Inversión

La guerra comercial, Italia y Argentina, los focos de tensión para el mercado esta semana

Los inversores, pendientes de la actualidad política ante el riesgo de que la disputa entre EE UU y China desate una recesión

Foto de archivo de Donald Trump junto al presidente de la Fed, Jerome Powell, el día del anuncio de su nombramiento
Foto de archivo de Donald Trump junto al presidente de la Fed, Jerome Powell, el día del anuncio de su nombramiento REUTERS

Agosto transcurre plagado de sobresaltos para los inversores y el calor estival parece haber elevado la tensión en dos focos de inestabilidad latentes desde hace meses pero que estos días han recuperado todo su poder desestabilizador: el conflicto comercial y geoestratégico entre Estados Unidos y China y, en menor medida, Italia.

La semana comenzará bajo la resaca de la guerra de divisas a la que han extendido su disputa las dos grandes potencias económicas. El pasado lunes 5 de agosto China replicó a la última andanada de aranceles de Trump con una leve pero significativa depreciación del yuan, que superó la barrera psicológica de las 7 unidades por dólar, niveles no vistos en la última década. EE UU replicó con una acusación formal de manipulación de divisas contra China, con la que la tensión entre ambos se ha disparado, anulando la expectativa de un pronto acuerdo en materia comercial.

Las espadas siguen en alto, aunque ni EE UU ni China tomaron nuevas medidas en los días posteriores. A ninguna de las dos economías les interesa tensar la cuerda en exceso, ya que sus últimas decisiones han vuelto a poner sobre la mesa el riesgo de que se precipite la llegada de una recesión y han provocado fuertes caídas bursátiles y la huida del dinero a los bonos y el oro. Los inversores seguirán esta semana por tanto muy pendientes de los posibles mensajes de las autoridades chinas y de los tuit de Donald Trump, que a diario presiona a la Fed para que baje con fuerza los tipos de interés. 

Italia, en cuenta atrás electoral

La cuerda promete volver a tensarse también al máximo en Italia, que se ha convertido en nueva referencia obligada para los inversores. El otoño traerá previsiblemente otro enfrentamiento, esta vez incluso de una intensidad mayor a la vista hasta ahora, entre el ejecutivo italiano y la Comisión Europea. Matteo Salvini, líder de la Liga y actual vicepresidente, lanzó la pasada semana un órdago con el que pretende sacar el máximo provecho al apoyo que le dan los sondeos. Dio por rota la coalición de gobierno con el Movimiento 5 Estrellas y presentó una moción de censura contra el actual primer ministro, Giuseppe Conte, que busca la convocatoria electoral.

Salvini asegura que no tiene intención de sacar a Italia del euro

La ruptura del ejecutivo devuelve la inestabilidad política al país en el momento más frágil, ya que se espera la convocatoria de nuevas elecciones generales para la segunda mitad de octubre o principios de noviembre, justo el momento en que Italia, al igual que el resto de países de la UE, deben detallar a la Comisión Europea sus presupuestos para 2020. Tal posibilidad ya activó las alarmas de los inversores el viernes, abriendo un nuevo foco de inestabilidad en el mercado justo en la semana en que China y EE UU han dado un paso más allá en su disputa comercial, que han trasladado al mercado de divisas.

Ante el temor a la indisciplina fiscal de Italia de un gobierno de Salvini, la prima de riesgo del país se disparó el viernes en 29 puntos básicos, hasta los 238 puntos, y la Bolsa cayó el 2,48%. De hecho, es muy poco probable que Conte logre los apoyos para conservar el poder y evitar la disolución de la legislatura y la convocatoria de elecciones. Conte solo cuenta con el respaldo del Movimiento 5 Estrellas, aunque el presidente de la República, Sergio Mattarella también podría intentar formar un gobierno mayoritario con el actual Parlamento o nombrar uno técnico y provisional, alternativas menos probables pero con las que ganar tiempo ante un previsible choque con Bruselas.

Salvini insistió este fin de semana en que no tiene intención de sacar a Italia del euro, aunque mantiene su promesa de una drástica rebaja de impuestos de 15.000 millones de euros a todas las rentas que difícilmente podrá casar con la exigencia de Bruselas de rebajar el déficit público al entorno del 2% del PIB. Italia, la tercera mayor economía de la zona euro, ya registró un crecimiento nulo en el segundo trimestre, acumula una deuda pública superior al 132% del PIB y acaba de evitar un procedimiento sancionador de la Comisión Europea por déficit excesivo.

Con el fin de evitar nuevas elecciones, algunos partidos políticos de Italia analizan vías para resolver la crisis de Gobierno, mientras se espera que el Parlamento decida en los próximos días la fecha de la moción de censura contra Conte. El fundador del antisistema Movimiento Cinco Estrellas, Beppe Grillo, y el ex primer ministro y exlíder del Partido Demócrata (PD, centroizquierda) Matteo Renzi propusieron este fin de semana evitar la convocatoria de comicios con la formación de un gobierno de unidad parlamentaria, hipótesis que no ha gustado a los actuales líderes de ambos grupos, Luigi Di Maio (M5S) y Nicola Zingaretti (PD).

Argentina, el foco emergente

El país celebra este las elecciones primarias que serán la antesala para las presidenciales de octubre. El país vota en un fuerte clima de división y recesión económica entre la candidatura del actual presidente Mauricio Macri, que busca la reelección, y la de peronista Alberto Fernández, que lleva como candidata a la vicepresidenta a Cristina Fernández de Kirchner. El regreso al poder de Kirchner es la opción vista con más temor por los inversores y podría acentuar la caída del peso, ya en mínimos históricos al haber superado las 45 unidades por dólar.

Normas