El PSOE pide apoyos para gobernar solo y lograr una legislatura estable

Los socialistas aspiran a gobernar en solitario y buscarán el apoyo de todos los partidos en el marco constitucional pero "sin prisas" ante la cita electoral del 26M

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.
El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Visiblemente eufórico por el respaldo logrado este domingo en las urnas, que le dieron 123 escaños en el Congreso de los Diputados, el PSOE está dispuesto a “intentar” formar Gobierno en solitario limitándose a buscar apoyos puntuales durante la XIII Legislatura. Con 57 diputados más que la segunda fuerza, un PP en las horas más bajas de su historia, el PSOE se ve claro ganador y asume que podrá “seguir avanzando en esta fórmula” ya iniciada tras la moción de censura del pasado junio, periodo en el que han gobernado en minoría con solo 84 diputados.

Así lo avanzó este lunes la vicepresidenta del Gobierno ya en funciones, elegida como número dos por Madrid, Carmen Calvo, en declaraciones a Cadena SER. “Creemos que tenemos un respaldo más que suficiente para ser el timón de este barco que tiene que seguir continuando su rumbo”, defendió. “A partir de ahí sabemos perfectamente que Unidas Podemos nos han ayudado mucho en estos 10 meses y que nos refuerzan como Gobierno progresista”, reconoció avanzando que tratarán de contar de nuevo con el apoyo del grupo de Pablo Iglesias pero matizando que preferirían evitar un Ejecutivo de coalición.

“Lo hemos dicho en campaña, que queríamos un proyecto autónomo y nos gustaría que así fuera, pero entendemos que hay que buscar acuerdos”, manifestó en Telecinco, por su parte, el ministro de Fomento y secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, recordando que sumar los 42 diputados de Podemos a un eventual Gobierno de coalición tampoco arrojaría la ansiada mayoría absoluta.

Solo la unión con los 57 diputados de Cs, la opción que la CEOE dijo ver más favorable, permitiría al PSOE superar la barrera de los 176 escaños. Sin embargo, la formación de Albert Rivera busca “liderar la oposición”, avanzó este lunes Inés Arrimadas, tras quedar a solo nueve escaños (y 200.000 votos) del PP. “Es muy difícil estimar ahora qué conversaciones va a haber a lo largo de una legislatura que no sabemos ni cuánto va a durar. Pero sí puedo dejar claro que no habrá ningún tipo de negociaciones para un Gobierno. Ningún tipo de negociaciones para una investidura. Ningún tipo de negociaciones que faciliten que el señor Sánchez llegue otra vez a Moncloa de la mano de Iglesias y de los partidos nacionalistas”, dijo Arrimadas.

“No sé si es una estrategia porque tenemos unas elecciones el día 26 de mayo pero es muy difícil entender de lo que ha hecho todo este tiempo Cs”, dijo Calvo sobre su veto a pactar con el PSOE. Uno que Sánchez evitó replicar la noche del domingo, cuando las bases socialistas reunidas en la sede de Ferraz para celebrar la victoria le gritaron: “¡Con Rivera, no!”.

Aunque la puerta de Cs se cierre definitivamente, y descontando que no habrá diálogo con PP o Vox, Sánchez cuenta, sin embargo, con un amplio margen para buscar apoyos con los que gobernar. Concretamente con los 198 diputados que suma su grupo con el resto de fuerzas. Eso sí, el PSOE seguirá dependiendo parcialmente de los independentistas catalanes o Bildu habida cuenta de que junto a Podemos, Compromís, PNV, y los regionalistas canarios y cántabros se queda a un voto de la mayoría absoluta. Eso sí, en una segunda vuelta, Sánchez podría ser investido con más síes que noes, lo que sería fácil con solo algunas abstenciones.

Habrá que ver, en todo caso, cómo lidian los socialistas con semejante amalgama parlamentaria. Así, de un lado, Iglesias ya avanzó el domingo que su objetivo es “trabajar para que en España haya un Gobierno de coalición de izquierdas que sea capaz de llevar a cabo políticas que protejan a las mayoría sociales”. “No vamos apoyar en ningún caso la investidura de un presidente del Gobierno que tenga apoyo de Podemos y secesionistas”, repuso por su parte Ana Oramas, de Coalición Canaria.

Es previsible, aun así, que ningún partido muestre sus verdaderas cartas hasta las elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo. “No hay prisa” por formar Gobierno, dijo este lunes la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, admitiendo que no descartan ninguna posibilidad.

Las tácticas comenzaron a fijarse este lunes con reuniones de las ejecutivas de PSOE, Cs y Podemos, de momento por separado.

La ejecutiva socialista

“España no puede seguir quemando legislaturas. Hemos tenido tres en tres años. Hemos tenido que prorrogar Presupuestos, no hemos sido capaces de proporcionar a la sociedad española un horizonte de certidumbre y seguridad. Es importante que esto vaya concluyendo y que el país apueste por la gobernabilidad. Los españoles quieren que nos entendamos”, dijo este lunes el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, al concluir la reunión de la ejecutiva socialista en su sede de Ferraz.

Los socialistas, dijo, “con tranquilidad”, prevén “hablar con todos los grupos” para tratar de formar un Ejecutivo autónomo apoyado por las fuerzas que respalden su “programa de izquierdas” y el marco constitucional. “Habrá que preguntar al resto si están dispuestos a dejar gobernar a la fuerza más votada”, expuso Ábalos, detallando que el presidente del Gobierno “ha tomado nota” de la pretensión de Unidas Podemos de formar parte del Ejecutivo, sin haberles contestado, o que sería “patético” pedir un pacto a Cs si mantienen su veto al PSOE.

Las urnas, dijo, revelan que los españoles “prefieren tender puentes a volarlos” por lo que Ábalos avanzó que el nuevo Gobierno “retomará” el dialogo con Cataluña donde se rompió “con más impulso”.

Normas