La libra se hunde hasta mínimos de 2017 ante el inicio de los preparativos para el Brexit duro

El Banco de Inglaterra se reúne este jueves para revaluar la situación

La libra se hunde hasta mínimos de 2017 ante el inicio de los preparativos para el Brexit duro
REUTERS

Durante sus primeros días en el cargo como nuevo Primer Ministro británico, Boris Johnson ya ha dejado claras cuáles son sus intenciones respecto al Brexit. El 31 de octubre Reino Unido dejará la Unión Europea, ya sea por las buenas o por las malas. Ante la cada vez mayor posibilidad de ruptura abrupta, la reacción de los mercados: el FTSE avanza al calor de la probable manga ancha por parte del Banco de Inglaterra en su política monetaria para tratar de paliar los efectos negativos y la libra esterlina cae hasta niveles mínimos de marzo de 2017. La moneda británica fluctúa en torno a los 1,23 dólares por cada libra, mientras que frente a la divisa comunitaria, se queda cerca de los 1,10 euros.

El próximo jueves, la máxima autoridad monetaria de Reino Unido se reunirá para revisar su política y actualizar sus perspectivas económicas. El 100% de los economistas consultados en una encuesta de Bloomberg considera que dejará los tipos de interés sin cambios en el 0,75%. Por su parte, los analistas de Crédit Agricole opinan que el Banco de Inglaterra rebajará sus estimaciones de la economía, lo que dará aún más motivos para apostar por una política monetaria expansiva en medio del Brexit duro.

Mediante un comunicado publicado el pasado domingo, el Gobierno de Reino Unido advirtió que una desconexión sin acuerdo es la "opción más probable" a menos que la Unión Europea reabra las negociaciones. Una opción que parece completamente descartada dadas las reticencias mostradas por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quién aseguró a Johnson que el acuerdo de salida que hay sobre la mesa es el "mejor y único posible".

Para dar más motivos a aquellos que ya dan por sentado el Brexit duro, Johnson anunció entre sus primeras medidas como Primer Ministro la creación de una Comisión que se reunirá diariamente para garantizar que el 31 de octubre Reino Unido dejará la Unión Europea. "Seguimos teniendo esperanzas de que la Comisión cambiará de opinión, pero debemos de trabajar dando por sentado que no será así, debemos de estar preparados para un no acuerdo", escribió en el Sunday Times el presidente de la Comisión del Brexit, Michael Gove. 

"Parece que tal y como se esperaba, el nuevo Gobierno se encuentra en una trayectoria de colisión frente a la Unión Europea y al Parlamento", opina en unas declaraciones a Bloomberg Jeremy Stretch, director de estrategia de divisas del CIBC. Según Stretch, a la inestabilidad del Brexit se le suma el de una posible convocatoria de elecciones: "El mercado se está viendo obligado a mirar al calendario para ver si es posible la celebración de una cuestión de confianza, con el Parlamento en un receso, hay muy poco tiempo para que se produzca la votación y parece cada vez más evidente que el Gobierno ha entrado en campaña electoral", señala. 

Normas