El petróleo vive una jornada histórica y se dispara un 15%

Arabia Saudí pierde más de la mitad de su producción de petróleo. EEUU declara estar "cargado y listo" para responder

Brent pulsa en la foto

El ataque este fin de semana a las instalaciones de la petrolera saudí Aramco desataron ayer la inestabilidad en el mercado del crudo. En Brent comenzó la jornada con una subida cercana al 20%, niveles intradía que no se registraban desde 1991, coincidiendo con la Guerra del Golfo. La tensión geopolítica en la zona sigue siendo elevada y el crudo de referencia en Europa concluyó la sesión con una subidas histórica: repuntó un 14,59%, superando el 13,7% de hace 28 años.  Un comportamiento pareceudo fue el registrado por el Texas que pasó de subir un 15,5% en los primeros minutos de negociación a concluir la jornada con un alza del 14,8%, hasta 62 dólares. En el caso de EE UU se trata del mayor ascenso desde el estallido de la crisis en 2008.

La interrupción de oferta provocada por este ataque es la mayor de la historia, según la Agencia Internacional de la Energía, por encima de las registradas tras la invasión de Kuwait en 1991, con el embargo ligado a la guerra árabe israelí o durante la revolución iraní de 1979. El impacto está cuantificado en un recorte de la producción de 5,7 millones de barriles diarios, el 50% de la oferta de Arabia Saudí y el 5% de la capacidad de bombeo mundial. Riad extrae diariamente unos 10 millones de barriles, por lo que ha perdido más de la mitad de su capacidad productiva, que en todo caso se espera se recupere paulantiamente.

Imagen de satélite del incendio en la planta de Abqaiq de Aramco en Buqyaq, Arabia Saudi
Imagen de satélite del incendio en la planta de Abqaiq de Aramco en Buqyaq, Arabia Saudi AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha autorizado este domingo la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Estados Unidos en una cantidad que está por determinar para estabilizar el mercado mundial de crudo tras el ataque contra varias instalaciones petroleras de Arabia Saudí. "Como consecuencia del ataque a Arabia Saudí, que puede tener un impacto en los precios del petróleo, he autorizado la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo, si es necesario, en una cantidad por determinar pero suficiente para mantener los mercados bien abastecidos", ha indicado Trump en su cuenta de Twitter. "También he informado a todas las agencias para acelerar los trámites de los oleoductos que se encuentran actualmente en proceso de obtener permisos en Texas y en otros estados", ha añadido Trump.

La primera economía del mundo que mantiene una cruzada con Teherán no dudó ni un segundo en culpar a la República Islámica de lo sucedido. El magnate neoyorquino ya manifestó durante el fin de semana que "hay motivos para creer que sabemos quién es el responsable". El presidente estadounidense ha llegado a asegurar el domingo que está "cargado y listo" para responder al ataque contra refinerías saudíes y dijo que, aunque cree saber quién es el "culpable", está esperando la respuesta de Riad para saber cómo proceder. "El suministro de petróleo de Arabia Saudí fue atacado. Hay razones para pensar que sabemos el culpable, estamos cargados y listos, pendientes de verificación, pero estamos esperando a oír del reino sobre quién creen que fue la causa de este ataque, ¡y bajo qué términos procederíamos!", manifestó Trump en Twitter.

Mientras, la compañía trabaja contrarreloj para intentar restaurar la producción. "Se está trabajando para restaurar la producción ", dijo Amin Nasser, presidente y director ejecutivo de Aramco. La compañía, que bombeó alrededor de 9,8 millones de barriles por día en agosto, podrá mantener el abastecimiento a los clientes durante varias semanas recurriendo a sus reservas. 

Según la agencia especializada S&P Platts, el reino tiene reservas de entre 35 y 40 días de producción, y la empresa prevé recuperar dos millones de barriles de la producción, un tercio de la perdida, durante el lunes.

