El Ecofin admite que España podría crecer una décima extra este año tras su buen primer trimestre

La Comisión espera un crecimiento del 2,1%, frente al 2,2% del Gobierno

Imagen del aeropuerto de Barajas.
Imagen del aeropuerto de Barajas.

La economía española crece con fuerza frente al resto de potencias europeas pero sigue inmersa en un proceso de desaceleración. Con todo, el buen dato de crecimiento de "un primer trimestre de 2019 mejor de lo esperado" podría permitir al país crecer una décima más de lo que espera Bruselas, ha reconocido este jueves el director general adjunto de asuntos económicos y financieros (Ecofin) de la Comisión Europea, Carlos Martínez Mongay.

Durante su intervención en unas jornadas organizadas por el Consejo General de Economistas y la Cámara de Comercio de España, Martínez Mongay, ha detallado que el incremento del 0,7% del PIB español en los tres primeros meses del año, frente al 0,6% esperado, podría permitir al país crecer un 2,2% en el conjunto de 2019.

 Esto supondría cumplir las expectivas del Gobierno de Pedro Sánchez y superar el alza del 2,1% que la Comisión Europea acaba de anunciar que mantiene para España en sus previsiones económicas de primavera.

 "Esto no cambia la narrativa", aduce en todo caso Martínez Mongay, advirtiendo que "la demanda interna sigue siendo el principal motor de crecimiento de la económia española" ya que la contribución neta de las exportaciones en el primer trimestre de 2019 tras meses a la baja no se debe a una mejora de las ventas al exterior sino a una caída mayor de las importaciones que contablemente arroja un saldo positivo para las exportaciones.

Para Martínez Mongay el gran problema de españa es la productividad, que crece marginalmente en torno al 0,1% en los últimos años pese a la recuperación económica y del empleo. De hecho, el representante del Ecofin advierte que mientras que el reto de Europa ha vivido un shock transitorio y crecerá más en 2020 que en 2019, España seguirá desacelerándose hasta un 1,9%, según los cálculos europeos. Así, si el país no lograr impulsar su productividad la inercia ascendente que vive actualmente irá agotándose en los próximos años.

 Entre los riesgos, Martínez de Mongay también ha señalado la debilidad generalizada de la industria manufacturera, especialmente en el caso del sector del automóvil y ha alertado de que pese al alza de los salarios, el hecho de que la tasa de ahorro esté ne mínimos históricos parece indicar que el consumo interno no tiene mucho más recorrido al alza.

Con todo Martínez de Mongay ha subrayado que las previsiones oficiales de Bruselas no tienen de momento en cuenta los planes presupuestarios el Gobierno para 2020, dada la falta de un proyecto oficial, por lo que habrá que esperar a conocer su contenido para ver el efecto que tendrá sobre la economía española en el futuro. De momento ha indicado, España arrastra un déficit estructural elevado, con unos 30.000 millones de diferencia entre ingresos y gasto.

En este sentido, el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha advertido al Ejecutivo que los empresarios viven con "mucha preocupación" sus anuncios de incremento de impuestos.

El presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas, Antonio Pedraza, ha apostado también por la prudencia avanzando que el organismo estima un crecimiento del 2,1% este año a la espera de ver si los datos del segundo trimestre también sorprenden al alza, lo que podría ocurrir por el desplazamiento de la Semana Santa, que podría arrojar un incremento del consumo.

Normas