Vega Sicilia multipica por 20 el dividendo tras lograr una gran plusvalía inmobiliaria

El beneficio neto crece un 42% y la facturación un 3% por el alza de precios

Pablo Álvarez, consejero delegado de Bodegas Vega Sicilia.
Pablo Álvarez, consejero delegado de Bodegas Vega Sicilia.

Las Bodegas Vega Sicilia van viento en popa. La empresa que dirige Pablo Álvarez califica de “brillante” su último ejercicio, con un aumento del 3,1% en la facturación hasta 37,5 millones, pese a sacar menos botellas de Vega Sicilia al mercado. Con todo, el beneficio se disparó un 42%, hasta 24,65 millones, no por la marcha del negocio, sino por una operación inmobiliaria. Tras mejorar sus cuentas, la empresa ha decidido multiplicar por 20 el dividendo y repartir 30 millones de euros con cargo a reservas, según figura en sus cuentas anuales, auditadas por EY y depositadas en el Registro Mercantil.

“Hemos contado con una gran plusvalía proveniente de la enajenación de un activo inmobiliario de un valor alto ubicado en Madrid que representaba un activo extrafuncional”, señala la empresa. Vega Sicilia ha vendido por más de siete millones de euros ese inmueble que tenía alquilado en Madrid y que figuraba en sus cuentas con un valor contable de solo 846.000 euros. La operación ha generado un beneficio, neto de los costes de venta, de 6,488 millones, lo que ha impulsado tanto el resultado de explotación como el beneficio neto.

Pero la situación de su negocio tradicional también es boyante. “No hay riego de decrecimiento ya que hasta la fecha la totalidad de cada cosecha es vendida en el ejercicio correspondiente”, se lee en sus cuentas anuales.

De vino propio, es decir, de sus marcas Vega Sicilia Único y Vega Sicilia Valbuena 5, la compañía vendió un total de 363.819 botellas el año pasado, 6.000 botellas menos que el año anterior. Pero la facturación creció gracias a que el precio medio por botella pasó de 90,8 a 94,33 euros. En el mercado de exportación el precio medio pasó de 100,1 a 100,8 euros por botella, tras el gran salto de 2017 (de 85,8 a 100,1 euros). En 2018 la subida ha sido sobre todo en el mercado nacional, de unos 84,2 a unos 88,8 euros por botella. El 45,8% de las ventas de botellas de Vega Sicilia fueron al mercado de exportación, cuatro puntos más que el año anterior.

El mercado nacional aún concentra más de la mitad de la “elevada cifra de negocio en vino y en dinero”, como dice la empresa. En concreto, de los 37,5 millones de facturación, 19,86 millones correspondieron al mercado nacional, 7,95 millones (el 21%) a otros países de la Unión Europea y 9,67 millones (el 26%) al resto del mundo

Por otro lado, la compañía señala que la cosecha de uva en la finca Vega Sicilia fue mucho mejor que la de 2017, afectada por heladas. “Hemos podido elaborar una gran cosecha que garantiza una futura oferta por encima de la media estándar [...]; la calidad de la uva recogida y elaborada en esta campaña ha sido muy satisfactoria y en los umbrales exigidos por la excelencia de la bodega”, informa la empresa que aumentó su producción de uva un 37%, hasta los 415.000 kilos.

Vega Sicilia repasa en sus cuentas su nivel de existencias. Tiene vinos en proceso de crianza y envejecimiento de ciclo largo por importe de 15,2 millones, vinos embotellados en proceso de envejecimiento por 8,2 millones y vinos embotellados disponibles para la venta por 5,2 millones. La empresa ha contratado pólizas de seguros sobre esas existencias.

Bodegas Vega Sicilia fue constituida como sociedad en 1964, continuando la actividad de bodega desde finales del siglo XIX con sede en Valbuena de Duero (Valladolid). La empresa no presenta cuentas consolidadas, pues depende del grupo de El Enebro, la sociedad que controlan cinco de los hijos del fallecido David Álvarez, su fundador y fundador también de Eulen. La bodega ha sido objeto de una pugna judicial por el control en los tribunales.

Las otras bodegas

Aunque no presente cuentas consolidadas, Vega Sicllia posee otras bodegas y da cuenta de sus resultados en su propia memoria. La más rentable es Bodegas y Viñedos Alión, de Ribera del Duero, que mejoró un 17% tanto su resultado de explotación (hasta 5,17 millones) como su beneficio neto (hasta 3,85 millones). Además, casi duplicó (de 3 a 5,915 millones) el dividendo.

Pintia, la bodega de Vega Sicilia en Toro, redujo su resultado de explotación de 751.000 a 277.000 euros en 2018 y su beneficio neto cayó de 554.000 a 205.000 euros. Oremus, la bodega húngara del grupo, vio caer también el resultado de explotación de 393.000 a 209.000 euros y su beneficio de 314.000 a 159.000 euros.

En cambio, está en pérdidas la sociedad Bodegas Benjamín de Rorschild & Vega Sicilia, la bodega de Macán que tiene a medias con los Rotschild, si bien las pérdidas se redujeron de 2,15 a 1,04 millones.

También está en pérdidas la finca El Quexigal, en la provincia de Ávila, dedicada a la explotación agrícola, ganadera y turística. perdió 316.000 euros en 2018, pero Vega Sicilia no ve necesario hacer ninguna provisión dado el alto valor de dicha finca.

Por último, Europvin, la comercializadora de Burdeos (Francia) en la que tiene una participación del 20%, tuvo pérdidas de 1,08 millones.

Normas