Montevideo, algo se está cociendo al norte del río de la Plata

La capital de Uruguay se entrega a un futuro de vanguardia

Montevideo
Plaza de la Independencia de Montevideo.

Algo está pasando en la orilla norte del río de la Plata. En la capital de este “paisito” pocos complejos existen si nos dejamos ver por la Ciudad Vieja, pocas preocupaciones con un mate en la mano en la Rambla y mucha movida si nos aferramos al Cordón.

“Acá” el ritmo es siempre relajado, ya sea por el carácter despreocupado y tranquilo que caracteriza al uruguayo o porque la marihuana se ha vuelto tan legítima como el asado, la murga o el tango de Carlos Gardel.

Lo que es y será: arte, mercados, tentaciones ‘foodies’ y boliches

Así es Montevideo (1,5 millones de habitantes), epicentro de Uruguay, ciudad bohemia, fiel a sus raíces migratorias, capaz de caminar siempre a la vanguardia y de conservar ese punto decadente que tanto seduce al foráneo como lo hace el acento del local. En 2018 la capital recibió 1.051.593 visitantes, según Turismo de Uruguay. Recorremos los lugares que engrandecen el pasado y los que nos muestran lo que le depara el futuro de Montevideo.

Lo de siempre, por favor

La Ciudad Vieja es una península cuyo eje neurálgico lo marca la peatonal Sarandí, que parte desde la plaza de la Independencia. Aquí empiezan a asomar los edificios de corte colonial que caracterizan esta zona con gusto por el art déco y el art nouveau y también por esa apariencia de pueblito de pescadores.

Cordón alberga la nueva movida uruguaya. Ha pasado de barrio tradicional a foco de tendencias gastronómicas y culturales

Paradas obligadas son la catedral Metropolitana en la plaza Matriz, el Teatro Solís, el Museo Torres García o el Cabildo entre palmeras, cafés, librerías o anticuarios.
Pero para rendir auténtica pleitesía a la historia y gastronomía de Montevideo nos acercaremos al Mercado del Puerto (1868).

“Aquí todos preparamos el asado a la leña con carne uruguaya”, explica Verónica González, propietaria de Cabaña Verónica, restaurante clásico en este templo de la carne a la brasa. Pruebe el corte de tira, las mollejas, el bife y brinde con un “medio y medio”.

La Rambla y 18

Con 30 km de línea costera salpicada por playas como la de Pocitos o Ramírez, malecones como el de Punta Carretas o parques como el Rodó, Montevideo tiene en su Rambla, o paseo marítimo, una razón más para ser feliz. Este es el lugar ideal para tomar mate, para pasear, correr o patinar a orillas del río de la Plata. En el parque Rodó resuena el ritmo africano del candombe y en Punta Carretas aparece otro polo gastronómico en la ciudad.

Calle de la Ciduad Vieja.
Calle de la Ciduad Vieja.

Desde la plaza de la Independencia tomamos la avenida 18 de Julio o arteria principal de la ciudad. En esta travesía florecen museos, comercios, mercados y salas de espectáculos entre edificios monumentales construidos entre los siglos XIX y XX como los palacios Salvo, Lapido y Santos.

Visite el Centro de Exposiciones de arte contemporáneo Subte, contemple la vista panorámica desde el piso 22 del edificio de la Intendencia o tómese un café y una media luna en el Facal, el preferido de Gardel, de ahí su estatua.

Renacimiento bolichero

Sin salir del centro, nos adentramos ahora en el corazón de la nueva movida uruguaya que late a ritmo de boliche (discoteca), que sabe a cerveza artesanal, a inconformismo cultural y a cocina internacional en sus locales. Los nacidos en la década de los ochenta y noventa han encontrado su lugar: Cordón.

Este barrio tradicional ha vivido en los últimos años un renacimiento a lo Soho para convertirse, junto con el parque Rodó, en la zona donde se mueve Montevideo, donde emprender parece un acierto y donde está prohibido aburrirse. No importa la temática. ¿Una cerveza artesanal? Mala Fama. ¿Un espacio de coworking? Sinergia. ¿Un boliche? Jackson Bar. ¿Un after office? Mercado Ferrando.

“Contamos con 22 establecimientos diferentes, desde panadería a parrilla, pasando por un pokeball, hasta tienda de discos o cervecería”, afirma Maxime Degroote, propietario del Mercado Ferrando, que lleva dos años siendo “el lugar” para empezar una noche en Montevideo.

Montevideo, algo se está cociendo al norte del río de la Plata

Mercado Ferrando. En el corazón del Cordón se encuadra este mercado gastronómico, con 22 establecimientos diferentes donde es posible comprar discos, libros y especias uruguayas, comer pizza, pokeball (hawaiano), tapas o el tradicional asado. La cervecería cuenta con un amplio catálogo de bebidas artesanales y el mercado, que concita la atención de todo Montevideo, abre de 8 a 1 de la madrugada.

Dónde dormir. En el Bit Design Hotel. Este establecimiento de 49 habitaciones, diseño moderno y ambiente tranquilo, está situado junto al centro comercial más popular de la ciudad y el faro de Punta Carretas. Precio: desde 100 euros.

Normas