión política de la historia" e instó a Dominic Cummings, asesor y mano derecha de Johnson, a dimitir.

Próximos pasos en Westminster


Reanudación de las sesiones. La actividad en los Comunes volverá este miércoles retomarse a las 11.30 hora local tras más de tres semanas de parálisis, según anunció hoy su presidente, John Bercow. El premier, que participaba hoy en la Asamblea anual de la ONU en Nueva York, regresará mañana a Londres a tiempo para la sesión.

Solicitud de prórroga. Antes del cierre la Cámara, los Comunes aprobaron una ley que obliga a Johnson a pedir una nueva extensión del Brexit de tres meses si para el 19 de octubre el Gobierno no ha llegado a un acuerdo con la UE. El premier ha dicho que “ni muerto” solicitará la prórroga a Bruselas, por lo que, de incumplir el mandato legislativo, podría verse forzado a dimitir.

Normas