En todo caso, el ataque ha sacudido los mercados petroleros y ensombreceidorá los preparativos de la colocación en Bolsa de Aramco, en lo que podría ser la mayor OPV del mundo. La interrupción de la prodcución es "bastante significativa", dijo Mele Kyari, directora ejecutiva del productor estatal Nigerian National Petroleum, a Bloomberg Television. "Si se prolonga, podría ser un gran desafío para los mercados petroleros".

Las autoridades saudíes están investigando el ataque. La ofensiva ha sido reivindicada por los rebeldes hutíes yemeníes, apoyados por Irán; pero, el sábado, el secretario de Estado, Mike Pompeo, responsabilizó directamente a la República Islámica y aseguró que no hay "evidencias" que sugieran que los ataques procedían del Yemen. Pompeo acusó a Irán de haber lanzado "un ataque sin precedentes" contra el suministro de energía del mundo. "Teherán está tras casi un centenar de ataques contra Arabia Saudí mientras (el presidente iraní, Hasán) Rohani y (el ministro de Asuntos Exteriores Mohamad Yavad) Zariv fingen que están por la diplomacia", ha apuntado Pompeo a través de un mensaje en Twitter.

La reacción de Irán ha sido inmediata. El Ministerio de Asuntos Exteriores iraní negó la implicación de su país en los ataques y denunció planes de servicios de inteligencia para "destruir la imagen" de Irán. El portavoz de Exteriores, Abas Musaví, calificó en un comunicado las acusaciones de Estados Unidos sobre la responsabilidad iraní en los citados ataques de "sin sentido". El Gobierno iraní, por su parte, asegura que su respaldo a los hutíes es solo político y de asesoramiento, informa Efe. 

Incendio en la planta de Abqaiq
Incendio en la planta de Abqaiq REUTERS

Desde el ejército iraní, no obstante, las amenazas han ido en aumento. El comandante de los Guardianes de la Revolución de Irán Amir Ali Hayizadeh advirtió este domingo de que las bases militares y los barcos estadounidenses en el golfo Pérsico están al alcance de los misiles iraníes. "Además de las bases estadounidenses en la región, tenemos todas sus embarcaciones, incluidos buques de guerra, a una distancia de hasta 2.000 kilómetros, alcance del fuego de nuestros misiles", dijo el comandante de la División Aeroespacial de los Guardianes. 

La Unión Europea también ha apuntado el peligro de la tensión. La alta representante de la UE para asuntos exteriores, Federica Mogherini, ha señalado que el ataque por aviones no tripulados a dos instalaciones petroleras de Aramco en Arabia Saudita "representa una amenaza real para la seguridad regional".  Por ello, asegura, "en un momento en que las tensiones en la región se están intensificando, este ataque socava el trabajo en curso de reducción y diálogo", dijo, y pidió "máxima moderación".

OPV de Aramco 

El ataque se ha producido cuando Aramco aceleraba sus planes para colocar en Bolsa un porcentaje de su capital, en la que podría ser la mayor OPV del mundo. Según Bloomberg, banqueros de las principales entidades financieras estadounidenses, como Citigroup y JPMorgan Chase, se reunieron en Dubai la semana pasada para trabajar en el proyecto, y se esperaba que las presentaciones de analistas comenzaran la próxima semana.

La petrolera empieza a dudar de la rápida recuperación de la producción de crudo tras el ataque de este fin de semana. Funcionarios de la compañía han señalado a la agencia Bloomberg que la vuelta a la reanudación de las operaciones en planta donde se procesa más de la mitad de la producción de Arabia Saudí podría llevar más tiempo de lo esperado. La compañía está recurriendo a campos petrolíferos inactivo como parte de su colchón de capacidad adicionar para reemplazar parte de la producción.

Los analistas consideran que, si bien el Gobierno presionará a la compañía para que demuestre que puede enfrentar eficazmente el terrorismo, los ataques complicarán los planes de salida a Bolsa. 

Aramco fue la empresa más rentable del mundo en 2018, tras contabilizar un beneficio neto de 111.100 millones de dólares (101.260 millonesde euros), según difundieron las agencias de calificación crediticia Moody's y Fitch Ratings en abril, cuando accedieron a las cuentas de la petrolera para asignar un rating a su emisión de bonos.

Normas