José Enrique González (Bridgestone): “Daremos una recarga de emergencia a los coches eléctricos sin batería”

El fabricante de neumáticos busca convertirse en un proveedor de servicios de movilidad

José Enrique González, director general de Bridgestone para el suroeste de Europa.
José Enrique González, director general de Bridgestone para el suroeste de Europa.

Unos jugadores importantes del mundo del motor de los que se suele hablar poco son los fabricantes de neumáticos. La firma Bridgestone, que tiene tres plantas en España (Basauri, Burgos y Puente San Miguel) se encuentra en pleno proceso de transformación hacia los servicios de movilidad.

En el sur de Europa, la compañía está liderada por José Enrique González, un salmantino que lleva ligado a la empresa desde hace 22 años. En su estadía en la empresa ha pasado por diferentes puestos en los departamentos de marketing, ventas e incluso ha liderado la estrategia del grupo en la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África). El directivo recibe a CincoDías para tratar la actualidad de la empresa nipona.

¿Hacia qué nuevos servicios está orientando Bridgestone su negocio?

Estamos pasando de ser una compañía industrial fabricante de neumáticos, que es lo que hemos hecho hasta ahora, para ser una empresa de movilidad y de soluciones de movilidad. En primer lugar nos estamos centrando en una plataforma de suscripción. Queremos vender nuestro producto, tanto el neumático como el mantenimiento del mismo y del vehículo, que damos a través de nuestra red, dentro de un modelo de suscripción que se llama Mobox. Por otro lado, tenemos un programa específico de servicios para el coche eléctrico. Queremos dar un servicio móvil en la base de las distintas flotas que están operando en Madrid con un objetivo muy claro: que ellos puedan maximizar el tiempo operativo de los vehículos.

¿Está hablando de carsharing?

De coche compartido pero también se lo estamos ofreciendo a empresas como Uber y Cabify. Dentro del carsharing tenemos acuerdos con Emov, Zity, Wishilife y estamos en negociaciones con Car2go y Wible. Con ellos no hay acuerdo cerrado todavía. Les ofrecemos ir a la sede de la flota o allí donde esté el vehículo y le proporcionamos el mantenimiento que sea necesario, no solo ruedas. Una de las propuestas que estamos desarrollando es, por ejemplo, que si un vehículo eléctrico se queda sin batería en mitad de un trayecto, nosotros ofrecemos un coche que se desplaza hasta el lugar y le proporciona una recarga de emergencia. Es un vehículo eléctrico, con lo cual nos permite trabajar en las zonas de tráfico restringido. Nos está dando muy buenos resultados. Ahora se lo estamos dando a las flotas, pero nuestro plan es empezar a ofrecérselo a los usuarios finales.

¿Para cuándo tienen previsto que el servicio esté disponible para usuarios particulares?

Para antes de finales de año estaremos ofreciéndolo. Ya tenemos contacto con algunos fabricantes de coches, que son conocedores de esta ansiedad que genera al usuario el poder quedarse sin batería.

¿Con qué fabricantes están hablando?

No podemos decirlo en estos momentos. Pero hay interesados en el modelo.

¿Fabricantes europeos?

Sí. A ellos les soluciona una de las principales barreras en la venta del coche. Lo queremos articular dentro de nuestra plataforma de suscripciones.

¿Los nuevos servicios que están explorando los centrarán solo en los coches?

No. Acabamos de lanzar en Francia un sistema de suscripción que permite al usuario acceder a cualquier tipo de bicicleta eléctrica. Es algo totalmente novedoso para nosotros. Es una forma de permitir a la gente de una manera asequible acceder a una forma de movilidad que está creciendo en las grandes ciudades.

¿Piensan expandirlo a otros países?

Sí. Posiblemente España sea uno de los mercados potenciales de esta solución de movilidad que se llama Mobeflex. Con una cuota mensual el usuario puede acceder a cualquier tipo de bicicleta eléctrica y a todos los servicios relacionados con el mantenimiento o de la asistencia todos los días las 24 horas.

¿Tiene la compañía algún proyecto en marcha como el de Michelin con General Motors con su neumático que no necesita aire?

Para nosotros no es una novedad porque hemos lanzado un neumático con tecnología airfree, que permite que el neumático pueda rodar sin necesitar presión. Es una estructura donde la banda de rodadura del neumático está montada sobre una estructura de polímeros. Es un concepto muy parecido al de Michelin, que lanzaremos en el transcurso de este año.

¿Están invirtiendo en algún tipo de material que pueda sustituir el caucho como está haciendo Continental con el diente de león?

Bridgestone tiene un plan de reducir cualquier compuesto químico en la fabricación del neumático. Para 2050 esperamos que el neumático se estructure de componentes naturales y reciclables.

¿Qué previsiones tienen para este año en España?

Esperamos que el mercado, y teniendo en cuenta los últimos movimientos del parque, esté muy alineado con el año anterior. Desde el punto de vista de Bridgestone, prevemos continuar con el crecimiento sostenible que hemos tenido los últimos años. Sobre todo gracias a la incorporación de los nuevos servicios de movilidad que nos están ayudando, principalmente, en el resultado operativo.

¿Por qué decidieron invertir en TomTom?

TomTom es un acelerador para poder conectar con el vehículo, extraer la información del coche, procesarla y crear nuevas propuestas de valor. Ahora uno de los puntos críticos de los vehículos eléctricos es cuándo baja la carga de la batería secundaria, la que permite abrir el vehículo. Por ejemplo, para un usuario de Emov, si el coche que quiere usar tiene la batería secundaria descargada, no podrá abrir la puerta. A través de la telemática podemos leer esa información y lanzar un mensaje a las flotas para avisarles de que tienen una serie de vehículos que no están operativos. Nos permite el acceso a información que estamos en situación de valorizarla y ofrecer la posibilidad a las flotas de reducir los costes operativos.

¿Tienen algún plan de inversión para España?

España para Bridgestone es la punta de lanza de todas las soluciones de movilidad. Nosotros tenemos una infraestructura muy potente, un conocimiento de marca muy grande y somos la marca número tres del mercado español. Donde vamos a continuar invirtiendo es en pilotar y desarrollar todo tipo de soluciones de movilidad que se puedan ir generando.

¿Le preocupa la caída general que está sufriendo la industria del motor?

La caída solo sería preocupante si no fuésemos capaces de identificar las oportunidades que hay. Para una empresa como la nuestra, los movimientos que está habiendo están llenos de oportunidades. Claramente va haber una tensión económica. En España las previsiones económicas van a la baja, al igual que la industria de la automoción. Somos conscientes de que se venderán menos coches en las grandes ciudades, pero al mismo tiempo los automóviles van a circular más tiempo. Vamos a pasar de tener un usuario individual a tener uno de flota, que conduce muchos más kilómetros. Las empresas tenemos que ver cómo podemos competir dentro de este segmento.

Normas
Entra en El País para participar