Fitch sube la nota a El Corte Inglés y la deja a un escalón del grado de inversión

La agencia ve posible que obtenga el venerado nivel de BBB- en los próximos 18 meses si el grupo sigue rebajando la deuda

calificacion el corte ingles
Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés, Marta Álvarez, presidenta, y Antonio Hernández Gil, secretario del consejo.

Después de un año bajo la atenta mirada de las tres grandes agencias de rating –S&P, Moody's y Fitch–, El Corte Inglés ha recibido el espaldarazo de dos de ellas por el trabajo bien hecho. Standard & Poor's lo hizo en julio, y Fitch, en agosto. El grupo de distribución ha hecho lo que prometió en su momento, con el debut en el mercado de bonos por 600 millones de euros por primera vez con calificación. Fitch ha elevado su nota hasta BB+ desde la de BB que le concedió en septiembre del año pasado gracias al desapalancamiento que refleja en las cuentas del ejercicio que concluyó el 28 de febrero. 

La ratio de endeudamiento neto entre flujos de operaciones se situará, según Fitch, en 3,6 veces en 2021 y en 3,3 en 2022. "Estas ratios serían consistentes con una calificación de inversión", sentencia Fitch en una nota. Así, anticipa que en función de la evolución del grupo el venerado nivel de BBB- será alcanzable en los próximos 18 meses. La perspectiva, por tanto, se mantiene positiva.

La firma, sin embargo, advierte de que el nivel de desapalancamiento requerido para lograr la triple B depende varios factores. El Corte Inglés debe mantener una política financiera conservadora, centrada en el repago de la deuda, complementada con un flujo de caja tras pago de dividendos positivo y con la venta de activos. El Corte Inglés está en proceso de venta de su división de consultaría informática, IECISA, valorada en unos 400 millones de euros. 

La gran ventaja del grupo que preside Marta Álvarez está, según las agencias de calificación, en su cartera inmobiliaria, valorada en unos 17.000 millones de euros, según la última tasación de Tinsa. "Fitch considera esta cartera como una importante fuente de financiación y flexibilidad operativa, ya que los activos pueden venderse o utilizarse como garantía en caso de necesidad", señala en su nota. 

El Corte Inglés alcanzó en el ejercicio 2018 su mayor beneficio desde 2011. El grupo de grandes almacenes se anotó una ganancia neta de 258,2 millones, una mejora del 27,7% respecto al año anterior, y que supone lograr el mejor nivel en los últimos ocho años ejercicios fiscales, según los datos hechos públicos hoy por la compañía. Además, supone encadenar cuatro años consecutivos de crecimientos en su rentabilidad.

Normas