Muere el expresidente peruano Alan García tras dispararse cuando iba a ser arrestado

El político estaba siendo investigado por presuntos hechos de corrupción en el caso Odebrecht

El expresidente de Perú Alan García.
El expresidente de Perú Alan García.

El expresidente peruano Alan García murió este miércoles después de pegarse un tiro cuando iba a ser detenido por orden judicial por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht. El actual presidente de Perú, Martín Vizcarra, confirmó la muerte del exmandatario, que gobernó durante dos períodos, entre 1985 y 1990 y entre 2006 y 2010. 

El director del hospital Casimiro Ulloa de la capital de Perú, Lima, Enrique Gutiérrez, señaló que el exgobernante presentaba un disparo de arma de fuego en el cráneo "con orificio de entrada y salida" y que intentaron operarlo para salvarle la vida, pero que no lo lograron.

García, que militaba en Partido Aprista Peruano, afiliado a la Internacional Socialista, fue trasladado al hospital por las fuerzas de seguridad que acudieron a detenerlo provisionalmente por diez días después de que el año pasado las autoridades judiciales le impidieran salir del país. 

Junto al pedido de detención de García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del Partido Aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros.

Además, el Poder Judicial ordenó el arresto del exministro de Transportes y Comunicaciones y de Vivienda y Construcción, Enrique Cornejo, quien se entregó a la Justicia, y de otros cinco exfuncionarios de su segundo gobierno.

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, reveló que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron 4 millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Los últimos cuatro presidentes peruanos, salpicados por el caso Odebrecht

Los últimos cuatro presidentes de Perú están salpicados por el caso Odebrecht. Pedro Pablo Kuczynski, mandatario entre 2016 y 2018, se encuentra preso por este caso. Su antecesor, Ollanta Humala, que gobernó entre 2011 y 2016, estuvo preso entre 2017 y 2018. Alejandro Toledo, jefe del Estado sudamericano entre 2001 y 2006, tiene orden de captura internacional y se fugó a Estados Unidos, donde lo detuvieron y se tramita su proceso de extradición. En estos tres casos se los acusa de diversas irregularidades con la empresas brasileña Odebrecht, que reconoció haber pagado distintos tipos de sobornos en Perú por alrededor de 30 millones de dólares.

Normas