Javier Arrévola: “Amazon nos ha puesto las pilas a los libreros”

Cuenta con 46 tiendas y factura 130 millones

La Casa del Libro

Desde el pasado verano dirige la Casa del Libro, la mayor cadena de librerías de España, fundada en 1923 y perteneciente al grupo Planeta, que cuenta con 46 tiendas, a la que se suma la de Pangea. Hasta entonces, Javier Arrévola (Madrid, 1972) era el responsable de la firma de bisutería Uno de 50, a la que llegó después de haber trabajado para firmas de lujo como Suárez, Loewe, Dufry Group y Orange. Sobre este nuevo cometido, después de haber reinaugurado la tienda más emblemática del grupo de librerías, como es el local madrileño de Gran Vía, de 4.000 metros cuadrados, asegura sentirse a gusto en este nuevo universo cultural. “Se alimenta de factores más sólidos que la moda y hace que sea un negocio estable, en el que te sientes útil, porque regalar cultura es el fondo del negocio”, explica, sentado en una mesa de reuniones en el despacho que ocupa en un complejo de oficinas de Pozuelo de Alarcón.

Y señala que es mucho más un negocio de prescripción que contable, a pesar de que la Casa del Libro factura 130 millones de euros y vende más de 40 millones de euros al año, de los cuales el 76% se despacha en tienda física y el 24% vía online. “Es muy importante ser un buen prescriptor de cultura, de eso depende nuestro éxito. Y nosotros tenemos muy buenos prescriptores porque somos un refugio dentro del retail, ya que para el que ha estudiado una carrera de letras y no ha podido desarrollar su profesión trabajar con nosotros les llena”, añade, a la vez que destaca el esfuerzo en formación que hace la empresa, aunque la mayoría llega con una buena base formativa.

En cuanto a la independencia de la Casa del Libro con respecto a las editoriales pertenecientes a su propietario, el grupo Planeta, indica que sin neutralidad no hay negocio y que venden libros de todos los sellos. Entre otras razones, porque “somos una librería de fondo, y eso significa que cuando un cliente pide un libro tenemos la obligación de tenerlo”. Sirva de ejemplo que en la tienda de Gran Vía hay más de 90.000 referencias.

En cuanto al futuro del libro en soporte de papel, lo tiene claro: “El libro electrónico tuvo su apogeo en 2015, con una cuota del 10%, que ha ido bajando al 6%. El libro físico tiene vida y cuerpo, se lleva el gato al agua. Lo que sí ha cambiado es la forma de despacharlo, ya que Amazon es el competidor más duro, aunque el precio del libro está regulado y la promoción no es tan agresiva, pero nos ha puesto las pilas a los libreros, porque lo que sí ha hecho es activar la digitalización para una web más activa”, comenta.

Trabaja en una estancia muy luminosa, acompañado de algunas de las joyas que publica Planeta, a través de la editorial Ártica, como son los libros del pintor Antonio López y de la faceta pictórica del cantante Joaquín Sabina. También le acompaña un calendario con los principales eventos relacionados con el libro, como la Feria del Libro o el Día de Sant Jordi, que se celebra el 23 de abril, así como una selección de las novelas más vendidas. Porque, si algo ha ganado con este nuevo trabajo, es arañar tiempo por las noches para la lectura: “Antes leía sobre todo historia, ahora estoy al tanto de todas las novedades”.

Normas