#BeachTime, paraísos al borde del mar

Playas de arenas blancas, doradas, rosas o incluso negras para soñar despiertos

De Asturias a Menorca, de Cuba a Zanzíbar o de México a las Seychelles, elija su lugar al sol

Para los que este verano buscan playas de arenas blancas, doradas, rosas o incluso negras para soñar despiertos, proponemos a continuación un recorrido por algunas de las más hermosas del mundo.

De Asturias a Menorca, de Cuba a Zanzíbar o de México a las Seychelles, elija su lugar al sol.

Kendwa (Zanzíbar)

Entre palmeras, con aroma a incienso, vainilla y clavo

Zanzíbar

En el nordeste de la isla de las especias y frente a la costa africana, esta playa es una larga lengua de arena blanca a la que salpican las suaves olas del Índico.

Nos gusta: pasear hacia el norte hasta encontrar los dhow, típicas embarcaciones locales, negocie y échese a la mar.

Las Catedrales (Lugo)

Templos de piedra esculpidos por las olas

Las Catedrales (Lugo)

Las formaciones rocosas de monumentales arcos –hasta 30 m de altura– que emergen sobre la arena durante la bajamar la convierten en una playa bellísima y singular.

Un hándicap: solo se puede acceder mediante reserva previa para preservarla del turismo de masas.

Flamenco (Puerto Rico)

Un balneario natural con mucho ajetreo

Flamenco (Puerto Rico)

Este arenal blanco, que cuando cae el sol se torna rosado, tiene forma de herradura y eso lo protege de los vientos del Caribe y hace que su mar turquesa sea una balsa.

Evite: ir los fines de semana cuando los puertorriqueños transforman la playa de isla Culebra en una fiesta del ruido.

Benijo (Tenerife)

Espectacular y salvaje con atardeceres de miedo

Benijo

Su difícil acceso la convierte en la playa más aislada de Taganana, en la costa norte de Tenerife y cerca del Parque Natural de Anaga. Espectacular y salvaje.

No se pierda: sus mágicos atardeceres , a veces fantasmagóricos, cuando el fuerte oleaje sacude su arena negra.

Elafonisi (Creta)

Casi casi a imagen y semejanza del edén

Elafonisi (Creta)

El entorno único donde se ubica en la reserva de Lafonisi, al suroeste de Creta, y el original tono de su arena –del rosa al rojo– causado por el coral son sus atractivos.

Un inconveniente: su popularidad y belleza atrae a miles de turistas y aunque no se sentirá como un náufrago, vale la pena.

Gulpiyuri (Asturias)

Donde el Cantábrico se abre paso bajo los acantilados

Gulpiyuri

Esta diminuta cala de interior, cerca de Llanes, atesora tanta belleza que fue declarada monumento natural. El mar se cuela hasta ella por debajo de los acantilados.

Un pero: es una playa oculta y de difícil acceso, ya que está rodeada de prados altos y no dispone de ningún servicio.

Tulum (México)

Territorio de dioses para que disfruten los humanos

Tulum (México)

Las ruinas mayas coronando un acantilado al borde del mar y su proximidad a la barrera de coral del Caribe hacen de esta playa un lugar único y mítico en el mundo.

Un plus: si la marea lo permite, baje a la playa para contemplar la puesta de sol tiñendo de rosa las ruinas y el mar turquesa.

Sirena (Cuba)

Un escenario de anuncio al abrigo del Caribe

Sirena (Cuba)

Refugio de piratas, las playas de Cayo Largo –Sirena, Lindamar y Paraíso–, al suroeste de Cuba, parecen sacadas de un anuncio con sus palmeras al borde del Caribe.

No se olvide: las gafas y aletas para hacer esnórquel, aunque es una oportunidad única para atreverse con un bautismo de buceo.

Macarelleta (Menorca)

Mediterráneo puro entre bosques de pinos

Macarelleta (Menorca)

La isla balear presume de atesorar algunas de las calas más bonitas del Mediterráneo; una de ellas, abrazada por un bosque de pinos en Macarelleta, al sur de la isla.

A tener en cuenta: desde el 1 de junio solo se puede acceder en bus (8,20 euros por persona) para evitar su masificación.

A. Source d’Argent (Seychelles)

Calas para perderse a su antojo sin mirar atrás

La Digue (Seychelles)

La playa Anse Source d’Argent, en la isla de La Digue, es una de las más fotografiadas del mundo, con sus características rocas de granito y enigmáticas formas.

Por pedir... tiene todos los tópicos con los que pueda soñar: arena blanca y fina, un mar cristalino y calas para perderse.

Normas