Natixis se desploma en Bolsa por las dudas sobre su gestora H2O

Las acciones del banco francés han llegado a caer cerca de un 12%

Natixis se desploma en Bolsa por las dudas sobre su gestora H2O

El banco de inversión francés Natixis está cayendo a plomo en Bolsa. Sus acciones pierden en la jornada cerca de un 12% después de que se haya cuestionado la forma de actuar de una de sus filiales, la gestora H2O. Los títulos de la compañía están en mínimos de tres años.

El motivo que ha desencadenado las ventas ha sido que Morningstar (una firma estadounidense especializada en el análisis de fondos de inversión) ha retirado la calificación que otorgaba al fondo H2O Allegro, por dudas sobre la "liquidez" y posibles conflictos de interés del cofundador de la firma Bruno Crastes. 

Este vehículo, con 2.200 millones de euros de patrimonio había obtenido una rentabilidad espectacular en los últimos ejercicios. Casi inverosímil. El año pasado rentó un 29,3% (a pesar de que casi todos los activos financieros se depreciaron). En 2017 obtuvo un 24%. Su rentabilidad media anual en los tres últimos años ha sido del 32%.

El fondo H2O Allegro no se ha vendido en España, de acuerdo con fuentes cercanas a Natixis. La firma, especializada en inversiones alternativas en bonos, fue presentada al mercado español hace dos años.

Morningstar, líder mundial en el análisis de fondos, ha retirado su valoración del H2O Allegro y ha puesto en revisión la medalla de bronce que le había otorgado a la gestora H2O en su conjunto. H2O sí que ha vendido algunos otros fondos en España (Adaggio, Fidelio, Largo, MultiEmerging y MultiAggregate), aunque su venta ha sido residual.

"Hemos tomado esta decisión después de los interrogatorios llevados a cabo por nuestro equipo de investigación, acerca de la liquidez de ciertas obligaciones privadas propiedad de uno de los apartados de los fondos", explica Morningstar en un comunicado. Pese a las dudas, Natixis IM afirma en declaraciones a CincoDías que "no hay problemas de iliquidez para los clientes de H2O" y recuerda que las posiciones ilíquidas son residuales en estos fondos y no llegan al 5% en el caso de Allegro.

La decisión de Morningstar se produce en un momento de máxima susceptibilidad en los mercados sobre el tema de la liquidez. Hace solo dos semanas, el fondo de inversión de uno de los gestores estrella de Reino Unido, Neil Woodford, tuvo que congelar las retiradas de dinero precisamente por un problema de liquidez. El gestor había invertido demasiado en activos ilíquidos, lo que dificultaba su venta en un momento de peticiones masivas de reembolsos del fondo.

El fantasma de la liquidez empieza tomar una forma más corpórea en esta última fase de ciclo bursátil. Tras años de revalorización de la Bolsa, especialmente la estadounidense, son muchos los inversores que empiezan a recordar cómo en 2007 la desconfianza empezó a campar a sus anchas y nadie quería comprar ningún activo financiero, lo que precipitó el colapso de muchas instituciones.

"Nosotros estamos en un modo de máxima cautela, porque consideramos que el ciclo está tratando de prorrogarse artificialmente con las inyecciones de los grandes bancos centrales. Hemos preferido buscar las opciones más cautas, aún a costa de renunciar algo de rentabilidad. Lo importante a esta altura del ciclo es preservar el capital", apuntaba esta mañana en una rueda de prensa en Madrid, Jaques Sudre, gestor de fondos en la Amiral Gestion.

La decisión de Morningstar de retirar su apoyo al H2O Allegro y poner en cuestión el funcionamiento de toda la gestora representa un duro golpe para Natixis, propietario de la firma. Este banco francés (controlado por el grupo Caisse d'Eparge y por Banque Populaire) tiene una importante división de gestión de activos, Natixis Investment Management. Esta firma tiene cerca de 800.000 millones de activos bajo gestión.

El modelo de negocio de Natixis IM es multi-boutique. En los últimos años ha ido absorbiendo gestoras, 18 en total, cada una de ellas con un enfoque temático o sectorial diferente. "Lo sucedido hace que aumente la preocupación sobre la calidad de la supervisión de los gestores de Natixis sobre su red de gestoras internacionales", apunta Jean Pierre Lambert, analista de la firma Keefe, Bruyeette & Woods. Esto podría tener un efecto "bola de nieve" sobre la gestora H2O, si los clientes privados empiezan a solicitar retiradas de dinero, y se produce un cambio en los gestores.

H2O Asset Management tiene sede en Reino Unido. Fue fundada hace nueve años por Bruno Crastes, un exitoso gestor de fondos francés, especializado en inversiones alternativas dentro del mundo de la renta fija. Tiene cerca de 30.000 millones de euros bajo gestión. Los accionistas de la firma son el propio Crastes, Vincent Chailley (director de inversiones) y Ostrum Asset Management, la mayor gestora controlada por Natixis IM.

El fondo que se ha puesto en cuestión por Morningstar, el H2O Adaggio, está fundamentalmente invertido en deuda pública mexicana. Sin embargo, por lo que se ha cuestionado el vehículo es por que ha comprado varios fondos emitidos por compañías relacionadas con el controvertido inversor alemán Lars Windhorst. De acuerdo con Bloomberg, se trata de bonos que apenas se negocian, a pesar de que el fondo permite retiradas de fondos diarias, lo que podría generar un potencial problema de liquidez.

Normas