El fondo Carlyle comprará entre el 30% y el 40% de Cepsa por hasta 3.000 millones

La operación valora a la petrolera en 10.687 millones de euros incluida la deuda, similar a la de la fallida salida a Bolsa

Sentados: Musabbeh Al Kaabi, CEO de la plataforma de petróleo y petroquímica de Mubadala, y Glenn Youngkin, Co-CEO de The Carlyle Group. En pie: Khaldoon Khalifa Al Mubarak, CEO de Mubadala Investment Company, y Marcel Van Poecke, director de Carlyle International Energy Partners.rn
Sentados: Musabbeh Al Kaabi, CEO de la plataforma de petróleo y petroquímica de Mubadala, y Glenn Youngkin, Co-CEO de The Carlyle Group. En pie: Khaldoon Khalifa Al Mubarak, CEO de Mubadala Investment Company, y Marcel Van Poecke, director de Carlyle International Energy Partners.

El fondo soberano de Abu Dabi ha encontrado un socio financiero de referencia para Cepsa. Tras el intento fallido de colocar parte de su capital en Bolsa, Mubadala Investment Company (dueño del 100% de la petrolera) ha optado por un plan alternativo y ha cerrado con la firma de capital riesgo The Carlyle Group un acuerdo para trasnsferirle una participación de entre el 30% y el 40% del capital, según ha informado el accionista en un comunicado.

El precio se basa en una valoración total de la compañía de 12.000 millones de dólares (unos 10.686 millones de euros) incluida la deuda, similar a la que se barajó en la frustrada salida a Bolsa de la petrolera el pasado mes de octubre. Incluyendo deuda, el 30%-40% de Carlyle estaría valorado entre 3.200 y 4.275 millones, pero el pago por las acciones sería de unos 2.200 a 3.000 millones de euros, una vez descontado el pasivo neto, de 3.089 millones a cierre del ejercicio.

Mubadala conseguirá así reducir su posición en la petrolera, medio año después del fiasco de la colocación bursátil del 25% del capital, que fue cancelada tres días antes de su estreno. Pero, en esta ocasión, no a través de la colocación en el mercado, sino a través de un socio financiero. Como informó Cinco Días en diciembre, tras suspender la salida a Bolsa, Mubadala puso en marcha un proceso para recibir el interés de potenciales inversores, a través de su banco asesor Rothschild, en el que Carlyle emergió como favorito. 

Cepsa tenía una deuda neta de 3.001 millones al cierre del primer semestre de 2018, según los datos incluidos en el folleto de su salida a Bolsa. El rango de precios de la OPV, de 13,1 a 15,1 euros por acción, implicaba valorar el 100% de las acciones de la empresa entre 7.010 y 8.000 millones de euros. Sumando la deuda, eso daba un valor de los activos (enterprise value) de 10.011 a 11.001 millones de euros.

El precio pactado ahora implica una valoración de 12.000 millones de dólares, unos 10.687 millones de euros, si bien el aumento de su deuda en 89 millones, hasta los 3.089 millones de diciembre desde los 3.000 de cierre de junio, rebaja el valor de las acciones a unos 7.600 millones de euros, en la parte media-alta del rango de valoración de la OPV. 

Cepsa cerró el año pasado con un beneficio ajustado de 754 millones de euros, un 14,7% inferior al de 2017 y un ebitda de 1.746, lo que implica un descenso del 6,8%. En todo caso, el precio final dependerá del nivel de deuda con que se cierre la operación, eventuales pagos de dividendos, y del porcentaje de acciones que compre Carlyle.

Se espera que la operación se cierre a finales de 2019, una vez logre el visto bueno de las autoridades regulatorias. Entonces se confirmarán las participaciones finales de ambas partes, pero en cualquier caso Mubadala se quedará como primer accionista. El capital para esta inversión provendrá de Carlyle International Energy Partners I y II, Carlyle Partners VII, Carlyle Europe Partners V y de un grupo de co-inversores, indicó la firma.

el director ejecutivo de la división de Petróleo y Petroquímicos de Mubadala, Musabbeh al Kaabi , se mostró optimista con el acuerdo. "Carlyle es un sólido y respetado inversor con amplia experiencia e importantes activos bajo gestión en el sector energético global", señaló en la nota. 

El fondo soberano de Abu Dabi, que posee el 100% de la petrolera desde que lo adquirió en 2011, lanzó el proceso para la vuelta a Bolsa de Cepsa el año pasado, aunque a mediados de octubre decidió suspenderlo debido a la situación de los mercados. Fuentes financieras señalaron entonces que la demanda no había alcanzado las expectativas. Entonces, la valoración de la compañía se situaba en torno a esos más de 10.000 millones de euros en que se ha acordado la operación con Carlyle.

Musabbeh Al Kaabi destacó que la entrada de Carlyle supone "un importante hito en los 90 años de historia de Cepsa" y este inversor comparten "una visión común sobre la fortaleza y el potencial de negocio" de la petrolera. "Tenemos plena confianza en su capacidad para continuar con su excelente desempeño operativo y financiero, algo que se reflejó en la valoración que mantuvimos a lo largo del proceso", dijo.

Mientras, el director de Carlyle International Energy Partners, Marcel Van Poecke, señaló que  Cepsa, ofrece "un gran potencial y oportunidades de futuro en el sector energético internacional". De esta manera, añadió, "esperamos seguir construyendo la senda de crecimiento de Cepsa en beneficio de sus clientes, proveedores y empleados".

Normas