Nestlé confía en el tirón de Starbucks para reavivar sus ventas en España

El grupo alimentario ha encadenado cuatro ejercicios de caídas o crecimientos planos

Nestlé confía en el tirón de Starbucks para reavivar sus ventas en España

Nestlé espera que 2019 sea el año de la reactivación de sus ventas en España, tras varios ejercicios de estancamiento en el mercado nacional. Y el motivo para confiar en una mejora palpable tiene un nombre: Starbucks.

El español ha sido uno de los primeros mercados elegidos por la compañía suiza de alimentación para empezar la venta del café de Starbucks en el canal distribución. Lo ha hecho con cuatro variedades: cápsulas Nespresso, Dolce Gusto, en grano y molido, disponibles desde el pasado mes de marzo. Después de una inversión de cerca de 6.000 millones para hacerse con los derechos de venta, Nestlé ha depositado grandes expectativas en esta línea de negocio, también en España. "Ya este año va a hacer crecer las ventas, claramente. Nuestro objetivo es tener un crecimiento superior al del año pasado. El arranque del ejercicio ha sido mejor, no solo en café, también en el resto de las categorías", ha señalado Jacques Reber, director general de la filial española desde el año pasado. Esta registró en 2018 unas ventas de 1.928 millones de euros, un avance de apenas el 0,4% respecto al año anterior. De hecho, la mejora en las exportaciones evitaron que a Nestlé España redujese sus ventas.

Reber no ha querido dar cifras concretas sobre los objetivos de ventas de los productos de Starbucks, aunque ha dejado patente que serán una palanca de crecimiento clave para la mejora de los resultados de la compañía. "Con la inversión que se ha hecho, las expectativas son muy altas. Queremos construir un tercer pilar dentro de nuestro negocio del café, junto a Nescafé y Nespresso. Starbucks se complementa con todas, es icónica para un consumidor joven y tiene un gran potencial. Va a ser un pilar en España y en todos los mercado", ha apuntado Reber, que ha cifrado en 830 millones de euros el valor del mercado del café en el sector retail en España.

Otra consecuencia que puede derivarse de la llegada de los productos Starbucks a los lineales de los supermercados tiene que ver con la producción. Pese a que en un inicio Nestlé España aspiraba a absorber parte de la misma en alguna de sus fábricas, especialmente la de Reus, por el momento estas variedades tienen su origen en Portugal. Reber no ha descartado la posibilidad de fabricar esta gama en un futuro, pero dependerá de la evolución de las ventas."Se podrán abrir las oportunidades cuando vendamos mucho. Necesitamos eso y seguir invirtiendo en nuestras plantas para ser competitivos.Por el momento el lanzamiento ha sido muy bueno", ha explicado el ejecutivo. Sobre todo, dependerá de las ventas que puedan conseguir las variedades de grano y molido, en las que está especializada la planta de Reus pero que, en principio, estarán a la sombra de las cápsulas.

Entre tanto, Nestlé también ha anunciado una inversión de 17 millones de euros en su fábrica de Girona, dedicada al café soluble. Allí instalará una caldera que utilizará los posos resultantes de su producción como biocombustible, con el objetivo de producir vapor y reducir el consumo de gas natural. Entrará en funcionamiento en junio de 2020.

Normas