Los fondos que apostaron contra la deuda soberana arrastran fuertes pérdidas

CaixaBank y Mutuactivos lanzaron fondos de este estilo

Peores fondos pulsa en la foto

Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, cambió la historia de Europa cuando hace siete años dijo en Londres “el BCE está dispuesto a hacer lo que haga falta para preservar el euro”. A partir de ahí, los inversores dejaron de apostar contra la deuda soberana de España o Italia y estos bonos acumularon una prolongada revalorización.

El peso de esa sentencia sigue muy presente entre las gestoras de fondos. Hace dos años, algunos pensaron que la política de tipos cero y compra masiva de deuda soberana había llegado a su fin, y decidieron empezar a invertir con la tesis de que el bono alemán tendría que dejar de ofrecer rentabilidades negativas, y que no era razonable que España pagara por financiarse menos del 1%. Sus cálculos fallaron.

La firme creencia en que las cosas iban a cambiar llevó a CaixaBank Asset Management y a Mutuactivos (la gestora de fondos de Mutua Madrileña) a lanzar vehículos cuya tesis de inversión era que el precio de los bonos tenía que caer, especialmente en el caso del bund alemán. Sus gestores contrataron derivados financieros que permitirían apostar contra la deuda soberana. Si caía el valor de estos bonos, el fondo se revalorizaría. Pero la estrategia no ha funcionado, y estos productos acumulan fuertes pérdidas.

El Mutuafondo Duración Negativa, que tiene un patrimonio de 192 millones de euros (en buena medida, de la propia Mutua Madrileña), acumula una rentabilidad negativa del 6,88% desde comienzos de 2018.

Las recientes declaraciones de Draghi asegurando que al menos hasta dentro de un año los tipos se mantendrán en el 0% han sido un jarro de agua fría para estas estrategias.

En el caso del CaixaBank Duración Negativa, con 84 millones de euros de activos bajo gestión, acumula desde inicios del año pasado un rendimiento negativo del -3,27%.


Riesgos asimétricos

“Creemos que las valoraciones de la deuda alemana van a deteriorase mucho más rápido de lo que piensa el mercado”, explicaba Eduardo Roque, director general de Mutuactivos (ahora en Bestinver), cuando se lanzó el Mutuafondo Duración Negativa, a comienzos de 2017.

En teoría, a medida que la economía europea fuera mejorando, el BCE tendría más incentivos en normalizar su política monetaria, abandonar su programa de compra de deuda y subir los tipos de interés. Pero siempre han acabado apareciendo nuevos nubarrones que han hecho que Draghi no quiera plegar el paraguas: ascenso del populismo en Italia, tensiones por la negociación del Brexit con Reino Unido, la guerra comercial desatada por Donald Trump. Cuando se lanzaron estos productos, el riesgo de que el bono alemán alcanzara nuevos máximos era muy bajo (teóricamente), frente a la atractiva recompensa de que el bund se depreciase y aportase mucha rentabilidad al fondo.

Además de estos fondos específicos de duración negativa (cuya estrategia se basa en una depreciación de la deuda soberana), hay otros fondos de inversión de renta fija que destinaron parte de su patrimonio a este tipo de estrategias.

Es el caso del Gesconsult Renta Fija Flexible. Su gestor, David Ardura, confiaba en que el bono alemán fuera recuperando unos precios razonables, por lo que destinó parte de la inversión a ponerse en corto sobre este activo. Desde comienzos de 2018 acumula una depreciación del 2,73%. Otros fondos con fuertes caídas son el Liberbank Mix-Renta Fija (-6,55%) y el AzValor Capital (-4,59%).

Normas