Turismo

Meliá tranquiliza a los clientes de Thomas Cook que estén alojados en sus hoteles

Las acciones de la cadena española caen un 2% en Bolsa

Piscina del hotel Meliá Jardines del Teide, en Tenerife.
Piscina del hotel Meliá Jardines del Teide, en Tenerife.

La liquidación del touroperador Thomas Cook, cuyas acciones están suspendidas de cotización en la Bolsa de Londres, está teniendo su reflejo en otros valores del sector turismo y viajes en las Bolsas europeas. Este es el caso de la cadena hotelera española Meliá Hoteles, que cae un 2% en Bolsa afectado por el efecto contagio.

La cadena de hoteles mallorquina ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los clientes que ya estén alojados y hayan reservado sus estancias con Meliá a través de Thomas Cook, "garantizándoles que sus estancias podrán finalizarse en las condiciones contratadas".

En un comunicado emitido por Meliá en el que recuerda que Thomas Cook es un "gran compañero de viaje para Meliá Hotels International desde nuestros comienzos", quiere asegurar a aquellos operadores que reservaron vuelos del Grupo Thomas Cook y reservaron en hoteles Meliá, que "no se les cargarán los importes generados, así como la devolución de los importes prepagados". Meliá considera que también en momentos como estos "una empresa de referencia debe apoyar y solidarizarse con sus clientes y colaboradores".

Además, la compañía lamenta el anuncio de quiebra, pues entiende que "no es una buena noticia para el sector, y aunque estimamos que tendrá un importante impacto en la distribución de las plazas aéreas en el corto plazo, mantenemos la confianza en que la misma podrá reordenarse en pocos meses".

El grupo Thomas Cook ha entrado en suspensión de pagos tras haber fracasado las negociaciones de emergencia con su principal accionista y sus acreedores para lograr un rescate, según ha confirmado este lunes la Autoridad de Aviación Civil británica (CAA).

La compañía, que emplea a 22.000 personas (9.000 en el Reino Unido), "ha cesado sus operaciones con efecto inmediato", según ha indicado el regulador en un comunicado que ha cancelado todas las reservas incluidas vuelos y vacaciones.

La empresa, con 178 años de historia, ha quebrado tras no poder asegurar los 200 millones de libras (227 millones de euros) que necesitaba como fondos extra para poder garantizar su supervivencia tras una jornada completa de reuniones cruciales mantenidas en Londres.

La quiebra de Thomas Cook puede suponer un golpe muy importante para el sector turístico español teniendo en cuenta que las aerolíneas de la agencia de viajes británica trajeron a España un total de 7,1 millones de viajeros el pasado 2018, según estadísticas del grupo Aena.

Los hoteles españoles también se verán afectados de forma importante por esta reducción de llegadas. Cientos de hoteles españoles en las costas mediterráneas, Canarias y Baleares venden cada año parte de su capacidad a Thomas Cook.

Y es que la quiebra de la agencia supondrá el impago de muchas facturas a establecimientos hoteleros españoles que sufrirán la quiebra por las facturas impagadas por parte de la empresa británica que todavía no habían abonado sus pagos del verano próximo.

Más de 30.000 turistas se encuentran afectados en Canarias por la quiebra del turoperador británico Thomas Cook, según los primeros cálculos de la Consejería de Turismo del Gobierno regional canario. En Canarias el 20% de los turistas son gestionados por el touroperador británico. Thomas Cook era el segundo operador con más peso en el archipiélago y trae a más de cuatro millones de turistas a las islas.

TUI se dispara en Bolsa

La noticia de la quiebra de Thomas Cook está teniendo un impacto positivo en otras compañías del sector, como es el caso de TUI, que se ha disparado el 7% y de Easyjet, cuyas acciones repuntan un 4%. Aunque con alzas más moderadas, también destacan las subidas de Air France y Ryanair, que suben cerca del 2%.

Desde el departamento de análisis de Bankinter explican que esta noticia tiene un impacto positivo en algunas compañías, aunque estén posicionadas en otro nivel de la cadena de valor, puesto que "desaparece un competidor que, además, presionaba intensamente los márgenes a la baja".

Normas