El PP aboga por eliminar la cotización de los vales de comida tras imponerla en 2013

El Partido Popular se suma a la reclamación de empresarios y sindicatos tras haberse abstenido de votar a favor de la medida hace ocho meses

El PP aboga por eliminar la cotización de los vales de comida tras imponerla en 2013

Representantes del sector de los vales de comida, pero también del de la hostelería, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la UGT, o la política, reclamaron este miércoles que se excluya de cotizar a la Seguridad Social el dinero destinado a cheques o tarjetas para el almuerzo de las plantillas o los trabajadores por cuenta propia. Defendieron el positivo impacto, tanto económico como social, que tendría la medida. La gran novedad es que el PP, que impuso el sistema actual en 2013, se muestra ahora a favor de revertirlo.

La exención fiscal de estos vales ya fue sometida a votación en el Parlamento el pasado noviembre como Proposición no de ley y aprobada sin ningún voto en contra pero con la abstención de PP y PSOE. Ocho meses después, la diputada del PP Carolina España se ha posicionado a favor de este cambio regulatorio durante su participación, con el resto de agentes sociales, en un debate celebrado en la sede del Consejo Económico y Social (CES).

Por su parte, a la diputada del PP se han sumado los de Ciudadanos y ERC (Sergio del Campo y Joan Capdevila, respectivamente) que se han comprometido también con la revisión de la norma. El diputado del PSOE, Juan Antonio Gilabert, ha evitado pronunciarse taxativamente sobre una posible cancelación de la cotización por los vales de comida pero tampoco la ha descartado.

“Atendiendo al estudio, a la proposición no de ley que se aprobó con todos los grupos, a que se puede crear un empleo estable y a los ingresos de la Seguridad Social, yo creo que es el momento para legislar y tomar la medida que favorezca en general a la economía, las empresas y los trabajadores”, dijo la diputada en el encuentro organizado por la Asociación Española de Empresas de Vales de Comida y Otros Servicios (AEEVCOS) y por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).

El informe al que se refiere, presentado en el debate y elaborado por la consultora Roland Berger, detalla que el cambio defendido elevaría la recaudación actual en 441 millones en el plazo de cinco años y crearía 14.424 puestos de trabajo, de tal manera que por cada 40 usuarios de vales de comida se generaría un nuevo empleo. Asimismo, el estudio constata que 280.000 personas más tendrían acceso a estos cheques, con lo que la penetración pasaría del 2% actual al 3,3%.

El socio director de la consultora, Patrick Biecheler, ha recordado que desde que se obligó a las empresas a cotizar por el dinero destinado a vales de comida en 2013, la contratación de estos ha caído un 11% perjudicando sobre todo pymes y micropymes. Biecheler a su vez ha resaltado que España es el único país europeo sin exención fiscal en vales de comida. En esta línea, los asistentes han asegurado que un incentivo fiscal de este tipo redundaría principalmente en las clases medias y trabajadoras mejorando la capacidad adquisitiva de rentas no superiores a 45.000 euros anuales.

El Secretario General de UGT Madrid, Luis Miguel López Reillo, también ha apostado por la eliminación de la cotización de los cheques de comida apelando a que es hora de superar las “medidas drásticas” que se implantaron durante la crisis y en “en las que seguimos instaurados” una vez superada. Además, ha aprovechado para pedir la derogación de las dos últimas reformas laborales.

Los defensores de la medida aseguran que los beneficios de esta exención fiscal no solo serían económicos. Emilio Gallego, Secretario General de Hostelería de España, ha incidido en la dimensión social de estos cheques concluyendo que no se puede “cargar con impuestos a un beneficio social” que “favorece el clima y el confort laboral”.

En cuanto a la situación de los gastos de manutención para los autónomos, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, ha manifestado las complicaciones ante las que se encuentra el colectivo para desgravar gastos de manutención, asegurando que a Hacienda le cuesta reconocer la deducibilidad de los vales de comida de los trabajadores por cuenta propia. A estos, igualmente, se les resiste demostrar que estos son gastos inherentes a sus negocios.

Así, el Presidente de UPTA ha solicitado a Hacienda “una interpretación sin ambigüedades para poder efectuar con seguridad jurídica las deducciones por manutención, ya que no se puede interpretar la Ley en contra del espíritu de ésta, es urgente modificar este grave desequilibrio entre los gastos deducibles de las sociedades y el de los autónomos personas físicas.”

Normas