La imprevisibilidad de Trump puede acabar salvando a Huawei

Ya hay un precedente de indulto a su rival ZTE

Oficinas de Huawei en Reading (Reino Unido).
Oficinas de Huawei en Reading (Reino Unido).

La imprevisibilidad de Donald Trump aún podría jugar a favor de Huawei, que ha quedado aislada de sus proveedores de EE UU, desde Qualcomm hasta Google; pero eso también le pasó a su rival ZTE, y el presidente cedió.

La semana pasada, Washington emitió una orden que requiere que las compañías que venden productos en el extranjero a Huawei obtengan una licencia especial. Qualcomm, Infineon y Google están entre las empresas que han suspendido los envíos o cortado el acceso a determinados productos. El impacto en el negocio de la empresa podría ser devastador, especialmente fuera de China, donde la incapacidad de utilizar Android afectaría gravemente a las ventas de teléfonos.

EE UU emitió una prohibición similar sobre la cotizada ZTE en 2018. Su acción perdió más de la mitad de su valor a medida que los inversores se hicieron cargo del impacto. Pero entonces Trump revocó la prohibición en un intento de aliviar las tensiones comerciales. En virtud de un acuerdo alcanzado después de hablar con Xi Jinping, ZTE tuvo que pagar 1.000 millones de dólares y cambiar su consejo. La revocación enfureció a algunos legisladores, pero no pudieron reunir suficiente apoyo para cambiarla, y las acciones de ZTE finalmente recuperaron la mayor parte del terreno perdido.

Huawei, que no cotiza, es un blanco mucho más grande. Los funcionarios de inteligencia llevan años advirtiendo de los riesgos de seguridad de los equipos fabricados por la empresa. La represión cuenta con un amplio apoyo tanto de demócratas como de republicanos, lo cual hará más difícil para Trump anular la prohibición.

La guerra comercial cada vez más intensa ha sacudido los mercados, que Trump vigila de cerca. Y, al igual que con ZTE, algunas compañías de EE UU que venden productos a Huawei sufrirán. Con la vista puesta en las elecciones presidenciales de 2020, estos factores podrían influir en su forma de pensar. Se arriesgaría a la ira del Congreso, pero los legisladores necesitarían una mayoría a prueba de veto para restablecer la prohibición si Trump la levantara. Es un comodín más en la mano del presidente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas