Acerinox reclama más medidas arancelarias para blindarse del acero asiático

Pide extender los contingentes para vender a países como Indonesia

Rafael Miranda y Bernardo Velázquez, presidente y consejero delegado de Acerinox.
Rafael Miranda y Bernardo Velázquez, presidente y consejero delegado de Acerinox.

Acerinox afronta la junta de accionistas que se celebra mañana con una perspectiva mucho más optimista con la que cerró el último trimestre de 2018, en el que el ebitda se desplomó por encima del 50% hasta los 58 millones como consecuencia de un fuerte ajuste del precio de las materias primas, ante el aumento incontrolado de entrada de acero barato desde Asia, y de una desaceleración generalizada entre los grandes compradores de acero inoxidable. “En lo que va de año, las importaciones han caído un 15% gracias a las medidas de salvaguarda aprobadas por la Comisión Europea, y entre enero y febrero, el precio del níquel, nuestra principal materia prima, ha subido un 21%”, aseguró Bernardo Velázquez, consejero delegado de Acerinox, para justificar ese cambio de escenario. “La normalización de los inventarios y la subida del precio del niquel permitirán mejorar los resultados, especialmente a partir del segundo trimestre del año. Prevemos que el ebitda en el primer trimestre será mejor que el conseguido en el cuarto trimestre”, recalcó en un encuentro con medios de comunicación previo a la junta de accionistas.

La firma augura una subida del precio del niquel, que se ha apreciado un 21% hasta febrero

Los resultados de Acerinox se vieron perjudicados en 2018 por la guerra comercial iniciada en por EE UU y secundada posteriormente por China y EE UU. El cierre del mercado norteamericano provocó la entrada masiva de acero en la UE desde Asia, donde se concentran los tres primeros productores del mundo (China, Japón e India), con más de dos tercios de la oferta mundial. En julio de 2018 se establecieron medidas provisionales de defensa comercial, fijando un contingente arancelario, de tal manera que no se pudiera superar la media de importaciones de los tres anteriores ejercicios. En febrero de 2019 se hicieron definitivas, aunque quedaron al margen aquellos países en vías de desarrollo cuya cuota de ventas de acero a Europa no rebasará el 3% del total. “Pedimos, sin éxito, y seguimos pidiendo que no se quedaran fuera de los contigentes a la UE países como Indonesia, donde se está desviando producción desde China”, recalcó.

Ante la cercanía de las elecciones, el presidente de Acerinox, Rafael Miranda, reclamó a los partidos políticos una política de apoyo a la industria del acero. “No estropeemos la mejora de la posición competitiva de la economía española con regulaciones o medidas fiscales”, recalcó en clara alusión a la posibilidad de penalizar la repatriación de dividendos del extranjero, una medida incluida en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019, tumbados en el Congreso, y que con toda seguridad irá en el programa con el que concurra el PSOE a las próximas elecciones del 28 de abril. “En la industria del acero, lo único que nos diferencia frente a la competencia es el precio de la mano de obra y el de la energía eléctrica”, dijo.

Las propuestas sometidas a la junta

Dividendo. La firma formalizará el pago de un dividendo con cargo a reservas de libre disposición por un importe de 0,30 euros por cada título. Se abonará el 5 de junio y tendrá un impacto de 82,8 millones de euros.

Consejeros. Acerinox propondrá reducir de quince a catorce el número de consejeros “con el fin de aproximarnos al número medio de consejeros del Ibex 35”, en torno a 10,9.

Accionistas. La compañía informará del cambio en el segundo mayor accionista de la compañía, que afloró el pasado febrero una participación del 15,5%. Se trata de Nippon Steel, que es el nuevo titular de las acciones tras adquirir Nisshin Steel en 2018.

Normas