El expresidente de Sema Group España impulsa una nueva consultora de TI en 7 países

Jacobo Israel, de 77 años, apuesta con Corus Consulting por el ‘IoT’, la robótica y la tecnología audiovisual

Jacobo Israel, presidente de Corus Consulting.
Jacobo Israel, presidente de Corus Consulting.

El expresidente de Sema Group, Jacobo Israel, ha vuelto a poner en marcha un nuevo proyecto empresarial a sus 77 años. Tras 34 años al frente de la filial española del gigante de los servicios tecnológicos, y tras crear y presidir otras dos empresas como Siconet y Efron (esta última vendida al grupo GFI en 2016), el histórico directivo del sector tecnológico español sigue en la industria con la nueva Corus Consulting, una compañía internacional desde su origen, especializada en consultoría y servicios TI de alto valor añadido. “Aunque sea el diplodocus del sector, mientras tenga salud y algo de visión estratégica continuaré”, dice entre risas a CincoDías.

Corus Consulting tiene su origen en Atamaral, una pequeña empresa de inversión controlada por Israel y un grupo de tecnólogos emprendedores. La consultora nació como resultado de la fusión de dos empresas participadas por esa firma, una especializada en tecnologías ligadas al mundo audiovisual y mundo web y otra en automatización de procesos, pero ha fortalecido su oferta gracias a la participación minoritaria de la consultora en otras empresas, como CDN Transparent, competencia del gigante Akamai y en la que tiene aproximadamente un 35%, o con la inversión o creación de otras empresas como Alarzel o Samia Data, que se está poniendo en marcha y estará especializada en analítica de datos e inteligencia artificial.

“La estrategia ha sido crear varias empresas de nicho, todas con la misma cultura, en vez de una sola que haga todo. En el caso de Corus, esta atiende tres nichos -internet de las cosas (IoT), tecnología aplicada a lo audiovisual y automatización de procesos- y se complementa con lo que hace el resto: robótica, movilidad, sistemas, big data...”, continúa Israel, que explica que todas ellas suman una cifra de negocio de 10 millones de euros, de los que entre 7 y 8 corresponden solo a Corus. Hoy el 50% de los ingresos provienen del exterior, pero el objetivo, según apunta, es elevar esa cifra.

La compañía cuenta actualmente con oficinas en siete ciudades (Madrid, Barcelona, Boston, México DF, Bogotá, Lima, Santiago de Chile y Manila). EE UU es su segundo mercado, tras España, donde agrupa la mitad de su plantilla, que ya suma 230 personas. En Europa, más allá de España, no están presentes, pero no descartan entrar en algún país fusionándose con alguna otra empresa o compañías nichos similares a las suyas. “Miramos con buenos ojos Reino Unido, Francia, Alemania, y también países como Suiza, Suecia o Finlandia, donde se vive la cuarta revolución industrial, muy ligada al internet de las cosas, la robotización de los procesos, la analítica de datos y la inteligencia artificial, donde somos fuertes”, señala el directivo.

Israel resalta que el perfil de cliente de Corus Consulting son las grandes empresas; también las startups de base tecnológica. "Nuestro principal reto", admite, "es que las empresas apuesten por nuestra marca en los nichos en los que estamos, y estamos dispuestos a demostrar que lo hacemos mejor que muchas grandes consultoras, porque ofrecemos especialización, agilidad, innovación y cercanía al cliente. A diferencia de muchas multinacionales, en Corus las decisiones las tomamos aquí y podemos mirar a los ojos de los clientes para cerrar un compromiso", subraya.

Entre sus clientes están Banco Santander, Iberia, Mapfre, Movistar, Cepsa, Alsa, CocaCola, Prisa Radio o Mercadona. Acciona, por ejemplo, contrató sus servicios para su gran obra del metro de Quito, donde manejaban máquinas muy caras. “Le suministramos un sistema que automatiza la conducción de todo el equipamiento para prevenir riesgos laborales”, detalla Israel, que aclara que "donde hay vidas humanas en riesgo o maquinaria de mucho valor hay un nicho para proyectos de IoT".

Precisamente, ahora están trabajando en dos proyectos de internet de las cosas. Uno con una empresa de infraestructura de carreteras que no pueden desvelar por contrato. "En este caso, el objetivo es evitar que haya muertos en las carreteras cuando hay obras, pues muchas veces se acumulan camiones que impiden ver qué está ocurriendo". El segundo proyecto tiene que ver con el sector sanitario: "Estamos vinculando la historia clínica del paciente con los distintos dispositivos que tiene en la habitación (medidor de pulso, de oxigenación en sangre...) para que la enfermera sepa su estado sin entrar en la habitación y pueda recibir alertas sobre cualquier cambio o si le va a dar una medicación que no debe".

Para Israel, la consultoría tecnológica en España ha tenido una deriva que no es la que debería haber tenido. "Hay una acumulación de grandes multinacionales, pero que en el fondo, si se fija uno, lo que hacen es en gran parte asistencia técnica; servicios de escaso valor añadido. Pero, si nos fijamos en los nuevos nichos, esas grandes empresas no son mucho más grandes que nosotros. Hacen lo mismo, intentan hacerlo más caro y no siempre lo consiguen", continúa el presidente de Corus Consulting, quien admite, no obstante, que las grandes marcas del sector generan confianza y muchas empresas creen que esas grandes marcas les liberan de la responsabilidad, "y eso no es así", subraya.

El directivo presume de la cartera de servicios que tiene hoy la compañía, y que incluye desde el diseño, desarrollo y explotación de canales digitales y apps, a la integración de sistemas y automatización y robotización de procesos, herramientas de big data y analítica de datos, diseño y gestión de infraestructuras cloud, y producción audiovisual y sindicación y monetización de contenidos. "Hoy el capital de Corus es 100% español, pero mantenemos la cabeza abierta, porque apostamos claramente por ser una empresa internacional", dice. 

Normas