Licencia de actividad: cuándo y cómo solicitarla

Los empresarios que vayan a abrir negocios deberán solicitarla al Ayuntamiento que garantice que la actividad cumple la normativa

licencia actividad negocios

Primer tarea, conseguir el local, ¿y después? Solicitar la licencia de actividad. Cuando un empresario desea abrir un negocio que esté, por ejemplo, relacionado con la hostelería, necesita realizar determinados trámites como es obtener una licencia de actividad.

Sin embargo, previo a la solicitud de licencia de actividad, el empresario tendrá que presentar un proyecto técnico que garantice que el local en el que va a iniciar la actividad cumple toda la normativa y requisitos necesarios para iniciar la actividad.

La solicitud de licencia tendrá que remitirse al Ayuntamiento correspondiente y en ella deberá adjuntarse el informe técnico sobre la apertura del negocio en el que se garantice cumplir todas las medidas necesarias el local, tal y como informan en un análisis realizado por CaixaBankLab. Además de las medidas que se han adoptado para insonorizar el local, planes de seguridad como el plan contra incendios, así como datos de la sociedad o del autónomo empresario y el justificante del pago de las tasas por el inicio de la actividad.

La licencia de actividad es un trato estrictamente municipal. Hace años la normativa permitía a los empresarios abrir su negocio nada más entregar los documentos para pedir la licencia al Ayuntamiento. Sin embargo, eso ha cambiado y los empresarios que lo hagan antes de recibir la correspondiente autorización podrían exponerse a multas. Y es que ese documento llamado licencia de actividad, acredita que el local cumple los requisitos necesarios para poder albergar una actividad empresarial. Esta licencia debe renovarse cada vez que se modifique la actividad a desarrollar.

Requisitos para solicitarla

Acudimos en este caso a los profesionales del software de facturación Quipu, quienes han recopilado todos los requisitos a tener en cuenta para solicitar este tipo de Licencia. Según explican en un artículo en su propia página web, para poder solicitar la licencia de actividad primero se deben cumplir las siguientes condiciones.

En primer lugar se encuentra la insonorización del local, que es algo imprescindible para las actividades que tengan que ver con el ocio o la hostelería. Asimismo, deberán cumplirse los estándares de refrigeración en el caso de que se deban almacenar productos a bajas temperaturas. También deberá haber un control sobre la emisión de gases, como es el caso de los locales que contengan cocina, en el caso de la hostelería. Y cumplir toda la normativa contra incendios.

¿Licencia de actividad o de apertura?

Existe otro tipo de licencia que también necesitan los empresarios y que se denomina licencia de apertura. ¿En qué se diferencian la una de la otra? Mientras que la licencia de actividad permite que en el local se desarrolle una actividad determinada, que debe ser la misma que se ha solicitado al Ayuntamiento; la licencia de apertura concede el permiso al empresario para abrir el local.

Los locales comerciales que tengan una superficie mayor a los 300 metros cuadrados deben solicitar la licencia de apertura, al igual que aquellos cuya actividad pudiera dañar al medio ambiente, o al patrimonio. El resto de actividades profesionales, en cambio, con realizar una Declaración Responsable, que es un documento que acredita que se cumple la normativa vigente, es suficiente.

Dos tipos de licencia de apertura

Asimismo, la licencia de apertura se clasifica en función de la actividad que se vaya a realizar. Pueden tratarse de actividades inocuas, esto es, que no generan molestias reseñables; o actividades calificadas, es decir, que sí son consideradas como molestas o nocivas. En este último apartado se clasifican los locales de hostelería o actividades industriales.

Teniendo en cuenta la clasificación de las actividades a realizar, se requerirán más o menos trámites. Por ejemplo, las actividades consideradas inocuas, con un impacto mínimo, tienen un procedimiento de legalización más sencillo. De hecho, con aportar un informe técnico suele ser suficiente.

Por otro lado, las actividades calificadas sí que necesitan de un proyecto más técnico para que los empleados municipales revisen los riesgos asociados al negocio así como su efecto en la sociedad. Dicho proyecto técnico, que elaborarán arquitectos o ingenieros, contendrá también los planos del establecimiento, información sobre las reformas que se vayan a realizar, así como una justificación que aluda al cumplimiento de todas las normativas que tengan que ver con la actividad a desarrollar.

Normas