Silbon, moda masculina que convierte lo clásico en actual

La marca cuenta con 23 puntos de venta y un acuerdo con El Corte Inglés

Modelos desfilando en la presentación de Made to Measure, el servicio de sastrería a medida de Silbon.
Modelos desfilando en la presentación de Made to Measure, el servicio de sastrería a medida de Silbon.

El silbón europeo es un pato migratorio que anida en las áreas septentrionales de Eurasia e inverna en España. Además, es el nombre de la firma de ropa masculina que Pablo López y Rafael Díaz fundaron a modo de hobby con una inversión inicial de 3.000 euros en 2009, con el piso de la abuela del primero como centro de operaciones.

“A base de que los clientes nos fueran animando, nos decidimos a arrancar con el proyecto en serio en 2010 y empezamos con la campaña otoño-invierno de ese año con una primera tienda en Córdoba”, recuerda Pablo López, actual director ejecutivo de Silbon, que lleva el buen vestir en la sangre. Heredó el gusto por la moda de su abuelo, que era sastre, y de su padre, cuyo fondo de armario fantaseaba con robar.

A Córdoba se le sumó en 2011 Santa Cruz de Tenerife, donde Juan Jurado, socio accionista, abrió una franquicia cuyo modelo de negocio se replicaría más tarde en Sevilla. De 2012 a 2015 esta marca con nombre de pato abrió las alas y voló hasta otras ciudades españolas a través de acuerdos con socios locales. No obstante, ante las dificultades en la toma de decisiones de Silbon, dado el elevado número de partners que se había alcanzado, en 2016 se hizo una ecuación de canje de participaciones. Desde entonces, Juan Jurado, que había entrado en el accionariado de Madrid y Barcelona, se queda con un 10% y los fundadores originales con un 45% cada uno.

“A día de hoy abarcamos todo el armario de caballero”, señala el presidente de la marca, que de la inicial americana fetiche, que comenzó vendiendo en aquel piso familiar del centro de Córdoba, se ha pasado –conservando su indiscutible estilo preppy o uniformado– a los trajes, corbatas y camisas. Esta última es su prenda estrella, pero le va pisando los talones de cerca la camiseta, que se empezó a comercializar en 2015. “Si a una camiseta no le ponemos las raquetas [su logotipo], no tiene el mismo tirón. Ahí se ve que la marca tiene peso”.

Entre los últimos hitos de esta firma que redefine lo clásico se encuentran un acuerdo con El Corte Inglés, donde tienen siete puntos de venta, y una apertura en París. Además, con la idea de conquistar el estilo casual, la empresa ha ampliado horizontes lanzando una línea de ciclismo y otra infantil. “Nuestra marca no podía escapar a esa tendencia y hemos ido ampliando la línea de ropa, siendo hoy el sport –línea que no podíamos pensar al principio– lo que más facturación nos da.

Miramos mucho más hacia el público juvenil, veintipocos y adolescentes”, asegura el líder de la marca, que en sus inicios se enfocaba en el vestir profesional de hombres de 30 a 45 años.

Pablo López, CEO de Silbon.
Pablo López, CEO de Silbon.

No obstante, si Silbon ha estado en el punto de mira de la agenda mediático en estos últimos años ha sido por una viral y solidaria campaña publicitaria llevada a cabo a raíz de que en 2015 el encargado de la tienda de Córdoba, con quien los dos fundadores compartían una íntima amistad, fuera padre de una niña con síndrome de Down.

Con la inclusión y el compromiso social por bandera, la firma presentaba aquel año al primer modelo en España con síndrome de Down. “Nos pusieron de ejemplo en universidades de Brasil y Bélgica; salimos en todas las radios, en La 1, en Antena 3... Fue la mejor campaña de publicidad que hemos hecho nunca”, reconoce el líder de Silbon, quien además prometió que por cada prenda vendida se donaría un euro a la Fundación Down Córdoba y tiene patrocinios deportivos con tenistas en silla de ruedas como Cisco García o Stephen Houdet. “Al final, en un mundo tan estereotipado como la moda, nosotros nos hemos querido diferenciar apostando por todo este tipo de cosas”.

