Las subidas de pensiones y sueldos públicos elevan un 54% el déficit del Estado en el primer trimestre

La recaudación de 2018 fue récord pese a desviarse un 0,6% de la presupuestada mientras que la no tributación de maternidad merma la recaudación del arranque de 2019

Las subidas de pensiones y sueldos públicos elevan un 54% el déficit del Estado en el primer trimestre pulsa en la foto

La rebaja del déficit público de España en el ejercicio 2018, que Eurostat acaba de mejorar hasta el 2,48% frente al 2,63% inicialmente estimado por el Gobierno, se ha visto truncada en el arranque de 2019 por el alza de las pensiones y del sueldo de los funcionarios.

Así lo reflejan los datos de ejecución presupuestaria publicados este martes que indican que el déficit del conjunto de las administraciones públicas aumentó un 14,8% entre enero y febrero hasta los 11.908 millones de euros, el 0,95% del PIB (frente al 0,86% de un año antes). El principal impulso al alza provino del déficit del Estado, que se situó a cierre de marzo en los 6.754 millones (0,54% del PIB). Aunque la cifra supone un 0,96% menos que la del mes anterior, en términos interanuales es un incremento del 54% sobre el 0,35% de marzo de 2018.

“Este comportamiento se debe a un crecimiento de los ingresos no financieros del 1,1%, frente al incremento de los gastos un 6%”, explicaba este martes en un comunicado el Ministerio de Hacienda. “Hay que tener en cuenta que en estos primeros meses del ejercicio se recogen una serie de gastos que no tienen su equivalencia en el primer trimestre de 2018. Se trata de la subida de la remuneración de asalariados y de las pensiones, cuya revalorización computó más tarde el año pasado”, agrega.

En concreto, aquel ejercicio arrancó con una actualización de las pensiones del 0,25% que subió en julio (un 1,6% general y un 3% para las mínimas) por el pacto presupuestario de PP, Cs y PNV. Tras la moción de censura, el PSOE las revalorizó una décima todas para igualarlas al IPC y elevó un 2,25% el sueldo de los funcionarios. La comparación de marzo sobre marzo arroja por tanto un impacto negativo en el agujero fiscal de España. A falta de ver si el tiempo que tarde en formarse un nuevo Gobierno permite impulsar unas nuevas cuentas, el país carece de Presupuestos de 2019 para reconducir la situación con más ingresos o menos gastos y vive con la prórroga de los anteriores.

A su vez, los impuestos y cotizaciones sociales suman 42.223 millones de euros hasta marzo, un 0,3% menos. Hacienda achaca esta evolución negativa a dos factores. De un lado “la disminución de los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio, que caen un 8,9%” en parte por la no tributación de la prestación por maternidad y paternidad. De otro, un descenso del 81,9% en el impuesto de Sociedades que principalmente se debe a “una devolución de actas a una única sociedad por importe superior a 700 millones”. Se trata, en concreto, del pago de 702 millones de euros que el fisco ha tenido que realizar a Telefónica en cumplimiento de una sentencia que reconoce que la compañía pagó impuestos de más.

En un primer momento, Hacienda había cargado a las cuentas de 2018 el impacto del fallo judicial favorable a la compañía de telecomunicaciones. Sin embargo, al haberse dictado la sentencia entrado ya 2019, Eurostat impuso que la cuenta se pasase al Estado este año. Este movimiento –junto a la suspensión de la compensación a Abertis por la ampliación de la AP-7 a la espera de otra sentencia– ayudó a rebajar el agujero fiscal inicialmente previsto para el año pasado pero ha terminado incrementando el de este.

La evolución de ingresos públicos recogidos en los datos de ejecución presupuestaria fueron complementados con más detalle por la Agencia Tributaria, que este martes publicó los informes de recaudación del ejercicio 2018 y del primer trimestre del año actual. La evolución de la información tributaria del año pasado indica que, aunque los ingresos públicos se desviaron a la baja un 0,6% respecto a los presupuestados (1.330 millones de euros menos), las arcas públicas obtuvieron una cifra histórica de recaudación.

En concreto, los ingresos tributarios ascendieron a 208.685 millones de euros, un 7,6% más que en 2017 (o un 5,4% más si se corrige el efecto del nuevo sistema inmediato de información del IVA, el SII). Se trata de la mayor cota de la historia, superando los 200.680 millones alcanzados en 2007.

Esta tendencia al alza se ha visto frenada, sin embargo, en el arranque de 2019 por motivos “ajenos a la evolución norma e la recaudación y al margen de la coyuntura económica”, matiza la Agencia Tributaria, que da cuenta de una caída del 0,6% en los ingresos tributarios del primer trimestre.

Del lado de la prestación por maternidad, el fisco detalla que solo en marzo sufrió un impacto de 336 millones como consecuencia de la sentencia de otoño del Tribunal Supremo que imponía que dejasen de tributar y que ha llevado a Hacienda a compensar a los contribuyentes por los cargos de los últimos cuatro años.

Este hecho se suma a los pagos extraordinarios, como el de Telefónica, o a un ajuste foral superior al de 2018. El efecto fue especialmente sonado en marzo, cuando la caída interanual de ingresos fue del 13%. Hacienda matiza, eso sí, que en términos homogéneos, excluidas las devoluciones extraordinarias, la recaudación aumento un 3% en el trimestre.

Las cuentas de la Seguridad Social: las cotizaciones crecen un 8% y el gasto en pensiones un 7%

Superávit. Las cuentas de la Seguridad Social cerraron marzo con un saldo positivo de 3.686,84 millones de euros, un 0,29% del PIB. Habrá que analizar la evolución durante el resto del año para comprobar si el sistema consigue mermar el agujero fiscal que arrastra y que a cierre de 2018 se situaba en los 17.000 millones de euros. De momento, los datos facilitados este martes por el Ministerio de Trabajo arrojan un balance positivo de gastos e ingresos. Así, las cotizaciones sociales han crecido un 8,09% interanual en el primer trimestre del año, en el que se ha hecho notar el alza del 22% de las bases mínimas (motivada por el similar incremento del salario mínimo interprofesional) y del 7% en las máximas. A su vez, el gasto en el pago de pensiones contributivas creció un 7,06% entre enero y marzo frente al mismo periodo de 2018.

Normas