¿Cuáles son las propuestas económicas del PSOE para el 28A?

Sánchez mantiene su reforma fiscal, buscará nuevas vías de financiación para sanear las cuentas de la Seguridad Social e incrementa el gasto social con una nueva renta vital

El ministro de Fomento, Jose Luis Abalos (a la izquierda); la presidenta del PSOE, Cristina Narbona; el presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez; y la vicepresidenta y responsable de Igualdad, Carmen Calvo, ayer.
El ministro de Fomento, Jose Luis Abalos (a la izquierda); la presidenta del PSOE, Cristina Narbona; el presidente del Gobierno y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez; y la vicepresidenta y responsable de Igualdad, Carmen Calvo, ayer.

El PSOE dio ayer el pistoletazo de salida oficial a la ronda de propuestas electorales para los comicios generales del próximo 28 de abril. En un acto protagonizado por su líder, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los socialistas presentaron el documento 110 compromisos con la España que quieres, 48 folios que avanzan las líneas generales del que será su programa electoral. La propuesta, continuista con las políticas que viene impulsando el Ejecutivo de Sánchez, relanza la reforma fiscal incluida en su fallido proyecto presupuestario para 2019 recogiendo un alza de impuestos para rentas altas y grandes empresas. Una estrategia tributaria ya conocida que deberá soportar un nuevo incremento del gasto público dirigido especialmente a acabar con la “inaceptable” desigualdad social del país, dijo Sánchez.

El PSOE avanza que buscará ingresos adicionales pero exclusivamente para sanear las cuentas de la Seguridad Social. En paralelo, propone volver a actualizar las pensiones con el IPC, incrementar el gasto en educación e I+D+i, crear un ingreso mínimo vital o mejorar los salarios públicos.

Una batería de medidas que el PSOE pondría en marcha si gana las elecciones impulsando “inmediatamente unos Presupuestos Generales del Estado” basados en la “cohesión social” y la “inversión productiva”. Para ello, no obstante, Sánchez reclamó a la ciudadanía que acuda “masivamente” a las urnas en las próximas elecciones generales para propiciar una mayoría parlamentaria socialista que permita reforzar al Ejecutivo y consolidar el “cambio de rumbo” iniciado tras la moción de censura de junio.

“Nuestro país necesita una mayoría estable que garantice un Gobierno fuerte para lograr una España fuerte”, destacó Sánchez, arropado por sus ministros, defendiendo que en estas elecciones “toca dotar a España de la necesaria estabilidad, la imprescindible serenidad, para, entre todos, abordar las transformaciones que nos permitan conquistar nuestro futuro” y “asegurar un país integrador, próspero y seguro”.

El plan del PSOE, al que aún le falta la letra pequeña que deberá reflejar en su programa oficial, incluye pocas novedades y es básicamente una mezcla entre el programa de 2016 y su proyecto presupuestario para 2019. Se articula en torno a siete ejes: la España del conocimiento; la competitiva y de las oportunidades; la del bienestar; la feminista; la de la transición ecológica; la de los nuevos derechos y libertadas; y la europea y abierta al mundo. Estas son sus principales propuestas: 

Impuestos y otros ingresos públicos

Desde el punto de vista tributario, el PSOE propone incrementar “la aportación de las grandes empresas, y de los contribuyentes de ingresos más altos y con mayores patrimonios”. También apuestan por “mejorar” la equidad entre la fiscalidad de las rentas del capital y las rentas del trabajo”. Unos postulados que casan con los de la reforma fiscal que habían propuesto para 2019, que incluía crear un tipo mínimo de Sociedades del 15% para grandes empresas (18% para banca y petroleras); elevar el gravamen del IRPF sobre rentas de más de 140.000 euros y su ahorro, o el de grandes patrimonios. El nuevo documento también plantea rescatar la creación de los nuevos impuestos digital (Tasa Google) y sobre las transacciones financieras (TasaTobin), así como impulsar una “fiscalidad ambiental”, lo que sugiere que también se retomará el alza de los impuestos sobre el diésel. El objetivo es incrementar la presión fiscal hasta la media europea. En paralelo, se reforzará la lucha contra el fraude tributario y los paraísos fiscales, como ya planeaba hacer Hacienda. El texto, sin embargo, no hace mención alguna al impuesto específico sobre la banca que los socialistas manejaron inicialmente. Por otra parte, Sánchez aboga por redefinir las fuentes de financiación de la Seguridad Social, buscando nuevos ingresos y otras medidas que permitan revertir su galopante déficit en cinco años. 

