Vodafone aprueba un bonus de 2,1 millones para Coimbra ligado a objetivos

Por su parte, el consejero mundial de la firma, Nick Read, tendrá una compensación de 5,4 millones

Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone en España.
Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone en España.

La compañía de telecomunicaciones Vodafone ha fijado dos compensaciones por objetivos para su consejero delegado en España, Antonio Coimbra, que suman un total de 1.940.542 libras (2.166.518 de euros al cambio actual). Dicho bonus está atado al cumplimiento de los objetivos de la empresa para los próximos tres años, hasta junio de 2022.

“Los premios se han otorgado de acuerdo con el plan de incentivos global de Vodafone. La adjudicación de estos premios está condicionada a la continuidad del empleo en el grupo y a la satisfacción de las condiciones de rendimiento aprobadas por el comité de remuneraciones y se otorgará el 26 de junio de 2022”, explicó la empresa.

En la teleco, que recientemente lanzó el 5G en España, insistieron en que este tipo de incentivos “son normales” en muchas firmas, con el objetivo de motivar a empleados y directivos a mejorar su rendimiento.

La teleco, que anunció recientemente un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) en España que afectó a 1.000 trabajadores, el 20% de su plantilla en el país, también estableció un bonus por objetivos para su consejero delegado mundial, Nick Read, de 4.859.546 libras (5.427.724 de euros). Por su parte, Margherita Della Valle, directora financiera de la compañía, tendrá una compensación por objetivos de 2.957.984 de libras (3.303.831 de euros).

La compañía, que en un comienzo pretendía reducir su plantilla en 1.200 personas y que después de las negociaciones con sindicatos se quedó en un recorte de 1.000 trabajadores, valoró sus activos en España en 7.730 millones.

La cifra, que corresponde al ejercicio fiscal que transcurrió entre abril de 2018 y marzo de este año, es un 27% menor que la del ejercicio precedente. El valor del conjunto de los activos se situó ligeramente por encima de los 7.200 millones de euros en que se valoró la adquisición de Ono en 2014 (cantidad que incluyó pago en efectivo y deuda). La reducción es consecuencia del saneamiento en el valor de los activos en España de 2.900 millones de euros aprobado por el grupo Vodafone, y anunciado en noviembre pasado, al considerar que los flujos de caja en el futuro frente a las tasas de inversión serán inferiores.

Normas
Entra en El País para participar