Tecnología

Microsoft y Oracle interconectan sus nubes y suman fuerzas frente a Amazon

Los viejos rivales confían en que su alianza para unir Azure y Oracle Cloud les hará ganar nuevos grandes clientes

Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, hablando sobre Microsoft Azure.
Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, hablando sobre Microsoft Azure.

Microsoft y Oracle, viejos rivales en el negocio del software empresarial, han decidido sumar fuerzas para luchar contra el poder de Amazon como proveedor de cloud computing. Ambas compañías anunciaron ayer que van a interconectar sus nubes a través de una conexión de red directa entre sus centros de datos para permitir que sus clientes puedan mover cargas de trabajo y datos sin problemas entre Microsoft Azure y Oracle Cloud, las nubes de sendas multinacionales.

El acuerdo, inusual entre rivales, es relevante porque cada vez más empresas adoptan el modelo de informática en la nube, lo que ha disparado el negocio alrededor de los servicios cloud, convirtiéndolo en uno de los que más crece. Según Canalys, en 2018 el mercado de infraestructura informática en la nube creció un 46,5% hasta 80.400 millones de dólares (71.556 millones de euros). Y Amazon Web Services (AWS) controlaba el 32% de ese negocio, tras registrar unos ingresos de 25.600 millones de dólares, un 47% más frente a 2017 y casi el triple que cinco años atrás.

Con este movimiento, Microsoft, segunda en el ranking, y Oracle, hasta ahora con un papel modesto en el negocio de la nube (donde el top 3 lo cierra Google), podrían ganar nuevos clientes (fundamentalmente grandes empresas y organismos gubernamentales) que quieran migrar sus tareas informáticas desde sus propios centros de datos a la nube.

Los dos nuevos socios han explicado que la interconexión entre sus nubes empezará con Azure US East y el centro de datos Ashburn de Oracle en el norte de EE UU, pero han aclarado que se extenderá progresivamente a otras regiones. También trabajarán juntas para permitir que los usuarios ingresen a los servicios de cualquier de las dos compañías desde una única cuenta personal (administración unificada de identidades y acceso) y puedan obtener soporte técnico de cualquiera de las dos.

El beneficio para los clientes será la optimización de su experiencia al poder ejecutar parte de la carga de trabajo dentro de Azure y otra parte en el seno de Oracle Cloud, "para disfrutar de lo mejor de ambas nubes" en un único punto de venta. Entre los servicios compartidos están los de analítica e inteligencia artificial de Azure y las bases de datos autónomas de Oracle.

Los nuevos socios resaltan que la alianza permitirá nuevos escenarios para los clientes como poder ejecutar el sistema ERP Oracle E-Business Suite o el software Oracle JD Edwards en Azure contra una base de datos autónoma de Oracle que se ejecutará en la infraestructura de Exadata en Oracle Cloud. Para Ed Anderson, analista de Gartner, la alianza entre Microsoft y Oracle supone un claro “golpe” a Amazon, especialmente de Oracle, pues “no es ningún secreto que esta compañía considera a AWS como un competidor importante en el mercado de bases de datos”, aseguró a Reuters.

“Oracle Cloud ofrece un conjunto completo de aplicaciones integradas para ventas, servicios, marketing, recursos humanos, finanzas, cadena de suministro y fabricación, además de una infraestructura de segunda generación altamente automatizada y segura con la base de datos autónoma de Oracle”, aseguró en un comunicado Don Johnson, vicepresidente ejecutivo de Oracle Cloud Infraestructura.

El vicepresidente ejecutivo de la división Cloud e Inteligencia Artificial de Microsoft, Scott Guthrie, añadió, por su parte, que “como la nube más elegida por las empresas, siendo el 95% de ellas parte de Fortune 500 y que utilizan Azure, siempre hemos estado enfocados en ayudar a nuestros clientes a prosperar en el viaje de transformación digital (...) Y con la experiencia empresarial de Oracle, esta alianza es una decisión natural para nosotros, ya que ayudamos a nuestros clientes comunes a acelerar la migración de las aplicaciones y bases de datos empresariales a la nube pública”. 

La base de datos de Oracle continuará siendo certificada para funcionar en Azure en varios sistemas operativos, incluidos Windows Server y Oracle Linux.

El anuncio forma parte también de una política de alianzas puesta en marcha por Microsoft que, de la mano de su consejero delegado Satya Nadella, ha sellado ya acuerdos con otros gigantes tecnológicos como SAP, Adobe y Sony. Con las dos primeras lanzó el pasado septiembre Open Data Initiative, una iniciativa que tiene como objetivo ofrecer un modelo de datos único fácilmente portable entre las diferentes plataformas con las que trabajan sus clientes. Y con Sony, el pasado mayo, selló una alianza para encontrar nuevas soluciones para el juego en la nube.

Normas