Ganadores y perdedores tras la quiebra de Thomas Cook

Desde clientes afectados y empleados que se quedan sin trabajo, hasta los fondos especuladores que apostaron por la bancarrota del gran turoperador

Thomas Cook bancarrota
Una persona pasa frente a un cartel de Thomas Cook. Reuters

La quiebra del gigante turoperador Thomas Cook ha dejado una gran estela de perjudicados y beneficiados, entre ellos se encuentran los siguientes:

Aerolíneas y turoperadores

Entre los grandes beneficiados por la bancarrota del gigante británico se encuentran aerolíneas como EasyJet, que en la jornada del lunes subió en Bolsa un 4,38%. Los inversores descuentan un aumento de las oportunidades para ganar parte de los clientes que ahora deja el turoperador. El que más aumentó el valor ayer de sus títulos fue el gran competidor hasta ahora de Thomas Cook, el turoperador alemán Tui AG, que ganó un 6,94%. Sin duda, se encuentra entre los más beneficiados por la crisis del grupo británico. Otra empresa que subió este lunes en Bolsa fue la española eDreams, con un incremento del 2,24% de su valor.

Sin embargo, la suspensión de pagos de Thomas Cook afectó este lunes a compañías españolas como la aerolínea IAG y el ente aeroportuario Aena, que cayeron un 1,61% y un 1,28%, respectivamente. También retrocedió en Bolsa Amadeus (-3,71%), que provee soluciones tecnológicas para el sector. Booking Holdings, que posee el agregador de tarifas de viajes Booking.com, retrocedió ayer un 0,56%. No obstante, Booking está ganando la batalla a turoperadores tradicionales como la propia Thomas Cook y Tui AG.

Compañías de cruceros

La liquidación del grupo "podría ser un modesto impulso a corto plazo para la demanda de cruceros de origen europeo, que beneficia en gran medida" a las marcas Carnival Costa, AIDA y P&O Cruises, así como a MSC Cruceros, señala Timothy Conder, analista de Wells Fargo, a Bloomberg

Hoteles

Los grupos hoteleros se verán afectados, ya que gran cantidad de sus clientes provienen de turoperadores como Thomas Cook. Tal era el interés de las grandes compañías del sector, que el grupo balear Iberostar intentó insuflar oxígeno a la compañía británica el pasado fin de semana. La idea era capitalizar 100 millones de euros de deuda comercial y entrar en el consejo, pero la banca acreedora, encabezada por RBE y Lloyds, no concedió una prórroga. Otro gran grupo español, Meliá Hotels International, sintió el golpe y bajó este lunes en Bolsa un 0,69%.

"Lamentamos, como no podía ser de otro modo, el anuncio de quiebra, pues entendemos no es una buena noticia para el sector, y aunque estimamos que tendrá un importante impacto en la distribución de las plazas aéreas en el corto plazo, mantenemos la confianza en que la misma podrá reordenarse en pocos meses", indicó el lunes Meliá.

Trabajadores

El grupo, que cuenta con tres aerolíneas propias (Condor Flugdienst, Thomas Cook Airlines y Thomas Cook Airlines Scandinav), y una flota de 105 aviones, gestiona en España 63 hoteles, la mayoría en franquicia, bajo el paraguas de ocho marcas. Reúne aquí 2.500 empleados, de un total de 21.000, y 12.000 de sus 40.000 camas en toda Europa, siendo uno de los cinco grandes operadores hoteleros internacionales en España.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, se reunirá este martes con las comunidades autónomas más afectadas por la quiebra de la firma británica: Canarias, Cataluña, Baleares y Andalucía, según comunicó la secretaria de Estado de Turismo, Isabel María Oliver.

En las islas Canarias, por ejemplo, UGT ha alertado de que el cierre de la compañía afecta a la estabilidad laboral de más del 10% de los trabajadores del sector de la hostelería en Canarias, que emplea a unas 135.000 personas en las Islas.

Clientes

Solo en España, más de 3,5 millones de turistas al año dependen de Thomas Cook. El grupo, el segundo a nivel mundial, deja 600.000 clientes abandonados, parte de ellos de viaje por España.

Según datos de Exceltur, la Alianza para la Excelencia Turística, Thomas Cook debe más de 200 millones de euros al sector turístico español de la liquidación de la temporada de verano. Su vicepresidente ejecutivo, José Luis Zoreda, explicó a Efe que es el importe que Thomas Cook adeuda a empresas españolas de toda la cadena de valor que incluye, además del sector hotelero, toda una serie de servicios en el destino, y también, al ser transportista aéreo, a Aena.

Aunque el sector hotelero es el más relevante en este caso, al suponer un 60 % del total, también están afectadas empresas de autocares, alquiler de coches, guías o excursiones, es decir, todos los servicios que el turoperador incluye en sus paquetes vacacionales.

Hedge funds

Según Bloomberg, firmas como Sona Asset Management y XAIA Investment GmbH pueden ganar hasta 250 millones de dólares (unos 227 millones de euros), ya que invirtieron apostando contra Thomas Cook en unos derivados, los CDS, que funcionan como una suerte de seguro y permiten ganar en caso de bancarrota a cambio de un elevado pago periódico.

Estos derivados se dispararon el lunes y permitirán a sus dueños embolsarse inmediatamente las ganancias si los venden en mercado. Al cierre de esta edición, asegurar 10 millones en bonos a 5 años costaba 20 millones de euros, mientras que en mayo, apenas 1 millón. Si estos inversores esperan a que el ISDA, el comité encargado de su regulación, tome una decisión pueden tener problemas.

Un rescate de Thomas Cook podría haber dejado sin valor a los CDS. Los tenedores estaban preocupados por un tecnicismo relacionado con los planes de rescate para convertir la deuda de Thomas Cook en acciones, dejando a estos sin nada que asegurar. La clave está en si fueron precisamente los fondos de cobertura los responsables de que las conversaciones para rescatar la firma fracasasen este fin de semana.

Fondos y sicavs

Según los registros de la CNMV a 30 de junio, solo la sicav Balaguer 98 de Inversión, administrada por la gestora y agencia de valores Esfera Capital, ha apostado por Thomas Cook. Su apuesta alcanzó el 0,68% de su cartera en el pasado trimestre.

Diferente es el escenario para los gigantes internacionales de la gestión de activos. Tras el gigante chino del capital riesgo, Fosun, Invesco es el segundo mayor accionista de Thomas Cook, según los registros de Bloomberg. Retiene un 13,79%, pese a haber vendido 22,7 millones de acciones el viernes. Entre los primeros accionistas del grupo británico figuran las dos mayores gestoras del mundo: Vanguard (2,67%) y BlackRock (2,51%). También figuran entre los afectados las aseguradoras británicas Aviva (3,19%) y Standard Life Investment (2,81%). Todos ellos deberán hacer frente a las decisiones del administrador concursal.

Normas
Entra en El País para participar