La Bolsa mueve menos de 600 millones en el día de menos actividad del año

Los mercados asimilan con apatía la bajada de tono en la guerra comercial

Agentes trabajan en la Bolsa de Fráncfort, Alemania.
Agentes trabajan en la Bolsa de Fráncfort, Alemania. EFE

El cambio de tono de Trump en el último día de G7 y el acercamiento que ha protagonizado Pekín no ha sido suficiente para que los inversores olvidaran completamente que este mismo viernes, las dos primeras economías del mundo anunciaron nuevas subidas de aranceles. Los mercados han asistido a una jornada de alta volatilidad pendientes de Biarritz y el Ibex ha terminado finalmente con un alza del 0,34%, en línea con el resto de Bolsas del Viejo Continente, que lo ha dejado en los 8.679,20 puntos.

Sin embargo, la actividad en el parqué español ha sido inusitadamente baja. El volumen transaccionado ha caído por debajo de los 600 millones, exactamente 578,3 millones. Ha sido el día que menos efectivo se ha movido en el mercado en lo que va de año.

Rompiendo con la tendencia que venía sufriendo, Telefónica ha sido la compañía más determinante de la jornada en positivo en el selectivo español. La empresa de telecomunicaciones se ha alejado de zona de mínimos al repuntar sus acciones un 1,99% hasta los 6,057 euros por cada título, aportando de esta forma cerca de nueve puntos de los 29,7 que ha sumado hoy el Ibex en su conjunto.

Principales cotizaciones

IBEX 35 9.179,00 0,47%
EUROSTOXX 50 3.571,39 0,53%
DOW JONES 26.935,07 -0,59%
USD x EUR 0,9075 0,210%
Petroleo Brent 64,770 0,575%

Ence, ArcelorMittal e Indra también se han situado entre los más fuertes de hoy avanzando el 3,13%, un 1,74% y un 1,26% respectivamente. En la banca, Santander y BBVA  han sumado un 0,79% y el 0,85%. Iberdrola, que este lunes ha hecho pública su intención de ampliar su megaproyecto de energía eólica marina en EE UU, cierra prácticamente plana (+0,02%). En el lado de las pérdidas Amadeus, Grifols e IAG han sido los más perjudicados dejándose el 0,72% en el caso de la primera, un 1% en la segunda y el 1,04% para la última.

En el sector de la salud, PharmaMar ha anunciado un acuerdo con Johnson & Johnson para distribuir su fármaco contra el cáncer Yondelis en Estados Unidos. La española conservará los derechos exclusivos de producción del principio activo del medicamento y Janssen, la filial de Johnson & Johnson, se encargará de su venta. Las acciones de Pharmamar se revalorizan un 4,98%. Por otro lado, hoy se ha conocido una gran operación en esta industria: Amgen pagará 13.400 millones de dólares, algo más de 12.000 millones de euros, por el fármaco superventas Otezla, propiedad de Celgene y recetado contra la psoriasis.

En lo que a grandes operaciones en los mercados se refiere, hay una que lleva tiempo gestándose y que cada vez parece más cerca de convertirse en realidad: la salida a Bolsa de Aramco. Los grandes bancos del mundo comenzarán esta semana a exponer sus razones para participar de la mayor OPV del mundo, que realizará la empresa petrolera y de gas propiedad del Estado Saudí.

China pidió ayer a última hora que se reinicien las conversaciones comerciales. Trump dijo que los funcionarios estadounidenses recibieron dos llamadas "muy productivas" y preguntado sobre la posibilidad de prorrogar la entrada en vigor de los aranceles, afirmó que "todo era posible". Pekín está intentando un acercamiento, Liu He, viceprimer ministro y responsable las negociaciones, aseguró que "Queremos solucionar los problemas mediante la cooperación, con una actitud tranquila". "Nos oponemos a la escalada de la guerra comercial, no es positiva para China, ni para Estados Unidos, ni para los intereses de la gente en el resto del mundo".

Además de enfriar el conflicto con el gigante asiático, el presidente estadounidense también ha acercado este lunes posiciones con la Unión Europea. La canciller alemana, Ángela Merkel y Trump han puesto sobre la mesa la posibilidad de un nuevo acuerdo comercial entre el club europeo y Estados Unidos. Aunque de momento son solo palabras, de llegar a buen puerto, la iniciativa podría evitar la entrada en vigor del repunte arancelario sobre los automóviles fabricados en la Unión Europea, que hoy por hoy, EE UU empezará a aplicar en diciembre.

Pese al último giro de guión, el balance del fin de semana es pésimo: China aplicará aranceles de entre el 5% y el 10% a 75.000 millones en importaciones de EE UU y recupera un arancel del 25% sobre los automóviles. EE UU ha elevado al 15% (desde el 10%) los aranceles ya anunciados sobre 300.000 millones en importaciones chinas y aplicará entre el 25% y el 30% a otros 250.000 millones.

Con este riesgo de guerra comercial a gran escala vigente, la posición de los mercados se torna extremadamente vulnerable, atacados por el flanco de las perspectivas económicas, por una guerra comercial tan dañina como imprevisible, con una clase política dividida y con el margen de los bancos centrales cuestionado. Así, las malas noticias provocan un rápido flujo de dinero hacia la deuda. El bono de Estados Unidos ha roto mínimos esta madrugada, hasta el 1,44%, diez puntos menos que el viernes y el nivel más bajo desde 2016 para luego quedarse en el 1,515%. Por tercera vez en el mes de agosto, la curva de tipos de EE UU ha vuelto a invertirse, señal interpretada por los mercados como una alerta de recesión económica próxima.

En la deuda europea, suben tímidamente los tipos: el bono español cotiza en el 0,142%, prácticamente el mismo nivel que el viernes y el alemán, en el -0,657%, también sin apenas variaciones.

El resto de activos también ha oscilado a ritmo de las declaraciones de Trump: el petróleo está en 59,6 dólares y en el mercado de divisas los refugios habituales, como el yen, ceden posiciones. La divisa nipona está en 106,09 dólares.

Normas