Gestamp busca alianzas en China, donde se producirán el 47% de los coches eléctricos en 2026

El fabricante de componentes ve “lógico” que España tenga una fábrica de baterías para vehículos electrificados en el futuro

Francisco Riberas, presidente de Gestamp
Francisco Riberas, presidente de Gestamp

El presidente del fabricante de componentes para coches Gestamp, Francisco Riberas, ha dicho este martes en una rueda de prensa celebrada en la mayor factoría de la firma, en Bielefeld, Alemania, que la compañía está orientando su estrategia a conseguir pactos con fabricantes chinos, ya que ese país acaparará el 47% de la producción de vehículos eléctricos en 2026. Europa será el segundo mayor productor con el 28% del mercado y Estados Unidos quedará relegado a un tercer puesto, con apenas un 10%. El 15% restante se repartirá entre otros países.

En el ejercicio pasado, Gestamp anunció la creación de una joint venture con la firma BHAP (marca china de componentes). La enseña española y la asiática tienen planeado construir un centro tecnológico en Pekín enfocado en el desarrollo de cajas de baterías. A su vez, Gestamp anunció este mismo año una alianza con Wuling, otra marca china, para aumentar las capacidades de la empresa en carrocería, chasis y otros productos en la región de Guangxi Zhuang.

Por otro lado, Riberas ha asegurado que ve “lógico que España tenga una planta de baterías” en el futuro, ya sea gracias a la inversión de empresas locales o extranjeras. “Hay que ser más proactivos”, ha indicado el presidente de la compañía, para atraer inversiones al país que permitan el desarrollo de la producción de automóviles electrificados. “No hacen falta necesariamente ayudas [por parte del Estado]. No nos estamos enfocando en las oportunidades que ofrece la llegada del vehículo eléctrico. Hay que ser capaces de mantener la competitividad en niveles atractivos para atraer inversiones”, ha señalado.

Gestamp, ha dicho Riberas, seguirá con su estrategia de instalar plantas allí donde estén sus clientes. Actualmente, la compañía que emplea a 43.000 personas en todo el mundo, tiene 109 fábricas repartidas en 22 países y otras tres en construcción (en Marruecos, Eslovaquia y México).

Estampación en caliente

Riberas ha explicado que la empresa se está enfocando en el desarrollo de la tecnología de la estampación de piezas en caliente, un proceso que les está permitiendo aligerar el peso de los vehículos. Este es un gran problema en la movilidad eléctrica, ya que debido a las baterías estos coches son mucho más pesados que los automóviles de combustión. La compañía ha desarrollado ya la cuarta generación de esta tecnología y es referente en este proceso productivo.

“Esta solución proporciona soluciones ligeras de alta tecnología necesarias para lograr una reducción de emisiones de CO2 en los vehículos de motores de combustión interna, ampliar la gama de coches de nueva energía y al mismo tiempo aumentar el rendimiento de seguridad de la estructura del cuerpo”, han indicado en la firma.

La compañía facturó el año pasado 8.548 millones de euros y tuvo un ebitda de 961 millones. Riberas ha asegurado, que si bien el contexto internacional es inestable por la situación en Reino Unido y por la guerra arancelaria entre EE UU y China, Gestamp logró aumentar su facturación a nivel mundial un 6,8%, cuando el resto del mercado cayó un 4,7%, según cifras de la compañía. En España, sin embargo, Gestamp disminuyó sus ingresos un 6%.

 

La producción de cajas de baterías

Gestamp tiene como objetivo avanzar en el negocio de la producción de cajas de baterías, una parte del vehículo que requiere de materiales ligeros como el aluminio. Es por ello que la compañía firmó, en abril de este año, un acuerdo con la firma griega ETEM, para entrar en el mercado de la extrusión de aluminio. “Este metal será muy importante en la producción de cajas de batería y Gestamp tiene la capacidad de ofrecer todos los procesos involucrados en su fabricación”, han señalado en la multinacional española.

Un ejemplo de la apuesta por la electromovilidad, que está llevando a cabo este gigante de la industria de componentes, es que en su fábrica en Bielefeld, donde emplea a unos 1.300 trabajadores, Gestamp ya produce las cajas de baterías para la plataforma de vehículos eléctricos MEB del grupo automovilístico Volkswagen.

Normas
Entra en El País para participar