La subida salarial de los funcionarios, en el aire por la revisión a la baja del PIB de 2018

La parte variable quedaría rebajada del 0,25% al 0,20% si se cumpliera estrictamente el acuerdo con los sindicatos

El ministro de Hacienda del anterior Gobierno del PP, Cristóbal Montoro (segundo por la izquierda), firmando con los representantes sindicales el 'II Acuerdo para la mejora del empleo público y las condiciones de trabajo en la Función Pública'.
El ministro de Hacienda del anterior Gobierno del PP, Cristóbal Montoro (segundo por la izquierda), firmando con los representantes sindicales el 'II Acuerdo para la mejora del empleo público y las condiciones de trabajo en la Función Pública'.

La revisión estadística del PIB de 2018 hecha ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) tiene una derivada que abre una incógnita sobre la subida salarial de los empleados públicos en 2019.

Concretamente, la rebaja de dos décimas del crecimiento de la economía, del 2,6% calculado en la estimación inicial del INE al 2,4%, reduciría la parte variable del sueldo de este año de los empleados públicos que estaba vinculada al avance del PIB de 2018.

Según el II Acuerdo entre el anterior Gobierno del PP y los sindicatos para la mejora del empleo público y las condiciones de trabajo de los trabajadores de las Administraciones Públicas cerrado el 14 de marzo de 2018, el aumento salarial para los empleados públicos en 2019 sería del 2,25% más una parte variable del 0,25% adicional si el PIB de 2018 fuera igual o superior al 2,5%.

El Instituto Nacional de Estadística, con fecha 5 de junio de 2019 certificó que, de acuerdo con la Contabilidad Nacional Trimestral de España, la tasa de variación del PIB de 2018 respecto a 2017 en términos de volumen fue del 2,58%. Una cifra que, según aprobó el Consejo de Ministros del 21 de junio pasado, “hace preceptiva la aplicación de la revalorización variable del 0,25% en la retribución de los empleados públicos”. Esta subida se hizo efectiva en las nóminas de julio y agosto, según los casos.

Sin embargo, ahora, la revisión del PIB indica que el pasado ejercicio la economía creció un 2,4% en lugar de un 2,58%. Y, según el acuerdo firmado con los sindicatos, “para un crecimiento (del PIB) inferior al 2,5%, el incremento (salarial) disminuirá proporcionalmente en función de la reducción que se haya producido sobre dicho 2,5%”. Así, el aumento total de los sueldos que les correspondería a los empleados públicos sería del 2,45% en lugar del 2,50% aplicado.

Esto abre la duda de si las nóminas de los empleados públicos tendrían que recortarse ahora esas cinco centésimas, algo que, por ejemplo, en un sueldo de 1.500 euros al mes supondría alrededor de un euro menos. No obstante, desde el Ministerio de Hacienda no se ha dado, de momento, ninguna instrucción al respecto.

Y parece poco probable que esta parte variable de la subida salarial de los empleados públicos vaya a revisarse a la baja, ya que el Gobierno dio la orden de pago, tal y como indicaba el Real Decreto que recogía este incremento retributivo, tomando como referencia "la estimación avance del PIB de cada año publicada por el INE", y esa fue la realizada el pasado 5 de junio, aunque ahora haya sido revisada por el propio organismo estadístico.

 

 

Normas