En Acciona los retos no asustan ni de lejos a las pioneras

Cuatro profesionales de la empresa a pie de obra piden un esfuerzo para conciliar y hacer un cambio cultural

Acciona
María Trinidad Barrios.

Trabajar en un mundo de hombres, como es la ingeniería, y hacerlo además liderando grandes proyectos de obra a miles de kilómetros de tu casa y de tu familia, y en países muy distintos al nuestro, es algo a lo que están acostumbradas las cuatro protagonistas de esta historia. Las cuatro tienen algunas cosas en común: son madres y hacen grandes esfuerzos para conciliar vida laboral y familiar; se sienten apoyadas por la empresa en la que trabajan, Acciona.

Han tenido que demostrar más que sus compañeros varones para ser respetadas, y creen que hay que hacer un esfuerzo en la familia, la educación y la sociedad para atraer a más niñas y jóvenes a este tipo de profesiones.

Al principio tenías que demostrar más profesionalidad y seriedad para ganarte el respeto

Elena Rodríguez. Ingeniera Industrial

Pilar Blanco (Burgos, 1968) es una pionera. De hecho, fue la primera ingeniera de caminos contratada por Acciona, donde ha liderado grandes proyectos internacionales en Canadá, Australia o Nueva Zelanda. A lo largo de 25 años ha asistido a un “gran cambio en la sociedad”, pasando de “la sorpresa del inicio” a la normalidad de ahora.

Confiesa que “ha sido complicado” organizarse a nivel familiar, “sobre todo estando en la obra”, y señala que, “hay un momento en el que tienes que decir no. Tienes que ser tú el que ponga esos límites”.

Al final se trata de calibrar la importancia de ambas vidas y hallar el equilibrio

Pilar Blanco. Ingeniera de caminos

Blanco se muestra muy preocupada por la poca presencia de mujeres en carreras como la suya y adelanta esta reflexión: “Es importante que haya un cambio cultural global, no solo en la educación, sino en las familias. Creo que los padres y madres creen que sus hijas son más débiles y que necesitan más protección”.

Elena Rodríguez (Guadalajara, 1977) cree que es “fundamental transmitir el entusiasmo por lo que hacemos a las chicas jóvenes” y comenta la casualidad de que todos los becarios que ha contratado últimamente “eran mujeres”.

El consejo de administración de Acciona cuenta actualmente con tres mujeres consejeras, de un total de once vocales

Esta ingeniera industrial, que también ha trabajado lejos de casa en proyectos en Chile, México o Sudáfrica, confiesa una cierta “sensación de culpabilidad” que extiende a varones y féminas por el tema familiar.

Sobre este asunto, piensa que “hay que darle una vuelta a la conciliación familiar y buscar una solución más profunda”. Consciente de “que la vida no da para más”, sí que agradece la flexibilidad que hay en la empresa, algo que ayuda mucho “de cara a la conciliación”.

Los directivos y el colectivo de técnicos titulados son los que acumulan una mayor diferencia a favor de los hombres

María Trinidad Barrios (Cádiz, 1971) ha experimentado una evolución consciente desde que empezara a trabajar como topógrafa y encargada de obra en proyectos nacionales e internacionales hace tres décadas.

“Cuando empezamos a trabajar en la obra, nos esforzábamos en emular las cualidades de nuestros compañeros varones”, cuenta. “Luego sentí un cambio de mentalidad. No tengo que demostrar que soy como un hombre, sino ser yo misma y aprovechar mis cualidades femeninas”, asegura.

Antes era complicado. Había machismo. Ahora todo está cambiando

María Trinidad Barrios. Topógrafa


Piensa que “aún queda mucho recorrido para que la igualdad sea plena” y que la conciliación “exige un esfuerzo extra a las mujeres”. En este tema es partidaria de crear “una red de apoyo institucional a las familias” y sumar otro reto no menos importante, como es el de “concienciar a los hombres”.

Mujer acostumbrada a los grandes retos, es desde hace unos años la operadora de la primera impresora 3D de hormigón en España, dentro del grupo de innovación de Acciona. Con esta máquina ha construido el primer puente peatonal del mundo hecho en impresión 3D. Está en la localidad madrileña de Alcobendas.

Los referentes femeninos ayudan a visualizarse en esa profesión en el futuro

Sara Sola. Ingeniera informática

Sara Sola (Pamplona, 1981), es ingeniera informática y es también una mujer acostumbrada a vivir en un mundo de hombres “desde que comencé la carrera hace 20 años”. Se considera una afortunada porque “siempre me han tratado con respeto”, aunque señala que “muchas de las expresiones que se utilizan a diario son muy masculinas”.

Es también partidaria de “tener referentes femeninos”, algo que, en su opinión, “ayuda a que una misma se visualice en un futuro en esa profesión”.

Estrategia global

La empresa ha desarrollado planes de igualdad por sectores de actividad. Lo ha hecho independientemente de que tuviera obligación legal o no de hacerlo (la ley lo exige solo en empresas de más de 250 trabajadores).

La voluntad de la compañía ha sido certificar su compromiso y los logros derivados de los planes y de las distintas políticas desarrolladas; energía, infraestructuras y servicios tienen este distintivo.

Normas