Cataluña anuncia subidas de IRPF, Sucesiones y nuevos tributos verdes

El vicepresidente de la Generalitat y conseller de Economía ha avanzado este miércoles las líneas maestras de la reforma fiscal que ultima

Cataluña impuestos
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (derecha) junto al vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès.

La Generalitat de Cataluña ultima el diseño de una reforma fiscal que conllevará incrementos en el IRPF o el impuesto de Sucesiones o la creación de nuevos tributos verdes. Así lo ha avanzado este miércoles el vicepresidente del Govern catalán y conseller de Economía, Pere Aragonès, al anticipar parte del proyecto que está presentando a los grupos parlamentarios durante esta semana.

En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, ha reiterado que el Govern prepara un aumento de ingresos con respecto a los últimos presupuestos de 2017 de 2.200 millones de euros que salen del "aumento de la recaudación, porque la economía ha crecido" y ha estimado que Cataluña pasará de un PIB de 215.000 millones de euros en 2017 a uno que superará de largo los 230.000 millones.

En este sentido, ha reconocido que ese monto "no es suficiente", por lo que se plantea revisar el ámbito del IRPF, aunque ha asumido que el margen es poco, pero ha insistido en que hay que aprovecharlo. Preguntado por si esa modificación del IRPF solo afectaría a las rentas altas, ha explicado que pretendían un cambio "por varios sitios en el sentido de aumentar la progresividad".

Al ser repreguntado por si los cambios en ese impuesto se realizarán tanto por arriba como por abajo, ha insistido en que se hará "por todos sitios" porque buscan dotarlo de más progresividad y ha concretado que pretenden introducir también mejoras para las rentas más bajas.

Se da la circunstancia de que Cataluña ya posee uno de los esquemas de gravamen de la renta más elevados del panorama nacional, al haber establecido algunos de los tipos de IRPF más altos en el tramo autonómico que le corresponde gestionar. 

Así, el tipo marginal del IRPF para las rentas superiores a los 175.000 euros se sitúa en el 25,5% en el tramo regional, lo que supone que los euros ingresados a partir de esta cuantía quedan gravados al 48% frente al tipo máximo del 45% que aplica actualmente Madrid, por ejemplo, que aplica uno de los tipos marginales más bajos.

Sucesiones

Aragonès también ha planteado una modificación del Impuesto de Sucesiones que ha recordado que ya puso sobre la mesa en la negociación con los comuns de los Presupuestos de 2019, que no prosperaron porque los comuns consideraron que el cambio estaba muy lejos de lo que las herencias altas podían aportar.

El responsable económico de la Generalitat ha asegurado que el 75% de las herencias en Cataluña pagan menos de un euro porque Cataluña es un país con "poca gente rica" y se ha comprometido a gravar a las grandes herencias. También ha asegurado que en la lucha contra el cambio climático habrá que realizar inversiones, como en el transporte público, por lo que se ha mostrado partidario de introducir impuestos verdes.

En este caso, ciertamente, el gravamen de Sucesiones aplicado a las herencias catalanas es sensiblemente más bajo que en otros territorios en determinados supuestos. Aunque no llega a los niveles de Madrid, que bonifica en buena medida el impuesto entre los parientes más cercanos, la foto es especialmente amable en el caso de las controvertidas herencias entre hermanos, que han comenzado a disfrutar recientemente de beneficios fiscales tras años en los que las ventajas se centraban entre padres e hijos.

Así, la herencia de un hermano dotada de una vivienda de 200.000 euros y de 600.000 euros en efectivo exige en Cataluña el pago de 239.945 euros, el 30% del total, frente al 49% que se abonaría en Murcia (391.672 euros), por ejemplo, según los cálculos del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF)

Recortes

En la primera reunión que su departamento mantuvo con un partido de la oposición -el martes con la CUP- no hubo entendimiento; de hecho los 'cupaires' manifestaron su descontento porque en la primera toma de contacto vislumbraron un proyecto continuista con los "recortes de los últimos años".

Aragonès ha advertido de que cuando la CUP recela de la nueva propuesta del Govern de Presupuestos porque considera que "consolidan recortes", esa consolidación corresponde a los Presupuestos de 2017 que se aprobaron con el apoyo de la CUP.

"Las cuentas que ahora tenemos son las que votó la CUP. Son las de 2017 y en 2020 habrán pasado tres años. Pero no pueden decir que el Presupuesto que ellos aprobaron es un Presupuesto de recortes", ha dicho sobre unas cuentas que la CUP votó con el compromiso del entonces presidente Carles Puigdemont de fijar un referéndum en el calendario y con la advertencia de que si no salían adelante, convocaría elecciones.

Ha recordado que el martes aprobaron el techo de gasto del Govern para el año que viene con el déficit cero que impone el Gobierno -algo que también han criticado los 'cupaires' que tacharon la propuesta de obediente y continuista-, pero Aragonès ha subrayado que en ayuntamientos donde gobierna la CUP "también se cumple con el techo de gasto" que impone el Gobierno.

Elecciones

Preguntado por si el Govern se plantea la posibilidad de convocar elecciones en caso de que su proyecto de finanzas públicas no prospere, ha asumido que en ese caso "será muy difícil gestionar la situación".

"Con el presidente tomaremos decisiones para gestionarlo", ha explicado consciente de que las elecciones solo las puede convocar Torra, pero destacando que confía en sacar adelante las cuentas ya que cree que los grupos parlamentarios apoyarán el proyecto porque saben que la gestión del día a día no se pueden gestionar con Presupuestos prorrogados desde 2017.

Normas