'Apps' de pago

La fintech española Verse obtiene licencia de pagos europea y capta siete millones de euros

Lanza un producto que permite pagar apuntando con la cámara del móvil a un código QR

Bernardo Hernández, presidente de Verse con todo su equipo.
Bernardo Hernández, presidente de Verse con todo su equipo.

Verse, la popular app de pagos entre particulares con más de 500.000 suscriptores, arranca hoy una nueva etapa mucho más ambiciosa. Lo hace tras convertirse en la primera fintech de pagos española que logra una licencia de entidad de pago en Lituania, lo que le da libertad para operar en todo el espacio económico europeo. “Ahora empieza lo divertido, pues ya podemos gestionar transacciones financieras de nuestros usuarios sin depender del sistema bancario tradicional”, explica a CincoDías Bernardo Hernández, presidente y CEO de Verse, que pone como ejemplo que podrán hacer transferencias SEPA inmediatas como si fueran un banco.

La compañía sigue así los pasos de Revolut o de gigantes de internet como Google, que también han elegido Lituania como hub para sus operaciones fintech. “Este país ha creado el ecosistema fintech más ágil y eficiente de toda Europa”, defiende Hernández, que apunta que la única exigencia que establecen a las compañías es tener una oficina allí y al menos una persona contratada en el país.

Verse se creó en 2016, pero fue hace 18 meses cuando el ex ejecutivo de Google y Yahoo tomó las riendas de la empresa. Desde entonces, la app ha multiplicado por ocho el número de usuarios que hacen transacciones cada mes. Un impulso que ha permitido a Verse multiplicar por 17 el volumen de transacciones realizadas en el último año y medio, alcanzando un volumen total transaccionado de 150 millones de euros, según precisa Hernández.

El ejecutivo revela que su objetivo es convertir a Verse en una súper app, como las chinas Alipay y WeChat, que cuentan con miles de millones de usuarios y donde el pago es la columna vertebral de un montón de actividades. “Hemos empezado por lo más básico, el envío del dinero instantáneo entre amigos, y permitiendo crear un bote u organizar grupos para compartir gastos (regalo de cumpleaños, viajes, cenas o los gastos del piso). El cálculo es automático y todo el proceso es súper rápido. Tardamos la mitad que Bizum [la app creada por varios bancos españoles]”, añade Hernández, que apunta que nueve de cada 10 usuarios de su plataforma transfiere el 25% de su nómina a Verse para desde ahí pagar sus gastos diarios. “Verse no es un banco, ni quiere serlo, pues el desarrollo de la tecnología por la que apostamos permite que la gestión del dinero del día a día no tenga por qué depender de un banco”, continúa el directivo.

Hernández defiende que Verse se adapta “perfectamente” a los hábitos de uso de las nuevas generaciones (el 80% de sus usuarios tienen menos de 25 años), donde los pagos están adquiriendo una dimensión social (el 75% de sus usuarios hacen públicos el concepto de sus transacciones y muchos utilizan los populares emojis para ello). Y asegura que son “la manifestación más clara de la desintermediación que se está produciendo entre los bancos tradicionales y el consumidor final”. “Es un momento crítico para el dinero y la tecnología y nosotros queremos ser un jugador clave en este nuevo escenario”, dice.

Ronda de inversión millonaria

Para ello, Verse no solo cuenta con la nueva licencia bancaria; también ha cerrado una ronda de financiación de siete millones de euros, liderada por Greycroft Partners y con inversores internacionales como Expon Capital, Nikesh Arora, Alan Patricof (fundador de Apax Partners), Martin Varsavsky, David Stern (fundador de la NBA) y Charlie Songhurst.

Hernández explica que con este capital expandirán Verse a otros mercados europeos como Italia (donde ya han entrado), Francia y Portugal (donde aterrizarrán a final de este año o principios de 2020). También lanzarán su producto de QR. “Con esta nueva funcionalidad pagar será tan sencillo como apuntar la cámara de tu móvil a un código QR, convirtiendo el pago por móvil en algo extraordinariamente rápido. Esta forma de pago, que va a permitir pagar en cualquier comercio, sin necesidad de tener TPV o tarjetas, vive una auténtica explosión en China, gracias a servicios como los citados Alipay (de Alibaba) y WeChat (de Tencent)”.

Monetizar como Venmo

El CEO de Verse resalta que son la primera fintech que lanza un producto de este tipo en España. “Aunque ya tenemos lista la tecnología para su lanzamiento, llevaremos a cabo primero algunas pruebas piloto con algunos comercios en Barcelona”. Según cuenta Hernández, uno de los primeros sitios donde desplegarán este nuevo servicio es en las cafeterías de las universidades, donde el público es eminentemente joven y está acostumbrado a pagar con el móvil

El ejecutivo explica que Verse no tiene aún ingresos, pero avanza que planean monetizar el proyecto de la misma forma que lo ha hecho el gigante estadounidense Venmo que ya cuenta con 40 millones de usuarios y factura 300 millones de dólares al año.

Normas