Pensiones y gasto social

La reducción del agujero de la Seguridad Social deberá ser compatible con la intención del PSOE de reforzar el sistema para pagar la jubilación de la extensa generación del baby boom y con su plan de acabar con la subida anual del 0,25% de las pensiones para volver a ligarlas al alza del IPC. Algo que el equipo de Sánchez ya hizo para 2019 pero rechazó extender más allá.

El documento también plantea revisar el copago farmacéutico para mayores y rentas bajas; impulsar planes de teleasistencia y salud mental o ampliar los servicios sanitarios públicos para que incluyan la atención bucodental. Además, Sánchez está decidido a completar la equiparación de los permisos de paternidad a los de maternidad hasta las 16 semanas (tras elevarlos a ocho por decreto) y a potenciar la igualdad de género en el trabajo. También tratará de racionalizar los horarios para facilitar la conciliación y redefinir el concepto de familia para dar cabida a todos los supuestos. 

Renta mínima y alquileres

Una de las medidas estrella del programa electoral del PSOE es crear “un ingreso mínimo vital para erradicar la pobreza infantil”, como ya propuso en 2016. También aboga por restablecer la renta básica de emancipación para sufragar el alquiler de jóvenes con bajos ingresos. Además, los socialistas plantean un plan de promoción de vivienda de alquiler social que movilice suelo público disponible para ceder el derecho de superficie a proyectos público-privados. El Gobierno ya habló en sus Presupuestos de crear un parque de 20.000 inmuebles públicos para este fin. También contempla medidas contra la pobreza energética.

Contrato laboral y autónomos

En materia laboral, los socialistas abogan por impulsar un Estatuto de los Trabajadores para el Siglo XXI; por continuar elevando el salario mínimo interprofesional hasta los 1.000 euros (tras incrementarlo un 22% hasta los 900 euros este año) y por simplificar el enorme catálogo de contratos de trabajo. Proponen establecer solo tres tipos: indefinidos, temporales y formativos. Además crearían un Estatuto del Becario y reforzarían la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. En el campo de los trabajadores por cuenta propia, proponen modificar el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos (RETA) para que coticen por sus ingresos reales. Finalmente, el PSOE planea mejorar las políticas activas de empleo y los planes para la recolocación de parados así como abanderar un seguro por desempleo europeo que complemente al nacional. 

Funcionarios y salarios públicos

El PSOE pretende impulsar un Estatuto Básico del Empleado Público; equiparar la remuneración de las distintas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y mejorar el salario de los militares. Además impulsará un Pacto de Estado por la Educación para mejorar las condiciones del profesorado, comprometiéndose a que el gasto en este área, y en becas, alcance el 5% del PIB en 2025. Para entonces, planea que el 50% de los menores de tres años asistan a escuelas infantiles públicas. También busca paliar el fracaso escolar y que el 90% de jóvenes tenga educación secundaria. 

I+D+i, industria y automoción

El PSOE busca fomentar la industria para que su peso se eleve al 20% de la economía. Su plan incluye un programa de apoyo al sector de la automoción para garantizar su futuro con la producción de vehículos menos contaminantes. De hecho, propone un “Green New Deal” basado en la movilidad y el turismo sostenible o la revisión de los planes de aguas. El documento también pone el acento en potenciar las pymes favoreciendo su internacionalización; promover laboratorios de startups y crear una oficina del emprendimiento que potencie la inversión del capital riesgo. A su vez, prevé incentivar la economía social modificando el régimen fiscal de cooperativas y sociedades laborales. Además, el partido se compromete a elevar la inversión en I+D+i hasta el nivel europeo; a desarrollar las redes 5G, y a impulsar una Ley de mecenazgo que propicie la producción cultural mediante desgravaciones fiscales al crowdfunding y el micromecenzago. 

Autonomías e infraestructuras

El equipo de Sánchez propone otro Pacto de Estado para reformar el sistema de financiación autonómica y local, modificando la regla de gasto para adecuar la distribución de los recursos públicos. En este apartado también plantea una estrategia para combatir la despoblación y el envejecimiento de la España rural, y medidas para garantizar las ayudas al campo. Además, plantea un plan de infraestructuras que garantice el desarrollo de sistemas ferroviarios para el Mediterráneo y el Atlántico o mejoras aeroportuarias. 

Otras medidas

Finalmente, el PSOE promete regular los lobbys; crear una Autoridad de Protección del Cliente Financiero que proteja a los consumidores de los abusos financieros; y elevar al 0,5% del PIB el gasto en cooperación al desarrollo, si gana las elecciones del 28A.

Normas