El fondo soberano de Noruega mantiene firme su apuesta por EE UU

El vehículo mantiene una cartera por valor de 947.000 milllones de euros

petroleo noruega
Una palataforma petrolífera en Noruega.

El fondo soberano de pensiones de Noruega (financiado con los ingresos petroleros del país) mantiene firme su apuesta por la inversión en Bolsa, especialmente de Estados Unidos. En concreto, el 69,3% de su cartera es renta variable. A finales de 2018, el peso que tenía la Bolsa era del 66,3% (por la fuerte corrección que vivieron los mercados en el último trimestre).

La buena evolución de las Bolsas internacionales ha sido muy rentable para el Government Pension Fund Global. En lo que va de año, el vehículo ha rentado un 12,74%, hasta alcanzar un valor de 9,42 billones de coronas suecas (946.000 millones de euros).

En el trimestre, el fondo ha rentado un 3%, lo que supone una revalorización de 256.000 millones de coronas (25.740 millones de euros).

Entre las principales posiciones del fondo del petróleo destacan las grandes tecnológicas americanas Microsoft, Apple, Amazon y Google, además de las suizas Nestlé, Roche y Novartis. El sector que mayor peso tiene en su cartera de Bolsa es el financiero (23,5%). Las compañías estadounidenses tienen un peso que roza el 40% de la cartera de renta variable.

En el segundo trimestre, el activo que mejor ha funcionado para el fondo ha sido la renta fija, con una rentabilidad aportada del 3,07%. "Hemos tenido un positivo rendimiento en los bonos gracias a la caída de los tipos de interés", apunta Trond Grande, número dos de Norges Bank Investment Management, quien se encarga de la gestión. "Tenemos más de 600.000 millones de coronas en bonos con rentabilidad negativa" [unos 60.300 millones de euros].

En los últimos 10 años, el rendimiento medio anual del fondo del petróleo ha sido del 8,83%. Una de las claves de este buen retorno ha sido, además de la óptima asignación de activos, los bajos costes. En total, el Estado paga menos del 0,4% por la gestión de estas inversiones.

Normas