Renta fija

El Tesoro y la banca sacan partido de los mínimos del bono español a 10 años

España da mandato para la venta de un sindicado a 10 años

Consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Cortázar.
Consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Cortázar.

La renta fija atraviesa un momento envidiable. Con el bono español a 10 años en mínimos históricos (cerró en el 0,57%), las cotizadas y el Tesoro no quieren dejar pasar la ocasión para obtener recursos a precios reducidos. Esto es lo que llevó a CaixaBank a probar suerte en el mercado primario, que había estado paralizado desde la presentación de resultados del primer trimestre.

No se ha cumplido ni una semana desde que el BCE aplazara seis meses más la subida de tipos (prevista ahora para la segunda mitad 2020) y la gran banca se apresura a llamar a la puerta de los inversores institucionales. La entidad que preside Jordi Gual vendió 1.250 millones en deuda sénior no preferente a siete años. Los inversores, ávidos de liquidez, aguardaban la entrada de papel nuevo y se dejó sentir en la demanda, que supero los 4.000 millones. Este apetito permitió rebajar en 30 puntos básicos el diferencial, que pasó de los 175 puntos básicos iniciales a los 145 puntos básicos sobre midswap (tipo de interés de referencia en el mercado interbancario libre de riesgo a ese plazo) a los que se cerró la operación. El cupón que ofrecerán estos bonos es del 1,375%.

Barclays, BNP Paribas, CaixaBank, Credit Suisse y Morgan Stanley actuaron como bancos colocadores.

Hasta hoy la última emisión de este tipo efectuada por CaixaBank se produjo el pasado mes de enero, coincidiendo con una de las tradicionales ventanas del mercado de capitales. En aquella ocasión, el banco vendió 1.000 millones a cinco años con un diferencial de 225 puntos básicos sobre midswap. Con la de este martes son ya cuatro, CaixaBank ha realizado cuatro emisiones de deuda senior no preferente por un valor de 4.500 millones.

Santander no quiere quedarse al margen del optimismo que impera en la renta fija. Según publicó Bloomberg, la entidad Ana Botín ha dado mandato a Barclays, BNP Paribas, DZ Bank, Société Générale, CIB y Santander para vender deuda sénior preferente a cinco años. La filial Santander UK colocó 1.000 millones de dólares en deuda sénior a cinco años.

Pero no solo los bancos son están sondeando el mercado. También el Tesoro analiza con lupa las oportunidades y según fuentes de mercado hoy procederá a la emisión de bono sindicado con vencimiento el 31 de octubre de 2029. La operación se produce después de que la semana pasada el organismo dependiente del Ministerio de Economia cobrara por primera vez en su historia por la deuda a cinco años, algo que hasta la fecha solo había estado reservado a las letras a tres, seis, nueve y 12 meses así como los bonos a tres años.

BBVA, Crédit Agricole, Goldman Sachs, HSBC, Santander y Société Générale serán las entidades encargadas de llevar a buen puerto la emisión de deuda a diez años. De momento, se desconoce el objetivo de captación, pero según fuentes próximas a la operación, el Tesoro espera vender 10.000 millones. Es decir, el mismo importe logrado en la emisión sindica a 10 años del pasado 30 de enero, última colocación de este tipo efectuada por el erario público. En aquella ocasión, el precio fue de 65 puntos básicos sobre midswap, equivalente a una rentabilidad del 1,46%. Un mes después procedió a la emisión de 5.000 millones en deuda sindicada a 15 años.

Italia prepara una emisión a 20 años

Los rendimientos del bono italiano a 10 años distan mucho sus homólogos en la periferia. Mientras la deuda española y portuguesa con vencimiento en 2029 están en zona de mínimos (0,57% y 0,64%, respectivamente), la italiana se sitúa en el 2,14%. Sin embargo, esto no es impedimento alguno para que Italia se suma a la oleada de venta de bonos. El país ha dado mandato Morgan Stanley, Monte dei Paschi di Siena Capital Services, NatWest Markets, Nomura y Société Générale para la venta de bonos sindicados con vencimiento en 1 de marzo de 2040.

Normas