Los acreedoraes de Thomas Cook respaldan el rescate de 991 millones liderado por Fosun

Las acciones del touroperador británico caen un 15% tras conocerse los términos de la operación

acciones thomas cook
Logo de Thomas Cook en una agencia de viajes en Londres. Reuters

El touroperador turístico británico Thomas Cook, que pasa por serios apuros económicos, se ha asegurado el respaldo de la banca acreedores y de los tenedores de bonos para un rescate financieros de 1.100 millones de dólares (991 millones de euros) liderado por el grupo chino Fosun

Fosun proporcionará una inyección de liquidez de 522 millones de dólares (497 millones de euros)  a cambio de al menos el 75% del negocio de los operadores turísticos y el 25% de la facturación del grupo aerolínea, según informa Bloomberg. La banca acreedora y los tenedores de deuda aportarán la misma cantidad. El plan de recapitalización se traducirá en una reducción significativa de los costes de producción.

Las acciones caen un 15% tras conocerse los términos de este acuerdo. El rescate está negociando desde el pasado mes de julio con el conglomerado chino Fosun, el primer accionista de la compañía con un 17% del capital, que aportaría 810 millones de euros. Ese plan de recapitalización conllevaría una profunda de reestructuración del negocio de turoperación y de la aerolínea y provocaría que Fosun obtendría el control mayoritario del turoperador. “Los actuales accionistas verían cómo su participación se vería significativamente diluida”, apuntaron las mismas fuentes, que recalcaron que la recapitalización se pondrá en marcha a principios de octubre.

La crisis de Thomas Cook arrancó el 18 de mayo de 2018, con la acción de la compañía en torno a 1,47 libras. Quince meses después, los títulos de Thomas Cook cotizan en el entorno de los 6 peniques. El Brexit y la posterior depreciación de la libra esterlina han reducido drásticamente el poder adquisitivo de los turistas británicos, su principal mercado, a lo que se ha unido el elevado coste de una flota aérea envejecida y la caída de ingresos por el trasvase de viajeros de España a otros destinos más baratos como Turquía, Túnez o Egipto. Los precios y los márgenes que cobra en esos destinos son muy inferiores a los de España.

Todo ello llevó a que algunos analistas, como Citigroup, hayan puesto en solfa la viabilidad del grupo. Los últimos resultados presentados ahondaban en ese deterioro. En el primer semestre fiscal (octubre-marzo) la firma multiplicó por seis sus pérdidas hasta los 1.880 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar