Olga Sánchez: “Un líder tiene que ser carismático”

La empresaria es la única mujer que dirige un grupo asegurador en España

Olga Sánchez: “Un líder tiene que ser carismático”

Es la única mujer que lidera un grupo asegurador en España. Olga Sánchez (Madrid, 1969), la máxima ejecutiva de Axa España, considera al consejero delegado como un auténtico facilitador de la innovación. Y el ejemplo de lo que legitima al liderazgo. Todo un reto para la séptima mayor aseguradora en un sector en permanente transformación.

¿Cómo entiende el liderazgo? ¿Qué cualidades configuran a un buen líder?

Para mí, el liderazgo es el ejemplo, es la generación de confianza en una persona que tiene las cualidades técnicas y, sobre todo, humanas. Un líder es alguien del que aprendes y que te inspira constantemente. No siempre tienes que entenderle, pero sí confiar en su visión. El líder es estrategia y capacidad de comunicación, de generar ilusión, pasión y confianza, y sobre todo es equipo. En definitiva, un líder tiene que ser carismático.

¿Qué valora más al contratar a un colaborador cercano?

La valentía, el conocimiento y la pasión. Me gustar gente que tome la iniciativa y que piense en el colectivo, a veces, por encima de uno mismo. Hoy en día, quizá más que nunca, es importante rodearte de gente que sepa más que tú en cada una de las materias que aborda y de la que, en definitiva, tú también puedes aprender.

¿Qué importancia concede a los valores y al ejemplo del líder?

Toda la importancia del mundo, un líder tiene que ser legítimo y, como tal, el ejemplo es vital. Los valores, por otra parte, son la base sobre la que se sustentan las organizaciones y las personas. Para nosotros la valentía, poner al cliente en primer lugar y la integridad marcan nuestra actividad, nuestro día a día.

¿Cómo entiende la innovación?

Yo creo que la innovación hemos de entenderla desde una perspectiva amplia. Es hacer las cosas desde una óptica diferente más allá de las herramientas que utilicemos. Para mí, es importante diferenciar innovación de digitalización o tecnología. Son dos conceptos diferentes, aunque muy relacionados. Hay ocasiones en las que la innovación en un proceso, por ejemplo, puede suponer dejar de hacer cosas.

¿Cuál es el rol del primer ejecutivo en la innovación?

El o la consejera delegada son un facilitador de la innovación. Me gusta pensar que si tu organización innova es porque tú innovas, en el sentido amplio de la palabra. Los directivos tienen que inspirar, animar incluso, cuando se cometen errores.

¿Cómo ha cambiado la transformación digital su sector y su empresa?

De una forma radical, y eso que estamos inmersos en un proceso de transformación. El sector seguros no es hoy lo que era cuando yo empecé a trabajar. Hoy, estamos mucho más centrados en el cliente, en la prevención y en nuestro rol como expertos en gestión de riesgos. Creo que es un sector mucho más profesionalizado que ha sabido evolucionar conservando lo mejor de nuestra profesión y adoptando nuevas formas de trabajar y comportamiento de los clientes o asegurados.

¿Cuáles son las claves para dirigir a un equipo innovador? ¿Y cuáles las principales barreras?

Autonomía, agilidad, pasión y confianza son claves justo lo contrario a la burocracia, el inmovilismo, la resistencia al cambio. Y el miedo a cometer errores. El error neutraliza el miedo y ayuda a desarrollar las creencias basadas en el aprendizaje.

¿Cómo poner al cliente en el centro?

Más que poner al cliente en el centro a mí me gusta sentir que el cliente vive en el centro de nuestra compañía. Cada día, cuando encendemos nuestro ordenador, abrimos la oficina o realizamos una visita tenemos que pensar en los clientes, los que pagan nuestros sueldos y a los que impacta directamente nuestra actividad. Un sentimiento o emoción que es casi natural en algunas posiciones, pero menos intuitivo en otras, como el departamento de finanzas, que tiene un impacto sobre los clientes, por ejemplo, en la gestión de cobros y pagos.

¿Cómo se puede mejorar su experiencia?

El sector seguros es un sector que vive una paradoja, ni el cliente ni la compañía quieren usarlo; nosotros, como entidad aseguradora, tenemos como misión prevenir y proteger. Desde el punto de vista de la protección, los siniestros son el momento de la verdad por antonomasia. Eso, la gestión de los siniestros, lo tenemos que hacer de manera excepcional, y en todo lo demás debemos superar sus expectativas, yendo más allá, incluso, de nuestra obligación contractual. En cuanto a la prevención, estamos desarrollando con fuerza acciones como informar a los clientes cuando hay alertas meteorológicas en su zona o hacer revisiones preventivas de salud o de sus vehículos antes de las vacaciones de verano. Nadie percibe a su compañía de seguros como un socio y esa es nuestra misión, porque sabemos de seguros y de riesgos y nos ocupamos de los asegurados como si fueran parte de nosotros mismos.

Normas