Un Tesla Model 3 cruza EE.UU. batiendo el récord de la mítica Cannonball (vídeo)

Un Tesla Model 3 cruza EE.UU. batiendo el récord de la mítica Cannonball (vídeo)

Participaron en la categoría de coches eléctricos.

Como dirían los famosos galos de Astérix y Obélix, pero modificándola un poco, "estos americanos están locos". Como sabéis, no hay otro país donde se celebren más eventos de las temáticas más increíbles, listas para satisfacer todo tipo de gustos, hobbies y aficiones. Y los coches y las carreras, como no podía ser de otra manera, son parte fundamental de su cultura y filosofía de vida.

La Cannonball es una de esas locuras, que se celebra anualmente y que se popularizó gracias a una película de 1981 protagonizada por Burt Reynolds que tuvo bastante éxito. En España la conocimos como Los Locos del Cannonball y básicamente nos contaba durante la hora y media que duraba cómo es una carrera sin frenos para cruzar los EE.UU. de costa a costa.

Un Tesla Model 3 bate el récord

Desde hace unos años esa carrera tiene una categoría para coches eléctricos y, año a año, los participantes intentan batir el récord establecido. El caso es que ha sido una familia suiza (los Thomsen-Legler) la que ha conseguido rebajar el mejor tiempo marcado en la Cannonball para este tipo de vehículos. Y no creáis que ha sido por unos pocos minutos: nada más y nada menos que dos horas y seis minutos por debajo de la mejor marca.

Los pormenores de la hazaña los tenéis en el vídeo que os dejamos aquí encima, ya que era una prueba obligatoria que debía presentarse ante la organización para dar por válido el tiempo conseguido. La Cannoball les llevó desde Nueva York hasta Redondo Beach, cerca del aeropuerto de Los Ángeles. 

El viaje del Tesla Model 3 comenzó el 12 de julio a las 11:02 de la mañana y concluyó a las 8:12 de la tarde del 14 de julio en California. En total 48 horas y 10 minutos de trayecto para completar un recorrido de 4.562 kilómetros. La velocidad media fue de 94,8Km/h y en total tuvieron que parar 19 veces para recargar en alguno de los supercharger de la compañía de Elon Musk. Echando una mirada al consumo, el coche de los Thomsen-Legler gastó 832 kWh de energía, con un promedio de 182 Wh por kilómetro.

Aunque la familia es de Suiza y tuvo que importar el coche a EE.UU. para participar en la Cannonball, el coche tenía habilitadas las opciones de autopilot. Prueba de ello fue que la mayoría del viaje lo realizaron con el piloto automático ya que, entre otras cosas, la legislación americana lo permite. Eso sí, YouTube y Netflix todavía no lo podían ir viendo.

Normas