Las principales entidades recortan 919 oficinas y 2.236 empleos en el último año

En términos relativos, las sucursales se reducen un 4% y las plantillas un 1%

Las principales entidades recortan 919 oficinas y 2.236 empleos en el último año pulsa en la foto

La banca española se encuentra en plena fase de reestructuración de su negocio y continúa avanzando en el recorte de oficinas y empleados con el fin de ser más eficiente y sostenible. De esta forma, entre el primer trimestre de 2018 y marzo de 2019, las doce principales entidades españolas, según se refleja en sus informes financieros, ya han cerrado en conjunto 919 sucursales de su red. Además, las plantillas han sufrido una merma de 2.236 empleados, una cifra que seguirá aumentando en los próximos meses como consecuencia de los expedientes de regulación de empleo (ERE) en los que se encuentran inmersas algunas entidades.

Y es que, a pesar de la reducción que se ha producido en el último año, el Banco de España ha avisado de que la red de oficinas sigue siendo excesiva. La subgobernadora del organismo regulador, Margarita Delgado, aseguró la semana pasada que la banca española es aún la que cuenta con más oficinas en Europa. Asimismo, recordó que hay alternativas a la reducción de plantilla para aliviar los costes operativos al señalar que España es el segundo país del mundo (por detrás de Japón) que tiene menos empleados por sucursal. Según los datos estadísticos del Banco de España, a finales de 2018 había 26.011 oficinas frente a las 27.320 de un año antes.

En los últimos tiempos, la estrategia entre los grandes bancos para reducir costes operativos y adaptar su red a la digitalización del negocio se ha convertido en cerrar oficinas que se encontraban próximas dentro de las grandes ciudades para ser absorbidas en megasucursales que ofrecen una mayor atención profesionalizada y horarios ininterrumpidos de mañana y tarde. Es el caso de CaixaBank, la entidad que más oficinas posee en territorio nacional (4.537), que como parte de su plan estratégico hasta 2021 prevé el cierre de 821 sucursales y que impulsará su modelo de oficina Store hasta alcanzar las 600 al final del periodo.

Del mismo modo, CaixaBank es la entidad que cuenta con más empleados en España después de aumentar su plantilla un 1,47% en el último año. No obstante, la entidad presidida por Jordi Gual cerró la semana pasada un acuerdo con los sindicatos por el ERE en el que se verán afectados 2.023 trabajadores, una cifra ligeramente inferior a los 2.157 que el banco planteaba inicialmente y que evitará salidas forzosas. El pacto se acordó con una plataforma que supone el 58,5% de la representación sindical, aunque no contó con el apoyo de CC OO, el sindicato mayoritario. El coste que se calcula para la entidad es de 890 millones de euros.

A las personas de 54 o más años, se les abonará el 57% de su salario regulador hasta los 63 años, una prima de entre 18.000 euros y 28.000 euros y el correspondiente convenio de la Seguridad Social. A los trabajadores de 52 o 53 años, se abonará el 57% del salario durante ocho anualidades, el convenio especial de la Seguridad Social hasta los 63 años, y una prima de 38.000 euros, mientras que los menores de 52 años recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado con un mínimo de 36 meses y un máximo de 42, así como un prima de entre 13.000 y 23.000.

Por su parte, Santander se posiciona en segunda posición, con 4.366 oficinas en España y 32.366 empleados. El banco presidido por Ana Botín también piensa en aligerar el volumen de sucursales que mantiene abiertas después de sumar a su red las del Popular. Actualmente el banco se encuentra inmerso en un ERE que se estima afectará a 3.500 empleados y que igualmente podría suponer el cierre de 1.000 oficinas.

BBVA se sitúa en tercera posición tanto en número de oficinas (2.774) como de empleados (30.292). El banco presidido por Carlos Torres fue uno de los que más recortaron su red de oficinas (un 5,29%) durante el último año, aunque se han sumado a la apertura de megasucursales para el asesoramiento financiero, que en el caso de BBVA se denominan Blue Branch.

En cambio, Bankia fue la única de las grandes entidades que amplió sensiblemente su número de oficinas (16) respecto a las que tenía abiertas en marzo de 2018. Sin embargo, en término relativos también fue la entidad que más recortó su plantilla (9,94%) al pasar de 17.842 trabajadores en el primer trimestre de 2018 a 16.069 en el mismo periodo de 2019.

Sabadell, el quinto de los grandes bancos españoles, apenas sufrió variación en su estructura. En el último año la entidad presidida por Josep Oliu tan solo cerró 17 oficinas y además amplió su plantilla a incorporar a 142 trabajadores.

Entre el resto de las principales entidades españolas, Bankinter tampoco sufrió apenas cambios al cerrar una sola oficina y aumentar los empelados en 56. Por su parte, Kutxabank continuó con su proceso de reducción de la red y la plantilla para mejorar la rentabilidad, con recortes del 2,39% y 2,97%, respectivamente, al igual que Ibercaja (redujo las oficinas un 2,79% y los empleados un 3,43%).

Liberbank, la entidad asturiana que se encuentra en pleno proceso de fusión con Unicaja, fue el banco que más aceleró en la reducción de oficinas, al cerrar 108 (un 14% en términos porcentuales) y también aligeró su plantilla un 5,12%, al pasar de 4.007 trabajadores en el grupo en marzo de 2018 a los 3.802 actuales.

Cajamar, que también se encuentra inmersa en la transformación de sus oficinas en megasucursales de asesoramiento financiero, redujo su red un 6,79% y sus empleados en un 1,65%, Finalmente, Abanca cerró 11 sucursales en el último año, aunque amplió su nómina de trabajadores un 3,67%, hasta los 5.176.

Y es que, la digitalización de la banca unido a la necesidad de simplificar su estructura para reducir costes operativos y aumentar la rentabilidad es la asignatura pendiente en la que se centran las entidades.

Normas