Toni Nadal: “El éxito no es ganar Roland Garros o el US Open, sino mejorar”

El exentrenador de Rafa Nadal dirige hoy la academia de su sobrino

Toni Nadal: “El éxito no es ganar Roland Garros o el US Open, sino mejorar”

Después de casi 28 años instruyendo a su sobrino, y tras haber ganado juntos 75 títulos, 16 de ellos Grand Slam, Toni Nadal (Manacor, Mallorca, 1961) dejó de entrenar a Rafa Nadal en 2017. Desde entonces dirige la academia de tenis abierta por el actual número dos del mundo en su localidad natal, labor que compagina dando charlas en congresos. Una de las más recientes tuvo lugar en el último encuentro de la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (Anen), en Palma de Mallorca.

¿Qué tal lleva esta nueva vida como conferenciante?

Es algo que nunca me planteé hacer. Me fueron llamando de congresos y empresas para contar mi experiencia y visión, cómo trabajé con Rafael y qué se puede aprender de aquello. Eso es lo que aporto ahora.

¿Qué enseñanzas del deporte son aplicables a la empresa?

Creo que todo en esta vida tiene un denominador común, y lo que es bueno para una disciplina suele ser bueno para todas las demás. Yo entrené a Rafael para que fuese un buen jugador de tenis, pero si lo hubiese entrenado para otra cosa creo que habría aplicado los mismos métodos y principios. El tenis, en concreto, tiene mucho en común con la empresa. Cada semana te la estás jugando, porque ganas un torneo y vuelves a empezar de cero. Quedas primero un año y nada te asegura seguir bien el curso siguiente. Eso es lo que le pasa a la empresa, que vive con esa necesidad constante de no parar y de mejorar. Y para eso lo único que sirve es el esfuerzo y el entrenamiento.

¿Todo se puede entrenar?

Evidentemente. Solo la gente que cree que ya lo sabe todo es la que no entrena. En la vida yo no concibo no mejorar, no concibo hacer una cosa hoy igual que ayer. Lo normal es avanzar, y eso solo se puede hacer entrenando. Para eso hay unos principios. Saber que mejorar cuesta es fundamental, como también lo es estar dispuesto a escuchar y a dejarse guiar.

¿Es justo asociar el éxito con el esfuerzo?

No. Además, hoy vivimos en un mundo donde la mejora y el esfuerzo no están del todo bien vistos. Cuando uno se esfuerza y mejora se distingue de los demás, y querer distinguirse no se ve con buenos ojos. Lo que sí es obvio es que quien se esfuerza tiene más posibilidad de lograr el éxito, y todos podemos mejorar.

Pero no toda la gente puede ganar Roland Garros o ser el número uno del mundo.

El éxito no es ganar Roland Garros o el US Open, el éxito es mejorar. Ganar un Grand Slam no depende solo de mí, también de mis contrincantes. No sé si habrá uno o dos Federer en el torneo, o si habrá cinco Djokovic en la pista. Yo tengo que preocuparme de lo que depende de mí, de lo que puedo mejorar, y eso es el éxito. Por eso uno tendrá éxito siendo el mejor del mundo y otro lo tendrá siendo el número 100. Uno lo tendrá siendo dueño de Zara y otro regentando una tienda pequeña. El éxito es la tranquilidad de saber que has hecho las cosas que estaban a tu alcance. El éxito es estar satisfecho con lo que estás haciendo.

¿Cree que en el mundo de las conferencias motivacionales se abusa demasiado de las frases de libro de autoayuda?

Yo procuro huir de todo eso. No todo es alcanzable, por muchos objetivos que nos pongamos. Yo no podría ser número uno de tenis o campeón de ajedrez por mucho que me lo propusiese. Yo lo único que puedo hacer es lo que depende de mí, que es mejorar. Y eso es lo que hay que dejar claro.

¿Qué hay que hacer con los factores que no dependen de uno mismo?

De lo que no depende de mí, de lo que no puedo controlar, no hablo. El saque de Federer, la respuesta de Djokovic, no dependen de mí. Hay que moverse en un mundo donde la mayoría de cosas dependan de uno mismo, para que, en la medida de lo posible, todo sea responsabilidad nuestra.

Rafael no es jugador de tenis. Es una persona lesionada que juega al tenis

¿Cómo ve a Rafa con Carlos Moyà, hasta cuándo seguirá jugando?

Lo veo bien. Lo más importante es que se aprecian y respetan mutuamente, algo muy necesario. Y Rafael quiere seguir jugando, a pesar de sus problemas físicos. Eso es lo que va a seguir siendo determinante. Hasta cuándo, quién sabe. Quizá dos o tres años más. Yo lo que digo es que Rafael no es un jugador de tenis, es una persona lesionada que juega al tenis, y eso es muy difícil.

¿Y cómo ve el mundo del tenis actual? En su conferencia hace hincapié en que el circuito profesional lleva 10 años dominado por prácticamente los mismos nombres.

Hoy en día hemos hecho del pasarlo bien lo esencial de la sociedad. Todos tenemos menos obligaciones que derechos, y el pasarlo bien tiene sus consecuencias, y es que cada vez queremos las cosas más fáciles y en menos tiempo. Por eso cuesta perseverar y avanzar. Los jóvenes del tenis son buenos, pero en general tienen menos compromiso. Yo he visto jugar a varios jóvenes y luchar poco, y he visto perder a Rafael, a Djokovic, a Federer, pero nunca sin dar lo máximo. Por eso, cuando nosotros llegamos al circuito los mejores tenían entre 21 y 23 años. Ahora los mejores tienen 29, 30, 32 o 37 años.

Los jóvenes del tenis son buenos, pero en general tienen menos compromiso

Ahora está con los jóvenes en la academia.

Y vemos cosas así, a jóvenes que quizá deberían esforzarse un poco más. Todos tienen presente esa inmediatez, esa prisa por conseguir todo al momento. Esos planteamientos hacen daño, y no solo en el deporte.

¿No se convierten muy pronto en adultos los niños que aspiran a ser jugadores?

Hay quien protege demasiado a los niños, y eso conlleva a que se esfuercen menos y no luchen por lo que persiguen. Si lo que transmites es que lo más importante es pasarlo bien, estás alimentando una futura insatisfacción. Creo que a un niño hay que educarle en consonancia al objetivo que se marca.

Usted admite que fue muy duro con su sobrino.

Porque le estimaba, y quería que estuviese preparado para lo que iba a encontrar. Yo podía mentirle, engañarle, suavizar una situación complicada, pero en la pista se iba a encontrar con la realidad. Yo podía decirle que Federer tenía peor saque que él. Pero Federer seguro que no le iba a mentir. Me esmeré más en educar el carácter de Rafael que sus habilidades. Los buenos golpes te hacen ganar puntos, pero es el carácter el que te hace ganar partidos y torneos.

Normas