La empresa andaluza, que fija las claves de su éxito en la gestión interna, la exclusividad y el trato amable, mira al mañana con buena cara. En un futuro no muy lejano, la marca de las raquetas pondrá la mano en el fuego por el crecimiento, abriendo de tres a cuatro tiendas al año, siendo Lisboa uno de los destinos que más se barajan, y por la tecnología. “Vamos a implantar una herramienta de radio frecuencia para controlar el stock y estamos apostando por la omnicanalidad y la tienda online”, avanza el CEO, que resalta que el grueso del negocio proviene de las compras por internet.

Sea como sea, este emporio de la moda seguirá batiendo sus alas en busca de nuevos logros y retos a la hora de vestir al hombre elegante del mañana.

Fachada de Silbon en Paris.
Fachada de Silbon en Paris.

Tras haberse consolidado como todo un referente en su sector en España, la firma de moda masculina probó suerte en Europa el 3 de mayo de 2018 abriendo las puertas de su primera tienda internacional en París. El 141 de la Rue de Rennes del barrio de Montparnasse, el conocido barrio de artistas ubicado en el distrito 6 (Rive Gauche), fue el lugar elegido para esta primera boutique de Silbon más allá de las fronteras españolas, que el 14 de junio del mismo año celebraba su flamante inau­guración.

A la cita acudió Pablo López, CEO de la marca, acompañado por su equipo directivo, además de por José Miguel García, presidente de la Cámara de Comercio de España en París, y otras celebridades de esta institución, como representantes de la Embajada de España en Francia y personalidades de la empresa y la cultura gala. No obstante, quien se hizo con todos los focos fue Stephen Houdet, el campeón de dobles en tenis silla de aquel año en Roland Garros y actual icono de la marca.

Este acontecimiento, que marcaba todo un hito en la historia de la firma cordobesa, llamó la atención de un elevado número de influencers y medios de comunicación especializados en moda.

Los sabores típicos de ambos países fueron también protagonistas y la marca ofreció degustaciones de jamón ibérico y quesos del país, maridados con vinos extremeños y champán francés.

“Hemos tenido la mala suerte de dar con un París complejo, con chalecos amarillos, yihadismo... Ha sido un año en el que se ha quemado hasta Notre Dame, pero llevamos ya tres meses comparativos respecto al año anterior, mayo, junio y julio, y el crecimiento está siendo de un 50%”, indica Pablo López, 15 meses después de su apertura. Otro de los objetivos que Silbon se marcó con este establecimiento fue animar la venta online en Francia.

“Al final es un proyecto conjunto como tienda, que nos sirva de punto de lanza, y como referencia a la clientela francesa, para que tenga esa fiabilidad de marca acompañada de una estrategia comercial online, y lo estamos consiguiendo, estamos contentos”, comenta.

Datos básicos

Desfile de la firma Silbon.
Desfile de la firma Silbon.

23 tiendas. En España existen 22 puntos de venta. 15 son tiendas físicas a pie de calle, de las cuales 2 son franquicias y las 7 restantes están en El Corte Inglés. En París se sitúa su vigésima tercera tienda.

Facturación. En 2018 la marca de moda registró 9,7 millones de euros y a cierre de julio de este año rozan los 7,5 millones, un crecimiento del 41%, respecto a la misma fecha el año pasado.

Ventas por internet. La tienda online supone el 26% de la facturación total de la compañía y su crecimiento, por el momento, es de un 72%. El ejercicio pasado Silbon ingresó 2,1 millones de euros y este año a cierre de julio ya llevan 1,9 millones.

Plantilla. Entre las tiendas y el centro logístico, el número de empleados ronda las 85 personas.

Normas