Ximo Puig dará cabida a Podemos para garantizar otro gobierno de “progreso”

Apuesta por un pacto “integrador, no excluyente y sin radicalidad” y confía en que Monica Oltra repita como vicepresidenta

Cortes Valenciana pulsa en la foto

Los resultados definitivos de las elecciones autonómicas se hicieron esperar en la Comunidad Valenciana hasta después de la medianoche, pero confirmaron lo que los sondeos habían vaticinado a pie de urna.

La suma de las tres fuerzas de izquierda (PSPV, Compromís y Unides Podem) era suficiente para reeditar el Pacto del Botanic de 2015. Los socialistas ganaron cuatro escaños, al pasar de 23 a 27 escaños, logrando desbancar al PP como fuerza más votada. Por su parte, Compromís perdió dos escaños (de 19 a 17) y Podemos perdió otros cinco (de 13 a 8).La suma de las tres formaciones daba un resultado de 52 escaños y hacía necesaria la entrada de Podemos para renovar el citado Pacto. Una hipótesis a la que se aferró el presidente de la Generalitat y candidato socialista, Ximo Puig, en las distintas entrevistas que concedió el lunes por la mañana. “La voluntad es dar continuidad a ese acuerdo de progreso aunque, eso sí, ahora tendrá unas tonalidades diferentes en algún caso ante la voluntad de Unides Podem de entrar, pero en el fondo es lo mismo y la idea es mantener el rumbo de la fórmula que ha funcionado estos cuatro años”, aseguró. Al ser preguntado sobre si veía a Mónica Oltra nuevamente de vicepresidenta, indicó que no tiene “ningún problema” en que sea así, pero esta es una cuestión que deberá decidir Compromís.

Lo que ha cambiado entre 2015 y 2019 es el apoyo incontestable que han recabado los socialistas en las elecciones del domingo y la posición de fuerza que ahora tienen frente a sus socios de gobierno. “Tenemos que hablarlo para fijar las bases de esta nueva etapa ahora con el PSPV como fuerza más votada tanto en las autonómicas como en las generales después de tres décadas. Tenemos una oportunidad que aprovechar, ya que se concatenan dos legislaturas de progreso y todos debemos interpretar adecuadamente lo que han expresado los ciudadanos”.

El resultado, sin embargo, no justifica siempre los medios utilizados. Mientras que Puig defendió el ardid de hacer coincidir las autonómicas con las generales “para singularizar a la Comunidad Valenciana”, sus futuros socios lo interpretaron de distinta forma. La candidata de Compromís, Mónica Oltra, lamentó el experimento de juntar ambas convocatorias electorales. “Este experimento partidista ha puesto en peligro el proyecto de cambio y de futuro”, recalcó. Por su parte, Rubén Martínez Dalmau, candidato de Unides Podem-Esquerra Unida a la Presidencia de la Generalitat Valenciana, reivindicó el nuevo papel “central” de su formación, ya que no se podrá hacer gobierno sin ellos.

En el otro lado, el bloque de partidos de derecha sufría el mismo descalabro que en las elecciones generales. Si en los anteriores comicios autonómicos de 2015, la suma de PP y Ciudadanos se quedó a seis escaños de la mayoría absoluta (31 del PP y 13 de Ciudadanos), la irrupción de Vox pronosticaba un posible vuelco que finalmente no se produjo. De hecho, la marca de los populares en la Comunidad Valenciana perdió 12 escaños, pasando de 31 a 19, el peor resultado de su historia. El PP perdió representación en las tres provincias, aunque la mayor debacle se produjo en el caso de Valencia, en la que quedó relegada a tercera fuerza, casi al mismo nivel que la cuarta (Ciudadanos). El hecho de que Compromís haya formado parte del Gobierno autonómico en la última legislatura y que Joan Ribó sea el alcalde de Valencia ha servido para que la formación presidida por Mónica Oltra haya ascendido a la segunda posición en la citada provincia, con nueve escaños y casi 300.000 votos, por encima de los 7 de PP y Cs.

Al igual que sucedió en las elecciones generales, en las que el lider de Ciudadanos Albert Rivera apuntó a la posibilidad de convertirse en jefe de la oposición tras el desplome del PP, ayer fue el candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat Valenciana, Toni Cantó, quién confirmó que su formación va a ejercer “el liderazgo de la oposición” en las Cortes Valencianas ante un PP, subrayó, “en caída libre”. Cantó compareció en la sede del PP junto a la cabeza de lista de Cs al Congreso por Valencia, María Muñoz, y constató que van a hacer una oposición “leal con España y comprometida con la Comunitat Valenciana”, que “no va a defraudar” a sus votantes para ser “la verdadera alternativa al tripartito valenciano”.

Normas