Planes al jerez, los vinos más antiguos del mundo

Una ruta para amar estos peculiares caldos y brandis

Jerez de la Frontera
Tradicional pisado de la uva.
Jerez de la Frontera

Fino, manzanilla, oloroso, palo cortado, amontillado o pedro ximénez son algunos de los vinos de la DO del Marco de Jerez. Es tiempo de vendimia, la fiesta del vino, y una ocasión perfecta para acercarse a la localidad gaditana y descubrir y disfrutar de algunas de las peculiaridades de los caldos más antiguos del mundo. ¡Un lujo! En nuestra ruta no se puede perder estos sitios.

Se sirven fríos, maridajes inauditos y otras curiosidades

Aperitivo en un tabanco o un jerez antes de cenar

Cualquier hora es buena para sentir el embrujo de estos antiguos y únicos despachos de vinos. Apenas se han recuperado una veintena. El Pasaje (Santa María, 8), en el centro de la ciudad, es el más antiguo y lleva abierto desde 1925. Pase y disfrute del ambiente, del flamenco en vivo –­allí empezó Lola Flores–, entre la devoción de los locales y el entusiasmo de los foráneos, mientras degusta un vino (1,50 euros) y una tapa sobre un papelón –bandejita de papel–. Se admiten reservas.

Las botas –barriles– del tabanco El Pasaje.
Las botas –barriles– del tabanco El Pasaje.

Almuerzo maridaje

Si todavía piensa que el fino es solo para el aperitivo y los pedro ximénez para los postres, nada mejor que salir de su error con un menú maridaje. El restaurante La Carboná (San Francisco de Paula, 2), también en el centro, es un referente. Un lugar con mucho encanto declarado edificio histórico y que fue el casco de una antigua bodega. Allí los vinos de Jerez son los auténticos protagonistas tanto en las elaboraciones de los platos como en los maridajes gracias a la familia Muñoz Soto, con su hijo Javier, apodado el chef del Sherry por su trabajo con los vinos, al frente de los fogones.

En la carta, excelente materia prima con productos locales como los langostinos de Sanlúcar, el pescado de roca o el atún de almadraba, y toques fusión; la de vinos, muy cuidada, incluye más de cien referencias de Jerez. Menú maridaje: 45 euros; degustación: 75, y degustación con maridaje: 90.

Una bodega museo

No acertará a saber si es por la impresionante colección de cuadros que alberga o por los vinos reliquia que atesora. Bodegas Tradición (plaza Cordobeses, 3) presume de ser la única bodega de Jerez que embotella exclusivamente vinos muy viejos (vors) y genuinos de cada uno de los tipos de Jerez.

Bodegas Tradición.
Bodegas Tradición.

Esta bodega fundada en 1650 es una de las más antiguas de la DO y Tradición es un proyecto iniciado a finales del siglo XX por un descendiente de los propietarios, Joaquín María Rivero, con una de las colecciones privadas de pintura española más importantes de Andalucía. 300 obras de, entre otros, Goya, Murillo, Velázquez, Zurbarán, El Greco, Sorolla o Julio Romero de Torres.
Algunas de las botas (barricas) contienen caldos de 120 años de antigüedad, los más jóvenes tienen entre 50 y 60. Visita guiada (1 hora y 30 minutos) y cata, 30 euros.

El sherry de la reina

Es de sobra conocido que los británicos son devotos del sherry como ellos llaman al jerez. El favorito de Isabel II es el Harveys Solera Sherry. Un cream –semidulce– que se comercializa en una preciosa botella azul, que cuesta 8,5 euros y produce Bodegas Fundador.

Se sirve siempre frío, como todos los jereces –­para que no se equivoque, las letras de la etiqueta cambian de color cuando alcanzan la temperatura adecuada–.Con postres sí, pero atrévase a maridarlo con foie o sorprenda a sus amigos con un aperitivo sofisticado a base de cream, hielo y una rodaja de naranja.

Ese toro

Barriles de Bodegas Osborne.
Barriles de Bodegas Osborne.

No se puede ir de Jerez sin una visita a Bodegas Osborne, famosa por sus magníficos caldos y brandis y, cómo no, por su icónico toro negro. Esta bodega ha funcionado ininterrrumpidamente desde 1772 y siempre ha pertenecido a la misma familia. Atesoran la mayor colección de soleras de vinos antiguos de todo Jerez, la más vieja data de 1790 y es la solera Capuchino. Sus vinos son de los más cotizados y su brandi Carlos I 1520, una de las joyas de la bodega, es el resultado de la fusión de soleras centenarias de la reserva privada de Osborne (120 euros).

Normas