Así ven los mercados las elecciones del domingo: déficit e incertidumbre, sus principales preocupaciones

Los bonos españoles no deberían de sufrir un gran castigo, salvo en casos extremos

Así ven los mercados las elecciones del domingo: déficit e incertidumbre, sus principales preocupaciones
EFE

Este domingo, los españoles acuden a una cita con las urnas para decidir quién gobernará el país. El lunes, además de los cruces de declaraciones y quinielas sobre pactos, será también el día del veredicto de los mercados. La polarización y fragmentación del voto ha generado una gran incertidumbre que, hasta el momento, no ha implicado volatilidad en acciones o deuda.

A las distintas firmas de expertos les preocupan principalmente dos cuestiones: la posibilidad de un incremento del déficit (vía incremento del gasto o reducción de ingresos) que pueda afectar a la estabilidad del bono español y la posible paralización que podría provocar un Gobierno de coalición débil o con pocas perspectivas de estabilidad.  

Para DWS Investment, estas elecciones serán cruciales de cara al futuro del país. La firma alemana confía en unas encuestas que dan una amplia victoria al PSOE: "a pesar de que se ha puesto de moda desconfíar de las encuestas electorales, hay que señalar que las encuestas funcionan mejor en unos contextos y países que en otros, en el caso de España, a pesar de tener un panorama político muy volátil, parece que tienden a ser remarcablemente precisas", apunta Johannes Müller, director de macroanálisis de DWS. 

En el caso de que se cumpliera, la firma apunta a una posible rebaja de la tensión en el conflicto catalán con el paso del tiempo. "Para los mercados, las señales de una solución política en vez de una legal serían bien recibidas", opinan los expertos de DWS.

Por su parte, el diario económico de referencia en Europa Financial Times recomienda dejar la polarización a un lado y alerta de que España ya no es el oasis de estabilidad política que era en el sur de Europa. Así, el diario asegura sin ambages que "una coalición reformista entre los socialistas y los liberales de Ciudadanos sería lo mejor para la economía sobre el papel", pero añade que "ha corrido demasiada sangre" entre Sánchez y Rivera. The Economist, otro diario de elevado prestigio económico, también aconsejó el miércoles pasado el voto a Sánchez alertando de los riesgos de una parálisis política.

Según opina un gestor de un fondo extranjero que prefiere no ser citado, "las encuestas no muestran un claro ganador y hay un abanico de posibilidades muy grande, lo cual quiere decir que la incertidumbre hace que se retraigan los planes y las inversiones, hasta que no haya un resultado y se forme un Gobierno, probablemente no vuelva esa confianza".

El experto enfatiza que esa incertidumbre se ha visto reflejada en la prima de riesgo española y en el rating de las casas de análisis. Según indica, las casas de rating dicen que España va económicamente bien y que es merecedora de una mejora de su calificación, pero que no sucederá hasta que no se sepa que ocurre con el Gobierno.

Más directo se muestra Eduardo Bolinches, analista de ActivTrades, firma desde la que basándose en los programas electorales, apuestan por una formación de Gobierno encabezada por el Partido Popular como la opción más beneficiosa para los mercados.

"Mientras que el PP apuesta por los planes de pensiones, no implementaría el impuesto de transacciones financieras y fomentaría nuevos productos de ahorro, el PSOE aplicaría el impuesto a la banca además de establecer un tipo mínimo real en el impuesto de sociedades superior al de otros sectores por lo que la banca sería el sector a vigilar y dado su enorme peso en el Ibex, arrastraría a los mercados", detalla Bolinches.

Las elecciones y el bono español 

Las elecciones se dejarán sentir también en la renta fija. Según los expertos de Mellon, el bono español se verá afectado negativamente en el caso de que gane una opción que apueste por un incremento del déficit. Con esta idea, coincide el gestor del fondo extranjero que prefiere no ser citado: "Se sabe que lo que lastra al bono español es el déficit público y el nivel de deuda, por lo tanto, todo lo que sean programas que ajusten los presupuestos y se centren en la no expansión del gasto público serán bien recibidos".

"El peor escenario es que haya un Gobierno débil porque eso significaría no acometer reformas necesarias como la del sistema de pensiones y prorrogar los Presupuestos", opina el experto desde el anonimato. Sobre lo negativo que puede llegar a resultar la inestabilidad de un Gobierno débil, hace un especial hincapié el analista de ActivTrades Eduardo Bolinches: "podemos volver a una situación como la del 2015, en la que el selectivo español se dejó un 8,5% en los casi siete meses que estuvimos sin formar Gobierno", concluye. 

Normas